Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

martes, 30 de diciembre de 2008

El ruiseñor y la rosa

Había oido algo sobre la rosa coloreada por la sangre de un ruiseñor, pero no conocía la historia completa. Ahora, que ya la he leido, no me ha gustado. Estaba en un error respecto a su desarrollo y final.

Presuntamente es un relato de amor. Mas yo solo veo egoismo por parte de los protagonistas. El estudiante, es un ególatra que cree que por el mero hecho de serlo, está por encima de todos los demás y que, al primer tropiezo, abandona. Como si todo debiera dársele por el mero hecho de desearlo. ¿Y la joven depositaria de los ardores enamorados del jovenzuelo?. Una casquivana pretenciosa muy dispuesta a sacar buen partido de su juventud y su belleza, confundiendo amor con interés.

Los rosales, me recuerdan a la gallina Marcelina y sus peticiones de ayuda a sus vecinos para moler el grano con que alimentar a sus polluelos, Lamentablemente, de "vecinos" está el mundo lleno salvo honrosas excepciones. ¿Quién no ha vuelto la vista hacia otra parte cuando hemos visto una mano tendida solicitando una limosna?. Quizá hemos sufrido en mano propia la mordida por el can al que entregamos nuestra amistad y ofrecimos nuestro apoyo. Y eso nos hace ser temerosos y retraidos a la hora de ser pródigos, en amor o en ayuda material. La huella material se borra poco a poco y con el tiempo desaparece. La del desamor, queda grabada en el alma con hierro candente y tinta indeleble.

A esa bella historia, solo contemplando el sacrificio del ruiseñor puede aplicársele tal honor apelativo. Sin duda su autor, quiso hacer un retrato de muchos de los comportamientos de la sociedad en que vivió, extrapolables a la actual. Dar la vida como hizo la avecilla en un acto de amor, ajeno para más inri, que al tiempo que me conmueve y emociona, me parece la mayor de las estupideces. No obstante, si tuviera que elegir, preferiría la muerte del ruiseñor.

Hubiera deseado permanecer en la ignorancia y mantener mi conocimiento de la historia tal cual. Mi frustración, debe ser producto del triste día que disfrutamos, con una densa y fria niebla que nos domina y retrae.

No hay comentarios: