miércoles, 19 de julio de 2017

MINISTERIOS

Llevamos una temporada, los vecinos, de suspense y sinvivir porque no sabemos lo que pasa en casa de otros vecinos. ¿Cotillas? ¿chismosos? lo que sea pero por dios, ¡queremos saber!
Los vecinos permanentes, están tan desorientados como nosotros. Ambos hemos tenido enfrentamientos con los habitantes de la casa de en medio, los otros más enconados pues han tenido juicios por diferencia de criterios sobre lo que cada uno puede o no hacer en su casa sin que afecte a los demás. He de decir que la ursulina en cuestión, es una liante embustera y de mala folla amén de otras virtudes no menos ejemplares. Ya nada más entrar a vivir, nos dejó a ambos convecinos sin TV., o sea sin señal de antena pues quitaron las conexiones que teníamos a las dos viviendas dejando solo la suya. Son casas independientes, pero con una antena de TV común.

Ya este año, a pesar de mi advertencia en contrario, nos endosó un parapeto que impide pasar el sol al jardín. El último episodio de venenoso enfrentamiento lo tuvo con mi hija mayor por culpa del aparcamiento de su coche. El marido, de ella, demostró ser muy poco hombre, un botarate, como en la cuestión de la antena. En el fragor de la discusión, ella le dijo a mi hija que se habían comprado un chalet y se iban a marchar.

Cuando vine por aquí requerí a la vecina Pepi información sobre que estaba pasando. "Si, si, se van, pero porque los echan" ¿? Poco a poco se iban llevando chismes y un día desaparecieron ¡Qué descanso! Riau. A la mañana siguiente me encuentro a la vecina y toda sofocada me dice: "qué va si han alquilado un apartamento ahí arriba". Van y vienen a la casa, aunque no duermen. Yo le comento a la Pepi: "no nos libramos de ellos pero me gustaría saber que está pasando aquí, no entiendo nada". "Nosotros tampoco" me replica.

Este fin de semana, ha habido una pareja viviendo en la casa. Él con rastas hasta la cintura y ella solo pude verla fugazmente una vez; no han salido de casa hasta esta tarde de domingo que se han debido marchar pues la zorra plateá ha venido a casa. Se supone que a revisar los destrozos.

Y es que, de verdad ¡queremos saber!. ¿Porqué una familia deja su casa (sin irse del todo) y se va de alquiler a un apartamento? Lo del chalet una mentira que no se la cree ni ella. La Pepi aduce problemas monetarios más bien y con la familia de él. Yo no me creo nada más que lo que veo ¡y no entiendo nada!

Hoy hemos averiguado que la casa se oferta en alquiler en dos webs diferentes. Una agencia y la propia "dueña" por otra parte. CON PROFUSIÓN DE FOTOS.








No hay comentarios: