sábado, 31 de enero de 2009

Donde dije..........



Quienes escribimos al contado dando nuestra opinión o relatamos nuestras vivencias, podemos ver con el tiempo como estas han mudado de bando, de acera o simplemente lo que ayer dijimos blanco hoy ya no lo es tanto y cambiamos de parecer. Lo cual puede acarrearnos censuras, relativas, pues cuando se escribe para uno, estas pueden ser benevolentes, o darnos problemas de conciencia. (Aunque si gritan demasiado, erase y punto).

En mi caso, no es que haya mudado mucho la chaqueta desde que inicié la singladura. Sigo manteniendo los mismos criterios, erróneos con toda seguridad. Y solo tengo una queja: he dejado demasiadas huellas de mi mismo a lo largo de estos años. Escribía para mí y sigo haciéndolo aunque con algunos altivajos, dependiendo de la fase lunar o de como sople el aire.

Puede ser tramontana o cierzo. A veces suave y deseado, procedente del noroeste, otras, huracanado y molesto. Por cierto que la semana pasada en mi osera, hizo tanto, tanto, que pensé que me tendrían que recoger en Mallorca. Tramontana, mistral o levante, hay que joderse como sopla. El otro día pensé que me tronchaba los naranjos y la veleta se iba a cascala.

Lleva fama en nuestra tierra el cierzo. Pero despeja la niebla y en verano suaviza el ambiente. Aunque otras, es tan pesao y perenne, que acaba el personal hasta los mismísimos de el. Si aquí no hubiera cierzo, el clima sería magnífico ya que cuando hace sol y no hace aire, calor o muy agradable. Espero que esta primavera se modere y traiga bonanza al corredor del Ebro.

Hablando de veletas, yo había venido a hablar de mi libro y al final, me he ido por los cerros de Juslibol. Y volviendo al tema, lo mejor es disertar sobre el sexo de los ángeles. Difícilmente nadie nos va a poder rebatir, y a ellos, no no les importa.

No hay comentarios: