jueves, 8 de enero de 2009

NOMEDALAGANA

Siempre repondía eso o "no quiero" cuando le decían que hiciera alguna cosa que supusiera un esfuerzo o dejar de hacer lo que más le gustaba: nada. Por este motivo, raro era el día que no tenía algún problemilla o problemón.

Así fue como el tranvía pasaba siempre de largo en la parada que pretendía tomarlo. Hasta que comenzó a quejarse de que a él/ella nunca le llegaba ninguna oportunidad. Achacando siempre a los demás la culpa o responsabilidad de que esa detención no se produjera, pero sin hacer un mínimo de exámen de conciencia o esfuerzo para hallar los motivos.

Ya sé que esto no tiene pies ni cabeza; hay que tener en cuenta a quien lo ha parido y disculpar su falta de sentido e imaginación. Lo mismo que nomedalagana, es vago compulsivo y profesional; acostumbrado a inhibirse de los problemas y echar la culpa de los mismos a los demás. Tirará una pared apoyándose en ella, pero será incapaz de ayudar siquiera a poner un ladrillo del tabique derrumbado. Es acérrimo partidario del "que inventen ellos".

No hay comentarios: