Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse

domingo, 20 de enero de 2008

Criminal al volante

Esta noche, he tenido la desgracia de tropezarme con uno. Me ha adelantado de forma irregular, nada más hacerlo ha frenado y me ha obligado a irme al arcén, después se me ha pegado al culo hasta que ha querido irse. En estas ocasiones, me gustaria llevar un tanque para aplastarlos o meterles un misil por el culo.
El sujeto/kabrón conducía un vehículo amarillo matrícula
Z-1030-BP

No hay comentarios: