Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

domingo, 20 de enero de 2008

Más furbo

Hoy, también. Lo prometido es deuda.
Cuando en los tiempos de Aquél santo, sus detractores querían atacar al régimen, como sino hubiera habido motivos mucho més serios que este para ello, criticaban que el fútbol era el opio del pueblo y se empleaba para adormecer y embotar la mente de los súbditos. Sobre todo, en las fechas más emblemáticas.
Y digo yo que con tantos años de aprendizaje, la lección la llevaban bien asimilada quienes ahora -o antes- manejan el cotarro. Considero bochornoso el uso y el abuso que se está haciendo del fútbol. Sin entrar en los miles de MM despilfarrados por las televisiones por los derechos de retransmisión, cuando no es una tapadera para financiar "al club de nuestros amores y espejo que pasea (aunque haga el ridículo) el nombre de nuestra ciudad por el mundo", por parte de los políticos porque a ellos no les cuesta un real. Podría nombrar al de mi ciudad; la DGA le ha regalado 30 MM de euros de nuestros impuestos, por el morro.
Pero considero a la cadena SER como paradigma de este trágala. El interés por cualquier otra noticia en cuanto hay un partido de regional (ya sé, pelín exagerao) desaparece. Ni Hora 25 ni leches. Ayer, fúrbo; hoy fúrbo. Lo que sea, sacrificado ante el sacrosanto pelotón. Claro, esos periodistas comen de el. Me recuerdan a los profesores de bachillerato; aunque su asignatura fuera música o corte y confección. Para ellos, eran vitales y o las pasabas o no pasabas. Igualico. Oímos hacer mutis y comentar resignados a los Carlos Llamas, recientemente desaparecido, o Pedro Blanco cuando estaban o a sus sucesores: "mañana no estaremos pues hay fútbol". Ajo y agua.
Hasta los políticos, que dios y el diablo confundan, están aborregados por el tema en cuestión. En mi ciudad, han despilfarrado ya cerca de 5 mm de euros haciendo estudios y contraestudios para trasladar el campo de juego o dejarlo donde está. Los unos, pensando en el pelotazo del suelo que deja y el de la nueva ubicación, quieren llevarlo fuera; los otros, remodelarlo. Eso sí, a costa de nuestros impuestos. El club mira para otro lado. Mientras haya tontos útiles.....
Ahora, que el alcalde está en minoría, cede ante quienes en la anterior legislatura lo jodieron y judicializaron y pararon la reforma del estadio, los del pelotazo. Como se gastan nuestros impuestos, les importan un guevo las facturas. Pero a mí, me jode cantidad.
Tienen todos más morro, que el oso hormiguero.
Y es que el fúrbo, me cae fatal.

No hay comentarios: