Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

domingo, 3 de mayo de 2009

s/t


Rendido el enemigo, conquista2 sus últimos baluartes y hechos prisioneros el resto, nada queda por contar salvo los desgarros y girones sufridos en la guerra. Las múltiples batallas nos han vapuleado cual choza de cañas azotada por un tornado inmisericorde. Si hay victorias que matan, estamos ante una de ellas. Porque yo no mandé a mis barcos a luchar contra las tempestades. Y siempre nos quedará la disyuntiva de tener honra sin barcos o barcos sin honra, pero no París (si al menos fuera la Hilton). En cualquier caso, nos hallarán cara de tontos perdedores o perdedores tontos. Que no sabría apreciar y explicar la diferencia. Y todo ello por no haber sabido defender como hombre lo que lloraste como mujer. Aquí yace medio mundo, víctima del otro medio. Pues nunca antes la impostura, logró tan alta magistratura. ¿Alguien mentó la Justicia?. Desde los tiempos del padre Adán, es vox populi que las togas y los sayones son un camelo que vino impuesto por el cielo. Una impostura. Hay hombres que aún siendo un desecho, tratan de conseguir la perfección. La Creación, es un algoritmo imperfecto, inacabado, hackeado, inoculado de múltiples troyanos e invadido por un virus letal: los políticos y los banqueros. Tanto monta monta tonto. El programador, debió estar de parranda. No tiene otra explicación. La humillación sufrida y perpetrada anoche por la armada nacional a mano de los corsarios levantiscos y levantinos no tiene nombre ni justificación. Exige una reparación el honor mancillado. Se hace necesaria una nueva campana de Huesca que resuene en los cuatro jinetes del Apocalipsis. Y yo no encuentro la salida al camino de perdición. ¿Será el Camino de san J. María Opus Dei?. Si al menos encontrara el camino de salvación......pero esa breva está en los olmos.

No hay comentarios: