Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

sábado, 28 de febrero de 2009

Así estoy yo

Cuando los rebaños de ovejas o cabras volvían a la tarde/noche a sus establos y parideras, tanto las madres como las crías comenzaban a balar buscándose a veces desesperadamente. Cuando algún corderillo o cabrito no encontraba a su madre, intentaba agarrarse al primer braguero que encontraba. La presunta madre, oveja o cabra, se volvía y le corneaba o arrancaba a andar y no le dejaba mamar. Hasta las había que repudiaban al hijo, con lo cual, había que conseguir que el animalillo se alimentara o moría, claro. Para ello, se buscaba una madre adoptiva sobrada de leche, y se la sujetaba mientras el cabrito o cordero mamaba.

Una vez, tras la muerte de una cabra que teníamos dejando dos cabritos huérfanos y sin alimento, en un acto que yo denominaría sublime, otra cabra, que era la madre de la muerta, aún sin haber parido, le vino la teta y crió a sus "nietos".

Hoy, me siento como uno de esos animalillos. Desamparado.

Yesca y pedernal



Hoy, tocaba celebrar cena. Cualquier escusa es buena para ello. Todos los meses, nos juntamos unos amigos y nos vamos a una tasca acogedora en la cual ya tenemos mesa reservada.

Tras sentarnos, observo como en unas mesas más allá, hay unas señoras en animada charla. ¡Qué coincidencia!, como nosotros. Desde el primer momento, mis ojos se posaron en la que tenía enfrente. Nuestras miradas, fueron encontrándose cada vez con más frecuencia e intensidad. Al principio, ella apartaba su vista y miraba al plato o a sus amigas. El ambiente, la comida y el vino, comenzaron a hacer efecto.

Poco a poco, se notaba como las lenguas se iban desatando y las miradas se mostraban atrevidas. A los postres, ya nos mirábamos fijamente sin importarnos la presencia de los demás. Nos estábamos comiendo mutuamente. En un momento dado, se levantaron ella y otra amiga para ir al servicio. No lo pensé, me levanté como movido por un resorte y las seguí. Tras una puerta, había un pasillo discreto que daba acceso a los servicios. Ella se rezagó y nos quedamos solos. Sin pensarlo, nos abrazamos fieramente y nos besamos. Ella se soltó. Pueden vernos, dijo, y entró al servicio de señoras.

De vuelta a las mesas respectivas, al poco ella se disculpó ante sus amigas y aduciendo que estaba mareada se levantó de la mesa para marcharse. Yo hice lo propio. Los demás, metidos en su propia juerga, no opusieron resistencia.

Salí a la calle buscándola con la mirada. La ví junto a su coche con la puerta abierta dispuesta a entrar en el. Me acerqué y mirándola a los ojos, la abracé y besé. Al principio suavemente y luego, ambos, con pasión desbordada. ¿Cómo te llamas?. Alba, ¿Y tú? Juan. Sígueme con el coche.

Monté en mi coche y conduje hasta un hotel cercano. Pedimos una habitación y subimos.
La habitación disponía de yacuzzi, así que mirándonos sabíamos lo que pensábamos los dos. Suavemente, nos fuimos despojando de la ropa entre besos y caricias y nos metimos en el yacuzzi recorriendo con ternura el cuerpo del otro, besándonos cada vez con mas pasión.

La senté en el borde del jacuzzi y comencé a recorrer su cuerpo con mi boca, lamiendo sus pechos y buscando su entrepierna. Vibra y se sofoca con mis caricias y mi lengua juguetona, me aprieta y acaricia la cabeza contra su sexo. Después, ella hace lo mismo con el mío, se lo introduce en su boca, volviéndome loco con sus besos y succiones.

El calor iba en aumento y nuestros cuerpos se deseaban cada vez más, salimos del yacuzzi y nos fuimos a la cama.

La tumbo sobre la cama y mi boca busca la suya, nuestras lenguas se enredan en una pugna por saber quien era la más fuerte, sigo besando su cuello y sus hombros, mi lengua busca sus pezones y juguetea con ellos poniéndolos cada vez mas duros.

Mi mano acaricia su sexo, mi boca sigue bajando por su vientre y la parte interna de sus muslos haciendo el recorrido inverso para pasar mi lengua y mis labios por todo su cuerpo. ¡No me tortures más! dice con voz entrecortada y jadeante. ¡Cómeme ya!. Así, con una respiración cada vez más agitada, logra un orgasmo largo entre gemidos y suspiros, arqueando su espalda y retorciéndose como el rabo de una lagartija.

Luego, se sienta encima de mi sexo erecto mezclándose nuestras humedades, y con mucha suavidad deja que la penetre, sintiendo la calidez de su sexo en tanto el mío, se pone cada vez más duro.

Y moviendo su cadera en círculos y sus manos aferradas a mí cintura, empieza a moverse cada vez más rápido hasta que juntos estallamos. Llegando a lo más alto del placer mientras nuestras bocas se besan desaforadamente...

Nos volveremos a encontrar...


A mi amada esposa

viernes, 27 de febrero de 2009

La Rueda (del) y el Tiempo




Separada del recinto de la pasada Expo, y alejada, se halla esta rueda a la que yo, aún viviendo cerca, no había visto hasta la semana pasada.

Con un diámetro de 16 metros, toma el agua de una derivación del Gállego o del Ebro. Se supone según les convenga a los responsables. Realmente, es una noria de extraer y elevar agua. A 400 metros ya se oye el gruñir de su eje.

En el mismo espacio, hay un reloj de sol. "Funciona" con exactitud según pude comprobar. Con la hora de invierno, el eje sobre el cilindro cóncavo; la de verano, señalada sobre el suelo.

Realmente, ha quedado un espacio-parque en el que te puedes perder. Con un campo de golf en el centro para los más golfos de la ciudad o los más snobs. Hoy, he robado una pelotita que estaba en la orilla de la valla. Y aún me queda por recorrer la zona sur, aguas bravas, piscinas, y no se que más.

No fuí un entusiasta de la expo, pero algo ha quedado aprovechable. Veremos que ocurre con el pabellón puente, que costó una millonada (el doble de lo presupuestado; más de 70MM de €) y la torre del agua. Otro dispendio. Y no hablo de la flota del Ebro; otro delirio de grandeza -y otro fracaso para nuestros bolsillos de contribuyentes- del alcalde biministro, que antes que le botemos, nos va a dejar en la ruina.

jueves, 26 de febrero de 2009

La Prima Vera



Ayer, mientras preparaba la comida, escuché los graznidos característicos de una formación de grullas cruzando el valle del Ebro. Esa es buena señal. Significa que los animales, con su instinto, ya perciben que el tiempo está cambiando, que los días son más largos y que hay que emigrar hacia las tierras del norte de Europa.

Ya de noche, pasadas las nueve, volví a escuchar la misma música. Van, en oleadas. Y qué capacidad de orientación la de estas aves. No necesitan radar ni que nadie les diga si llevan o no el rumbo correcto. Quizá, con esos graznidos que los humanos no sabemos interpretar, las aves guía digan a las que sean primerizas en esta ruta lo que los pilotos a su pasaje: "formación, estamos atravesando el valle del Ebro y esa población que se ve abajo es Zaragoza". Que al otoño nos volvamos a encontrar, a la espera de una nueva migración al norte.

miércoles, 25 de febrero de 2009

La femme


Hace poco, alguien me preguntó cual era el animal que más me gustaba. No lo dudé aún temiendo una respuesta desabrida por la otra parte: la mujer. Eso ya lo sabía. Otro.

Sin duda alguna, la mujer es el animal más bello que la naturaleza ha dado. Quizá existan otros, pero el ser humano no los percibe.

Contemplo arrobado la entrada a la gloria, al cielo. Mi embeleso, ante esa maravilla, solo tiene parangón con mi incapacidad para definir meridianamente lo que mis ojos perciben. Es, el catalizador de todos los sentimientos y tentaciones. No se puede expresar con palabras.

La mirada, acaricia y transmite todo lo que ve y lo que se insinúa oculto. Los sentidos, se ponen finos y tensos, auscultan y codifican todas y cada una de las sensaciones que, aunque imaginarias y no por ello menos reales, ya viven el previo acceso y antesala del último cielo. Si dios existe, sin duda está aquí.

martes, 24 de febrero de 2009

El rosario de la Aurora


Se hizo famoso por el que acabó a farolazos en la película "Nobleza Baturra"; en mi pueblo, nunca acabó de esta forma.

Todos los sábados del mes de mayo, a primeras horas de la mañana, con la albada, se celebraba y cantaba por las calles del pueblo el "Rosario de la Aurora". En los años a que me refiero, mi único interés radicaba en aguantar en la cama lo máximo posible, siempre que mi santa y piadosa madre me lo permitiera. Interés que no ha evolucionado en absoluto con el transcurso de los años, (aunque últimamente me he tornado muy alborado). Vale, alborotado, también.... O como diría mi señora mamá: "al que huye del trabajo, le pilla debajo". Maldición bíblica que nunca dejó de perseguirme y cumplirse.

Quiero decir que, con los años, suelen cambiar las costumbres y los sentimientos. Comienzas a mirar a alguna chica (o chico) y procuras ir a esos eventos para ver y ser visto. Se convierten en usos sociales. Así me ocurrió con las novenas, en años bastante posteriores. Iba, porque aparte de que me encantaba cantar (la misa en latín era ...otra cosa), también me gustaba una chica.

Tanto el rosario como las novenas, es una lástima que se pierdan ya que forman parte del acervo y la cultura tradicional de los pueblos. Aunque para san Ginés, el día de la Virgen de la Villeta cuya imágen medieval se conserva en la iglesia del pueblo,-y los restos de su ermita, en una foto de ayer-, se sale en procesión por las calles del pueblo cantando el rosario.(Nunca me ha gustado llevar santos, banderas, sí). Comprendo lo difícil que resulta hacer llegar desde aquí ese sentimiento que, es evidente, nada tiene en común con la perversa jerarquía eclesial.

Volviendo al rosario, si mi madre no me sacaba de la cama, yo, por propia voluntad, no iba. Y cuanto menos niño, menos ganas. Luego, cuando pasaba la procesión por delante de casa, me daba un ataque de mala conciencia que duraba hasta que dejaba de oirse.... El vozarrón del primo Juanito, un tío de casi dos metros, sobresalía de los demás, también, cantando el "Dios te salve María.....".

Esta forma de cantar el rosario, es peculiar y seguramente exclusiva de la localidad. A los curas que vienen nuevos, les llama la atención la forma de cantar el Padrenuestro. Y las novenas, -con sus versos cantados, pues en eso consisten-, dedicadas a los santos, aún lo serán más. A la Virgen del Pilar, a san Ginés, San Francisco Javier,o las Almas por Todos los Santos (estas letras y la forma de cantar, te acojonaban)..... Todas diferentes en letras y entonación. Sí, como me gustaba cantar en la iglesia..... Igual ahora, que no tengo nada que hacer, me meto fraile. (Aunque no le diré a Rouco lo mal que me cae, sino, igual me veta).

lunes, 23 de febrero de 2009

Otoño primaveral





La autopista cruzando el Ebro. Entrando al meandro de Ranillas.











Cuando el otoño comienza a florecer
y en tus laderas la nieve a coronar
es un milagro de la vida que tu ser
con sabia nueva se vuelva a renovar

Mares lejanos te hicieron navegante
los cantos de sirena se dejaron oír
tu, cual Ulises intrépido y errante
de seductores labios no supiste huir

A mas de dos ya consideran multitud
tú, no alejes la galera de su norte
así, ponderando tu línea y actitud
marcarás una derrota coherente

Ando lento por el meandro de Ranillas
veo al Ebro discurrir hacia levante
ser, emulando a sus aguas silenciosas
de ti, mi ser, peregrino caminante

domingo, 22 de febrero de 2009

si

Que te amo
que te quiero
que te sueño
que te necesito
amor.


Los Casares

Vista general de Los Casares desde lo alto del castillo. Foto de internet


Dos vistas de la piedra El Tormo (siempre me ha impresionado). Ha habido algún loco de la colina que ha subido arriba.





La vista "oculta" del castillo. Los Casares. Se han descubierto restos de población ibera y posterior.

La piedra La Horca y los restos de la ermita de la Virgen de la Villeta. Hoy en la iglesia del pueblo. En el mismo entorno

Otras rocas grandes con el castillo al fondo










El domingo por la mañana, salió pelín borde. Neblinas en san Ginés y una escarcha, hielo, guapa. Soplaba un airecillo solano que no tenía nada que envidiar al cierzo.

Bajé al Pradillo a coger unas espinacas al huerto del tío para hecérmelas en ensalada para comer. Las dejé, pues los hielos habían socarrado los bordes de las hojas. A la vuelta, en el Llano, hablé con mi amada esposa que se iba de paseo.

Después, Rocinante y yo, nos subimos al castillo. Subir allí andando, hubiera sido lo propio, pero quería asomarme a ver la nieve de la sierra de Bronchales y eso era demasiado.

Bajé andando por Los Casares, donde aún existen restos de pasados moradores y me acerqué hasta la piedra El Tormo. Se aprecia más su figura en la distancia que a sus pies. El terreno y las estepas, algún susto me dieron con el consiguiente voto a ...... Hice las fotos expuestas y algunas más. Al retorno, me entretuve a los pies de la mole del castillo. Allí el sol, a pesar de que el aire daba de frente, se hacía sentir agradable. Mi amada esposa y yo, nos hicimos unos arrumacos aprovechando esa bonanza.

Cuando de nuevo íbamos a reanudar la marcha, llegaron tres coches a visitar el castillo. No comprendo el interés de la gente que viene desde lugares lejanos a verlo ni como se enteran. He hablado con algún compañero que ha ido, y a la gente le encanta. En verano, es una romería la de gente que acude. Tomé un par de fotos del castillo desde otra posición pero con el sol, salieron oscuras. Daba de cara como antes.

En la sierra de Bronchales, se veía nieve, pero ya en deshielo. No molaba nada. A la vuelta, paré en la fuente del Tío Narciso. Un manantial tomado en otro lugar más arriba y que él explotó durante años en su finca. Ahora, el agua baja al pueblo y hay un grifo para quien desee llenar alguna botella o echar un trago. A la tarde, vuelta al reformatorio otra vez.

sábado, 21 de febrero de 2009

Nyna

(Intro. Nyna habla en su blog de la manipulación informativa respecto de Israel, Euskadi y la Monarquía. Lo que sigue, más que un comentario, es un mitín).

Hola Nyna
Admiro tu visceral entrega. Haré como Patita, no entiendo mucho y soy mucho más cobarde. No obstante, sobre los judíos, estoy tanto o más que tú en tu pensamiento.

Sobre la monarquía, espero leyeras mis posts en su momento. Solo te hago una pregunta. ¿Con esta basura de políticos, que solo tienden a explotar en su beneficio a la sociedad española, crees que nos iría mejor con un presidente republicano? Yo, eliminaría previamente todo vestigio partidista actual para comenzar de cero. Pero no creo nos libráramos del cáncer pues la matástasis está demasiado extendida. El mal, no está en la monarquía que no gobierna, sino en los políticos que dilapidan sin control ni conciencia nuestros impuestos. Y no solo aquí en Zaragoza, donde nos ha caído la desgracia del biministro como alcalde.

La otra historia, no te negaré la razón. Pero convendrás conmigo que, de la otra parte, se esfuerzan poco en cambiar la situación. Y en tanto haya coches bomba, asesinatos y kale borroka, no podrán ir pidiendo comprensión a ninguna parte. Solo su círculo de palmeros jaleará sus atrocidades. Y ya estamos todos los demás, hasta los pelendengues de pistoleros y palmeros. ¿Qué crees que sucedería si obtuvieran la independencia a través de sus argumentos? A mi no me gustaría estar allí. Ahora, tampoco. Sobre todo, porque me hode un guevo que me manipulen, y quiero y necesito libertad para llamar criminal al gobierno de ansar en su momento (o a cualquier otro) a través de la prensa -me lo publicaron- y que no me vuelen la tapa de los sesos y arda mi casa o mi coche.

Perdona por este mitín. Y eso que no quería hablar.

viernes, 20 de febrero de 2009

Mis favoritas, algunas........

Agárrate fuerte a mi María. Los Secretos

Hoy, toca película

Un día largo y duro de trabajo, viernes, ¿qué hacemos hoy??

¿Qué tal una película en el cine?? Creo que será una buena opción para relajar tensiones acumuladas.. Una ducha caliente y me pongo un vestido corto negro con medias y botas altas.. Nunca se sabe con quien te puedes encontrar en el cine...

Llegamos al cine y ahora que película vemos, ¿una de acción? pufff, pues va a ser que no..Demasiada acción y yo lo que busco es relajarme.. Mmmm..Vaya ..Una romántica..Esa será mi mejor opción, saco la entrada ..Al fondo..En la ultima fila al lado de la pared..Así estaré tranquila..

De repente empieza la película y una cabeza asoma por el pasillo. Sentándose a mi lado.. Mmmm, que olor mas rico..Jean paúl goltier, me encanta esa colonia.Es un hombre de unos 35 años,moreno, muy atractivo ...

La película transcurre..Entre besos románticos, caricias... de repente su mano roza la mía que esta apoyada en el reposabrazos, una corriente recorre mi cuerpo y me estremezco..Nuestros ojos se encuentran...no pueden dejar de mirarse...solo hay 5 personas en la sala y están en la parte de adelante..Dios mío, estamos solos...y siento un fuerte deseo de besar a ese desconocido que tanto me atrae ... de repente su mano acaricia mi pierna...y va subiendo por mi brazo hasta llegar a mi mejilla, me retira el pelo de la cara y acercando sus labios me da un suave beso en el cuello... sus labios recorren mi cuello y mordisquea el lóbulo de mi oreja..Luego suavemente se posan sobre mis labios ..Y nos fundimos en un dulce beso, sus manos son suaves ...sus caricias hacen que mi cuerpo quiera mas...

Sus besos son ahora más pasionales..Sus manos acarician mis piernas ...su boca recorre mis hombros y va bajando hacia mi pecho..Mi respiración es cada vez más agitada...su mano sube hasta mi entrepierna, jugando con el borde de mis medias y el liguero...y acaricia mi sexo por encima de mi ropa interior, sintiendo mi calor...suavemente mete una mano por dentro de mi sujetador y acaricia mis pechos...mis pezones se ponen cada vez mas duros con la suavidad de sus manos y con delicadeza libera uno de mis pechos ..Acercando su boca y lamiendo mi pezón..Dándole suaves mordisquitos..Haciendo que mis manos le agarren fuerte del pelo.....

Me saco las braguitas y el se agacha y pasa su boca por mi entrepierna..Lamiendo todo ese dulce néctar..Su lengua se aventura a entrar en mi sexo..Quiero gritar..pero el placer me ahoga... sus dedos alternan con su lengua...sintiendo oleadas de placer...haciéndome gemir cada vez más...hasta que mi cuerpo estalla de placer...y el suavemente saborea mi excitación..Esto no se puede quedar así..

Desabrocho su pantalón y mi boca acaricia su sexo..Mi lengua juega con el..Y suavemente empiezo a saborear su excitación .... Y mientras su cuerpo se estremece y yo miro a sus ojos ...su cuerpo estalla de placer...justo 5 minutos antes de que termine la película...

Se termina la película y ambos comentamos que ha estado muy bien ...y sin más, nos encaminamos hacia la salida y nos despedimos con un dulce beso...ese extraño atractivo que hizo que me olvidara de quien era y donde estaba...

Creo que volveré al cine mas veces....y tu??

jueves, 19 de febrero de 2009

Fuego



Fuego en el alma, fuego en las venas, fuego en el sexo.

Fuego en el alma
genera tu ausencia
llama abrasadora
aviva, tu presencia.

Tu cuerpo se destapa
el fuego lo consume
cuando abres tu capa
se incinera, vive.

Fuego en tu sexo
manjar aureolado
botón de dicha
de bosque circundado
puerta del cielo
a mi ser alborotado,
servirá de nexo
al sueño consumado.

Fuego en las venas
y ardiente espera
borbotones de vida
me pides, fuera.

miércoles, 18 de febrero de 2009

A mis princesas


Buenos días, princesas. Felicidades

Lágrimas furtivas



Porque ninguna lágrima rescata nunca el mundo que se pierde ni el sueño que se desvanece.


Juana de Ibarbourou

martes, 17 de febrero de 2009

Las bodas de Isabel y Diego

Torre de San Martín




El Torico. Recordar mirar parriba sino, no lo veréis.


La Catedral y sus torres


Paseando por la plaza de la Catedral


Puerta por la que, según los que lo vieron, entró Diego en su retorno de tierras de infieles. Arriba a la izquierda, restos de la antigua muralla.


Los Arcos con el acueducto. Avenida de Alcañiz













Que no se porque demonios la llaman de ese modo a la representación puesto que Isabel en realidad se casó con Pedro de Azagra. Tampoco de donde ha salido el nombre de Diego, -habré de leer algo más sobre el tema- pues en realidad el fallido amante de Isabel se llamó Juan.

Este día, lo dedicamos a hacer una visita a la capital. El hermano de mi madre estuvo ingresado tras la muerte de la tía -nada que ver entrambos hechos- y fuimos a verlo. Aprovechamos antes de comer para ir a dar una vuelta por el ambiente festivo. Mi señora madre, mi prima y yo. No íbamos ninguno ataviado con las prendas medievales que ahora usan para este acontecimiento.

Entramos por la avda. de Alcañiz, donde junto a los arcos del acueducto, ya tenían montadas las jaimas para el papeo las gentes de la ciudad. Nada más entrar a la parte vieja, nos encontramos con una princesa junto a la cual me retraté. Otra prima que iba con el marido y los niños, estos sí, todos con atuendo de época.

En la plaza del ayuntamiento y de la catedral, jaimas y chiringuitos de la más diversa índole. Papeo y recuerdos. Algún artesano también. A mi madre le apeteció y compró dos tipos de pastel. En la entrada de la catedral, estaba montado el tinglado para las representaciones. Uno de ellos. Con el sol radiante que hizo, el mudéjar lucía en todo su esplendor.

Nos acercamos hasta la plaza del seminario. Allí otra torre mudéjar, la de San Martín, se veía magnífica. Todo el recorrido lleno de tenderetes y fuegos con asados o calderetas para comer. Así cualquiera. Llegamos a la plaza del Torico. Hay mucha gente que se lleva una decepción cuando ve al Torico. El diminutivo ICO, no lo han tenido en cuenta. (El ICO, es otra cosa).

Aquí había gente tocando en escenario, la SER, y otros bailando y tocando por la plaza. Ví a un obispo barbudo y le pedí que posara. El hombre, complaciente, invitó a mi madre y a mi prima a acompañarle. Solo lo hizo mi madre; ahora lo tengo guardado para hacerle una ampliación a mi madre. Más tarde lo ví en la RTVA, era el oficiante en la boda y los funerales. Me acerqué al mausoleo de los Amantes, pero como era tarde, desistí de entrar. Ya he estado con anterioridad.

Compramos un poco de cecina, que nos sirvió de aperitivo con unas birras en casa, y después de pasar por el Tozal, por la Ronda, volvimos a casa. En aquel momento estaban descargando a las vaquillas para el toro ensogado de la tarde. Mi madre que se percató, paticas paque os quiero.

lunes, 16 de febrero de 2009

El Morrón


El castillo, desde una posición inédita. En ella se aprecia la gran pendiente existente a esta parte del mismo, que no sale en la mayoría de las imágenes. Al menos, en las mías. Y dudo que en las ajenas.

Al fondo, el barranco. Empujé una piedra y bajó rodando echando leches al fondo del mismo. Así que me acojoné y bajé agarrándome a lo que podía y con el culo arrastras.


El interior, tomado a distancia y con zoom mientras esperaba a que me llamara por teléfono mi amada esposa.

El acantilado tomado desde otra perspectiva, vista oeste

Al comienzo de la ascensión. Engaña la vista. No se aprecia la pendiente y la dificultad del terreno.

Primer contacto visual con el acantilado. Pica en las fotos para ampliar.














El viernes por la tarde, tras acabar la faena ajeril, tenía en mente subir con el coche a san Ginés y de paso ver la nieve en la sierra cercana de Bronchales-Orihuela. Montes Universales. Sin embargo, me vino a la mente una cosa que tenía pendiente desde hace 40 años aproximadamente. Y me decidí por ella.

Hace un tiempo, publiqué un post al que llamé "Lágrimas perdidas". En el narraba como una tarde de hace esos mentados años, deposité en una oquedad de la piedra un papelito escrito. Y tomé mi garrote y la máquina de las afotos y me fuí parriba. Tomé muchas más, estas son las más representativas. Belkis pedía contara lo que encontrara si hacía la escursión. Hela aquí.

No es necesario resaltar que, mis condiciones físicas, distan mucho de parecerse siquiera a las de entonces. Tenía mis temores al iniciar el ascenso, pues el terreno está muy rampante e inestable por la gran cantidad de piedras sueltas.

Poco a poco, agarrándome a los matojos, conseguí llegar al interior del Granero Mototo. Inspeccioné detenidamente todos los agujeros de las rocas susceptibles de alojar el papelito. Lo había protegido con una piedra, pero no encontré nada. Son muchos años y sabe dios que le habrá podido ocurrir.

Descansé un rato y comencé el descenso. Empujé una piedra y rodó al fondo del barranco dando grandes saltos. Por mi cabeza pasó que, si yo tenía un fallo y perdía pie, acabaría de la misma forma. Pero debía bajar. Con mucho tiento y cuidado, descendí dando por acabado un episodio que tenía pendiente. Al mismo tiempo, dije adiós a esas rocas a las que nunca más volveré a acceder, de forma voluntaria.

Ajos y agua en botella.

El Morrón, a la izquierda los acantilados del Granero Mototo. La peña la Merienda encima del tejado;en el centro arriba , La Cagada y arriba del todo, la Sanjuanada.
Abajo,La Aguzadera y Peña María la Grande
Pica en las fotos para ampliarlas, son magníficas.



Estos días, los he pasado en el pueblo. El late motiv ha sido ir a plantar ajos. Si, eso que pica y que la pija (la mujer, no la polla) de Beckamn detestaba. Como el tiempo este invierno ha sido como ha sido, tampoco surgían días que, a priori, garantizaran como mínimo, que no nevaría. Así ha sido, dias de sol radiente. Ello no quiere decir que hicieran días como para tomar el sol en pelotas, no, ni mucho menos.

El jueves, venía un aire cierzo que pasaba. Después de comer, salí de paseo con mis fantasmas. Se negaban a salir de casa. A calibrar el trozo que los padres habían previsto de plantero y así no llevármelo de susto al otro día. He de decir, que mi padre no puede hacer ya nada, justo le viene para andar. Mi madre, toda genio, no puede hacer todo, y yo, el gualdrapa metebulto, aparte de eso, poco más.

De vuelta a casa, me encontré al marido de la chica de la mochila azul con el ganado. Resulta que lleva ya seis años jubilado y yo ni enterarme. Solo que hubiera pensado mi edad, hubiera deducido que ya lo debía estar. O sea, que debía tener la niña 15 o 16 años cuando se la echó de novia. Joer, como pasan los años. Para esta pobre gente, toda su puñetera vida arrastrados; ganado, tierras, mina o fundición y cuando podrían tener algo de relajación, siguen y siguen y siguen hasta que se agotan. Conmigo la niña esta, no habría llevado esa vida; pero aparte de jactarse en el lavadero de que yo bien que la quería, mi primer amor murió, es mi sino, antes de nacer.

Sin embargo, todo salió a las mil maravillas. Para mi sorpresa, aparte el natural cansancio, no experimenté la fatiga que en otras ocasiones había sentido al realizar la labor de cavar con el legón. Toda la faena la realicé yo, incluso poner los ajos en el surco hasta que vino mi madre. Esto me resultaba más duro al tener que adoptar una postura que me hacía polvo las rodillas. Cuando ella vino, todo fue mucho mejor (para mí, claro).

Faltaron unos dientes de ajo para poder terminar el terreno que ellos querían plantar. Así que, solo, después de comer, fuime y acabé la faena inconclusa de la mañana. Aproveché para hablar con mi amada esposa lejos de los oidos, cuando menos curiosos, de mi señora madre.

sábado, 14 de febrero de 2009

Claveles




Este fin de semana, celebran en Teruel las bodas de Isabel y Juan. Al amor irredento e imposible, van dedicadas esas flores.

Acabo de ver una película, en la cual uno de los protagonistas, Michael Caine, le dice al niño coprotoganista sobre la actitud cuasi mística de Duval -el del terceto-, que un hombre aunque en apariencia sea mayor, en su corazón y su mente sigue siendo y viviendo joven. Duval, estaba como transido pensando en un amor de juventud.

Bueno, yo no soy Duval, solo soy un hombre. Un hombre que teme a su subconsciente, ya que como él, en sueños, piensa en aquello que atrás quedó y que sin duda fué una herida mal cicatrizada. Y que cuando está despierto, le cuesta muchos esfuerzos aplicar puntos de sutura y es lacerante.

viernes, 13 de febrero de 2009

Cabeza de calabaza


Aquella noche, había caído una copiosa nevada que dejó todo cubierto con un manto de blanco inmaculado. Fué necesario apartar la nieve de las puertas de las casas para poder salir de las mismas. Y establecer unas veredas de acceso entre ellas y los corrales que no se hallaban anexos. Al mismo tiempo, los vecinos establecían comunicación de las casas entre sí que lograban la interconexión general. Ello daba lugar, la nevada, a la paralización de cualquier actividad que no fuera la atención de los animales que permanecían encerrados en sus establos. Si no hacía viento que levantara la temida ventisca, aún se sacaban al campo las cabras que el pastor comunal reunía para permanecer una horas, las centrales del día, en el monte. Mejor preparadas que las ovejas para la nieve, se erguían sobre sus patas traseras para alcanzar las hojas de los chaparros y alimentarse.

No puedo dejar que me vuelvas a dominar. Habíamos estado en casa de su tía. Y volvíamos juntos a casa. Estuvimos hablando en mitad de la calle hasta que advertí que éramos un fácil blanco de las miradas de quienes pasaran por allí, incluso a distancia. Nos refugiamos en una zona más recogida a resguardo de miradas indiscretas. Yo llevaba una gabardina amplia cruzada, suficiente para albergar a los dos. Desabroché los botones de la prenda, con los cuales ella estaba jugando, y le ofrecí el resguardo de la misma junto a mí.

En un principio, pareció luchar entre aceptar la propuesta y su pudor. Con suavidad, la fuí atrayendo hacia mí amorosamente hasta estrecharla contra mi pecho y abrigarla con la prenda. Así, al calor de nuestra proximidad, le hablé del inmenso amor que le profesaba, de que ella era para mí la Estrella Polar que, cual náufrago, buscaba desesperadamente su tabla de salvación. ¿Cómo voy a hacerte daño, cariño mío, si te quiero más que a mi vida?. Creí que había vencido sus reparos. Tómate tiempo para romper ligaduras y soltar amarras, yo esperaré.

De pronto, un chupón de hielo junto con un alud de nieve, me golpearon la cabeza y la conciencia. Pero aquel golpe, lejos de despejarme, solo sirvió para alejarme aún más de la realidad.

jueves, 12 de febrero de 2009

Canas


Estaba sopesando la posibilidad de alquilar un cuerpo. Hacía mucho tiempo que algo se rebelaba en su interior. Analizaba los pros y los contras, ya que no era lo mismo que todo surgiera de forma natural a hacerlo forzado por las circunstancias.

Se imaginaba el escenario en el que la acción se desarrollaría, con diferentes posibilidades de ejecución. Tan pronto se entusiasmaba: "de hoy no pasa", como cual ducha de agua fría caída de repente, sus deseos se esfumaban.

Primero se informó de donde, cuando y como podría llevar a cabo sus fantasías. Hizo un recuento pormenorizado de esas cosas no vividas y que le gustaría experimentar. Así, no mejor lo otro. ¿Y si....? uffff, su cabeza comenzaba a chamuscarse de las contínuas variables a experimentar pues, sabido es, que a veces dista mucho la realidad de parecerse a la fantasía.

Tomó una determinación. De hoy no pasa. Sin mirarse al espejo, subió al coche y se fué al puente de la autopista, donde había visto apostarse a las prefesionales. Nada más bajar del coche, se acercó a una preciosidad que paseaba por allí. ¿Cómo te llamas preciosa?. 30 euros por una felación y 50 por un completo. ¿Y eso que será? se preguntó. Pero en fin, un día es un día. Completo.

Subieron al coche y se apartaron discretamente donde ella le indicó. Le pidió que se echara y comenzó a realizar su trabajo. El, estiró su mano para alcanzar el sexo de la chica y cuando lo hubo logrado, quedó paralizado. El tamaño del aparato "femenino", superaba con creces al suyo y estaba muy excitado y erecto.

La boca de "la chica" hacía diabluras y a Emeterio se le nublaron los prejuicios: "qué joder, si nadie se va enterar, y ya que pago.......". Y aplicándose, se dispuso a disfrutar al completo lo que había pagado.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Sic transit gloria mundi



Caminaba sin rumbo ni conocimiento del tiempo y del espacio. Dando tumbos de aquí para allá. Mira que llevaba años haciendo lo mismo e intentando el propósito de la enmienda. Sin convicción. Pero ni por esas. Si le hubieran puesto una venda en los ojos, el camino seguido hubiera acabado en el lugar de todos los días.

Su "hogar" estaba sobre las parrillas de ventilación de un transformador subterráneo. Eso en invierno. En verano, cualquier banco o portal servía. Por el día, a poner la mano para "droga", blanda o dura, el caso era evadirse de la realidad. Algunos días, acudía a comer al comedor de la Caridad y hasta incluso, llegó a dormir en la residencia de transeúntes del ayuntamiento.

De vez en cuando, un mercedes se acercaba a ver si quería algo. Siempre lo rechazó. Era de familia rica, no cabe duda. Entonces ¿qué fué lo que le empujó a vivir en la calle? ¿Qué motivos internos o externos le llevaron a esa situación? ¿Cómo su familia le permitía vivir en la indigencia?. ¿Quizá un mal amor?. Preguntas sin respuesta que se ha llevado consigo. Otro, seguramente como él en otros tiempos, con un coche de gran cilindrada y poco seso, haciendo carreras por el centro de la ciudad le apartó de esa perra vida.

domingo, 07 de enero de 2007

martes, 10 de febrero de 2009

Si pudiera......


...no tendría que esconderme a la hora de expresar un sentimiento

...pediría ayuda para superar esta crisis existencial

...superaría los motivos que me empujan a este agujero

...quemaría en un una falla a todos los demonios que me embargan

...ahogaría para siempre a los sueños perturbadores

...me enfrentaría a la realidad para vencerla

...le diría que tanto tiempo amándola merece una moratoria

...le pediría que a cambio no me odie tanto como yo la he amado

...mirándola a los ojos, dejaría que su luz inundara mi alma

...acariciaría su cabello y la estrecharía en un abrazo eterno

...diciéndole amor mío, besaría sus labios aunque en ello me fuera la vida

...le haría el amor hasta la extenuación; hasta agotar los besos a ella destinados

...recorrería con mis labios hasta lo más recóndito de su piel

...volver atrás, no lo haría; no quiero renunciar a quienes dan sentido a mi vida

...controlar mis emociones, haría más felices a los que me rodean

...controlar mis sentimientos, nunca este post hubiera sido escrito.

martes, 26 de septiembre de 2006

lunes, 9 de febrero de 2009

Pelando la pava


Según el Diccionario de la Real Academia Española, significa “tener amorosas pláticas los mozos con las mozas; ellos, desde la calle, y ellas, asomadas a rejas y balcones.”

Según citan diversos autores, en Viaje por España del barón Charles Davillier se explica que: “…tal vez venga de que la actitud del cortejante, su guitarra o mandolina en mano, ofrece algún parecido con la de una persona que tuviera una pava en la mano izquierda y la estuviera pelando con la derecha. Esta operación necesita, en efecto, movimientos repetidos que no dejan de tener parecido con los de un guitarrero, pellizcando o rasgueando las cuerdas de su instrumento.”

La explicación puede parecer convincente para un francés pero no para un español. La frase se aplicó en Andalucía no al rondador guitarra en mano sino al que corteja desde la calle junto ala reja. Y no solamente a éste, sino que se aplica tanto al festejador como a la festejada.

Quizá se acerque más a la realidad la explicación dada por el folklorista andaluz don Luis Montoto explicada a continuación:

Una dueña, vieja y achacosa, ordenó a su criada que matase y pelase una pava para solemnizar la fiesta del día siguiente. Ésta fue a pelarla a la reja, donde acudió su novio. La moza se retrasaba mucho en la faena, como es de suponer. La vieja gritaba: “Muchacha, ¿no vienes?” Y ella contestaba: “Ya voy, señora, que estoy pelando la pava”. Volvía a impacientarse la dueña y gritaba: “¡Muchacha” ¿qué haces?”. Y contestaba la moza: “Estoy pelando la pava”.

Podría ser que el chiste de la historia fuese posterior a la frase, pero también es posible que fuese esta anécdota la que la originó. De todas maneras, es perfectamente compatible con el humor andaluz y son varios los autores que la citan como posible origen. En la actualidad, bien podría aplicarse al hecho de que numerosísimas personas, platican en amorosa cháchara a través de los modernos medios de comunicación. Como puede apreciarse, no es hiel sino miel, la definición.
Cuando sea mayor, me encantaría "pelar la pava".

domingo, 8 de febrero de 2009

Oscuridad y silencio.



Vi una luz que brillante me cegaba

y una cumbre a la cual me dirigía

se puso a mi lado, y me besaba

es el fin, pensé que me moría.

No de dolor, pues era la alegría

la sensación que a mi me dominaba.

Era mi Estrella, que al fin se decidía

y la unión, por fin, se consumaba.




21 de septiembre de 2006

De mi bitácora secreta.


(Hoy, de mi sueño recuerdo que me hallaba en un edificio muyyyyy elevado, junto a un niño y más personas. Se podía observar la desembocadura de un río en el mar y al mar por supuesto. Sin motivo aparente, lo he relacionado con la desembocadura del ¿?. Iba de paso, peregrino a no sé donde como siempre, y sentía un enorme vértigo por la altura.)

black hole

sábado, 7 de febrero de 2009

Los sueldos de los politicos


Estoy suscrito a un blog que, con el título de "Yo, Felipe", escribe F.G.Romanillos en Terra. En el último post, el Príncipe, se queja de los despilfarros de los políticos y de sus vergonzosos sueldos, comparando el silencio como respuesta obtenida de los voceres y bocazas oficiales o no, en contraposición con el escándalo que se hubiera montado de haber hecho ellos, La Monarquía, esos despilfarros; que son de cadena perpetua, añado yo.

Según cuenta, los europarlamentarios se han subido el sueldo en 4.000€ mensuales para después del verano, con lo que su salario mensual será de 14.727€, otras gabelas aparte, como gastos de viaje y asistentes etc.

También se queja, "el Príncipe", de los despilfarros del prexidente de la xunta de Galicia que no contento con el homenaje que se hizo de un blindado por valor de 480.000€, ahora se ha regalado unas sillas a 2.269 € por unidade.

Pero "el Príncipe", no debe de saber que las sillas que el alcalde de Zaragoza estaba dispuesto a montar en el antiguo seminario, -la iglesia, por donde pasa arrasa-, superaban al ingenio del señor Pérez Touriño. 36 unidades a 2.683€ por culo (nunca mejor dicho). Y eso sin contar los cientos de MM de euros perdidos en chulerías, cabezonadas, desfases, proyecto del proyecto del proyecto, y demás presupuestos perdidos por la mala canalización y fiscalización, que seguro no se perderán o habrán perdido.

Termina con la transcripción de unas preguntas de un periodista al mentado prexidente, que no voy a transcribir y que no tienen desperdicio.....ni respuesta.

Las palabras que yo emplearía aquí para definir a la peste política actual, no debo cebarme y escribirlas, pues de hacerlo, acabaría en el juzgado de guardia; pues estos son muy celosos de su integridad........hasta que se demuestra lo contrario. Pero sí puedo decir, que aborrezco esta democracia podrida de políticos putrafactos.

viernes, 6 de febrero de 2009

El maestro viejo (o el viejo maestro)


Así, le llamábamos todos. Aquel día, el maestro titular se había marchado a la capital. Le sustituía en estos casos su padre, maestro jubilado y que también lo había sido en el pueblo. Mi señor padre, lo recuerda (lo kabrón que era).

Bueno, cada vez que este hecho tenía lugar, para nosotros los críos, era fiesta. Aunque en esta ocasión, lo fue más para quienes eran los mayores de la clase in illo témpore. 4 ó 5 años más que yo, quizá más. Buenos prendas, que se meaban en los tinteros.

El hombre, no se complicaba la vida. Íbamos por secciones alrededor de su mesa a leer la lección que nos apetecía. Como loritos, uno tras otro, hasta que él nos decía que cambiaramos de relator.

Cuando le tocó el turno a la sección de los mayores, aquello fue la mundial y el pitorreo padre. No sé que juerga se llevarían entre ellos. El caso es que, en vez de leer, les entraba la risa. Se descojonaban. Pero el maestro, se levantó y se lió a guantazos con ellos, -sí, esos que hoy está prohibido propinar a los críos incluso en casa, aunque más de uno se merece una carga palos-, pero con mala hostia y cabreo.

Pim pam, pim pam, a dos manos, uno tras otro. ¡Madre que sarta de hostias les endiñó!. Y cuanto más les pegaba, más se reían. No tengo claro si les calmó la risa, supongo que sí, pero no pudo hacerles leer ni llorar. Uno de ellos, pariente mío, fue, es, cura.

Resultan curiosos los métodos de enseñanza de entonces y los de ahora. Y no siendo partidario del lema "la letra con sangre entra", tampoco lo soy del actual en el que los niños/niñatos, que son muy bordes todo hay que decirlo, a veces insultan y agreden a los maestros. Si quienes hemos recibido algún guantazo, reglazo, pescozón, tirón de pelo u orejas, mimbrazo en la palma de la mano o los nudillos de los dedos, hubiéramos crecido traumatizados por ellos, la sociedad sería un caos. Sin embargo, comienza a serlo ahora.

A mí, aparte de recordar con nostalgia, cariño y una sonrisa esos tiempos ( y a las maestras, pues años más tarde la maestra del pueblo fué novieta mía) , solo me mueve un sentimiento de compasión hacia el maestro. ¡Qué le vamos a hacer!. Soy un sentimental.


Homenaje a l@s educadoras.

martes, 3 de febrero de 2009

Pinchazo

Marcos volvía de hacer una asistencia en una localidad vecina. Ya atardecía, por lo que calculaba que esa jornada, se habría acabado cuando llegara a casa. Era un hombre maduro, pero sano y de buen ver. De pronto noto un golpe en la dirección del coche y por los síntomas, un pinchazo o reventón. Salió de la carretera y se apeó. ¡Vaya! la rueda delantera. Fue a por la de repuesto y al sacarla, comprobó que estaba baja de presión. Todos los conductores hacemos lo mismo, no comprobamos la presión de la rueda de repuesto y ahora, mira.

Dejó el coche apoyado en unas piedras y quitó el gato. Con la rueda en el suelo, hizo dedo al primer coche que se aproximaba. Un monovolúmen. Tuvo suerte, paró unos metros más adelante. Lo conducía una mujer de mediana edad. ¿Me puede llevar hasta el taller?. Ponga la rueda atrás y suba. La saludó y dió las gracias. Arrancó y mientras iban hablando del tema, observó que la falda que llevaba más que cubrir, enseñaba unos muslos firmes y muy sugerentes. Marcos notó que algo crecía entre sus muslos y se avergonzó mirando hacia adelante sin volver la cara.

Elisa, no dejó de observar ese detalle y el azoramiento del hombre. Ella, hacía mucho tiempo que no tenía contacto sexual con nadie por lo que a su vez, también comenzó a sentir la quemazón en su sexo. Próximo, habia al costado de la carretera un pequeño bosque y sin pensarlo dos veces, al llegar a su altura, de desvió ocultando el vehículo. Marcos, se quedó perplejo pero no le dió tiempo a reaccionar. Sin mediar palabra, Elisa puso su mano encima del pantalón y acercó su boca a la de él. Le rodeó el cuello e introdujo su lengua al tiempo que succionaba y mordía con furia sus labios. La pasividad inicial de Marcos, se tornó en actividad una vez superada la primera sorpresa.

Pasó su brazo por detrás de la nuca de Elisa y su otra mano comenzó a explorar y masajear los pechos y la entrepierna femenina. Ella, comenzó a desabrochar los botones del pantalón y él la ayudó a sacar aquel miembro que a pesar de estar a media erección, ya aparecia espléndido y goloso. Elisa se liberó y agachó para acariciar y saborear aquella joya. Nunca había visto nada igual. Poco a poco, fue introduciéndolo en su boca y el pene aumentaba de tamaño y longitud, llenándola de admiración y placer. Marcos, habia recostado el asiento y asi le facilitaba el acceso y se extasiaba con aquella felación.

Sin dar opción, Elisa cambió de asiento y comenzó a cabalgar sobre él. A pesar de estar bien lubricada por la excitación, la penetracíón era lenta por el grosor que había adquirido el pene. Ella, presa de la excitación y el deseo, comenzaba a desesperarse. Empuja y aprieta kabronazo y fóllame que me estoy muriendo por sentir toda tu polla dentro. Poco a poco, consiguieron que la penetración fuera total. El, puso sus manos sobre los glúteos femeninos y la ayudaba a ir de aldelante-atrás y girar en redondo. Ella, cayó en un orgasmo prolongado. Su clítoris en contacto con la base del pene y los testículos pegados al culo sin cesar. Su respiración se hizo profunda y ronca. Se apretaba los pezones acompasando el movimiento hasta que quedó sobre él exhausta.

Cuando se recuperó, volvió a su asiento y cogiendo el pene entre sus manos, comenzó a succionarlo al tiempo que se excitaba de nuevo. Vamos, dame lo que tu polla guarda. ¿Quieres la leche?. Ella afirmó con la cabeza. Se relajó y a cada succión de ella, notaba como le bajaba por la columna el momento final. Se envaró, arqueándose, y por fin, aquel volcan apagado, comenzó a soltar magma espeso en una erupción increible. A Elisa, le costó asimilar el momento vivido. Le pidió perdón por no haber podido tragar todo el semen -ha salido mucha leche, dijo-. Del salpicadero, Marcos le alcanzó unas toallitas de papel al tiempo que se limpiaba el semen derramado en su pene. Él le dió un beso y las gracias por el momento vivido. Ha sido algo glorioso y fantástico.

Al llegar al taller, se acercó a la ventanilla a despedirse y darle las gracias por haberlo llevado. Elisa, puso su brazo por detrás de él y lo atrajo dándole un beso introduciendo su lengua por unos segundos en la boca de Marcos, al tiempo que una lágrima se deslizaba por su mejilla. Le dió una tarjeta. Si vienes alguna vez, llámame, te estaré esperando. Y partió.

lunes, 2 de febrero de 2009

MS

Aquel invierno de aquel año, agarré un enfriamiento que me duró meses. Oidos taponados, nariz obstruida.......No se curaba y lo intenté por el methode traditionel: carajillo y a sudar. Ni por esas; al tiempo, se abrieron los oidos y en apariencia, todo volvió a la normalidad. Me quedaron secuelas de ruidos agudos, que se amplifican a veces y llegan a ser omnipresentes.

Por el mes de Mayo, un día en la ducha percibí que no sentía la temperatura del agua en la pierna izquierda. En Octubre, el primer día de caza, hube de volver a casa pues tenía dificultades de movilidad. Ya puse el asunto en manos del médico de cabecera. Este, hizo su trabajo (anteriormente, alguien no lo hizo bien en el circuito y perdi una oportunidad) y tras las consultas de rigor, los neurólogos me mandaron a consultas externas del Servet. Como eran los días previos a la Navidad, me citaron para primeros de Enero. Estuve ingresado casi un mes. Haciéndome pruebas y análisis. Había dos casos extremos en sendos chicos jóvenes, que en unos meses, habían caído el uno en una parálisis total y el otro, camino de ella. Aprendí a jugar al mus con los enfermeros y otros pacientes.

Un día, le pregunté al doctor que me recibió en CC.EE. : ¿qué tengo?. Sabemos el nombre y el primer apellido de tu enfermedad, me respondió, pero no sabemos el segundo. Me dieron un diagnóstico, y aunque siempre he tenido encima la espada de Damocles, las perspectivas más pesimista, hasta de ahora, afortunadamente no se han cumplido. En posteriores revisiones, no han logrado averiguar nada, pero las secuelas, perduran.