Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

martes, 30 de diciembre de 2008

Mie2

A pesar de los años transcurridos, recuerdo perfectamente cuando vivíamos en la casa del frontón. A rento que es como allí se denomina a esta modalidad de uso.

Planta baja, a nivel más bajo que el suelo de la calle. Un pequeño patio con un bodego en el cual me encerraba mi madre en castigo por ir a esbarizarme en el hielo de la rambla, a pesar de que me lo había prohibido ante el temor de que me rompiera una pierna, o por haber hecho algún rastro. Escalera para subir a la primera planta y entrada a la cocina. Una vez tiré el puchero que estaba cociendo en la lumbre y me largué hasta que pasara la marejada. De allí se accedía al masador-despensa y a la derecha las cantareras y el acceso a la cuadra, aunque no teníamos caballerías; mi padre la usaba de trastero.

En la primera planta, dos habitaciones amplias (que muchos años más tarde sirvieron para que algun@s se "calentaran" bailando según me contaron) y una escalera para acceder al granero. Según el servicio que le tocaba a mi padre en el tren -ese que se ve por alguna parte- mi madre quedaba sola y llena de miedos. Según cuenta, la tía Martina, era muy aficionada a asustarla. Como a mí. (Yo también quedaba con mi madre, pero vaya consuelo).

Una noche, estaba en la cama y en el granero escuchaba ruidos sospechosos. En un principio, se amagó más en la cama, pero los ruidos continuaban. El terror le dió alas. Cagada de miedo, agarró la escoba -vaya arma- y decidida subió las escaleras hasta el granero dispuesta a enfrentarse al dragón o al intruso. Cual no sería su sorpresa al ver a la Tula, la perra de su padre, que intentado "pescar" algo que pendía del techo, se balanceaba sobre algún utensilio que había en el suelo y causaba los ruidos que la habían asustado.

La echó a escobazos y comprobó que la antes mencionada tía junto con otras personas que con anterioridad habían estado en casa, se dejaron la puerta abierta y la perra aprovechó la ocasión para explorar y afanar algo llegado el caso.

No hay comentarios: