Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Tenemos un virus

O sea, dos.

Llevo casi una semana con problemas estomacales y ventrales. Pero en casa hemos pasado todos por el. Empezó mi señora madre política, mi suegra, con devoltinas y otras incontinencias. Seguí yo y después la santa. Pasé dos días in albis con unas diarreas, caguerillas, como el caño la fuente. Acudí a la farmacopea en busca de remedio y parece que las diarreas se han calmado, aunque el estómago y el resto del digestivo no dan buenas sensaciones.

Lo malo ha sido que hemos contagiado al resto de la familia. Padre, madre, hija, sobrino, cuñado.....y a los otros, me figuro que también les habrá alcanzado. Mal encaramos el fin de año si esto no se remedia. Aunque parece ser que no es privativo de nuestra familia. Hay contagio general según cuenta el sobrino que se mueve más por la vida social ciudadana. Ajo, agua y resina.

El otro, tampoco sabemos como, cuando ni por donde ha entrado en las tripas de este chisme. Hoy he cogido la perra de descargar software de Logitech QuickCam. El aparatito no se ve cuando recién lo acabas de instalar. Y así, entre alirongo, alirongo, alirongo, me lo quito, me lo quito y me lo pongo, se me ha quedado enrejado el PC dos veces, señal inequívoca de que un virus se nos ha colado.

He pasado el antivirus, Avast, que lo tengo residente y no ha encontrado nada, pero han vuelto a salir posteriormente las barras. Un antimalware, que la primera vez me ha encontrado un arhivo infectado y la segunda, nada. Así que ahora, simultáneamente a este post, estoy pasando el viruscan de Panda, a ver si consigo eliminar al menos una infección. Y la pantallita de la Cam, que sigue sin dar imagen. ¿Estará alli encerrado el virus?. Empiezo a temer que las rayas y barras que salen pudieran serlo.....

Post Nº:435

martes, 29 de diciembre de 2009

Quid pro quo?



“El pecado no nació el día en que Eva
tomó la manzana, ese día nació
una espléndida virtud llamada desobediencia”
(y la mujer empezó a reclamar su propio placer).
Oriana Fallaci






"Boga, boga marinero, con tu lengua sobre mi piel hasta que estalle en llamas, que me vista tu saliva y ya no sienta el frío, ni sienta las heridas, codicio euforia sobre esta piel dormida.

Deja en mi entrepierna el milagro latir, derrite el hielo del corazón suicida.
Rema, rema navegante, pon rumbo al abandono y báñate en sus playas que hoy mi mar esta embravecido y pide tus caricias y tus besos de plata para sentir el clímax.
Avanza sobre mi piélago adormecido hasta que me licue…
Y cuando lo hayas conseguido pregunta: Quid pro quo?
No importa el tiempo que tengamos cada minuto es oro."

lunes, 28 de diciembre de 2009

Acoso en Internet


Existe desde distintos ámbitos, un acoso creciente y rabioso contra la libertad y circulación de ideas y pensamientos así como de expresión. Tanto desde el gobierno como en el de los jueces, se están produciendo actuaciones y sentencias encaminadas a asfixiar a los discrepantes y a quienes no piensan como ellos.

El gobierno está promoviendo leyes que, desde un sectarismo intolerable pues no se puede poner a la zorra a cuidar de las gallinas, buscan perseguir, amordazar y eliminar del mundo virtual a quienes osen compartir archivos aunque sea sin ánimo de lucro. Y todo ello desde la más sangrante realidad cual es el canon digital; patente de corso e impuesto obligado y previo antidelincuentes, que es como nos ven a quienes usamos una conexión a internet.

Desde un ministerio gobernado por una persona que procede del mundo de la farándula y con fuertes vínculos a ella, se está gestando una ley más afín a regímenes totalitarios que a una democracia. Quizá es que aún no nos hemos caído del guindo y tardamos en darnos cuenta o negamos que esto que tenemos, es cualquier cosa menos una democracia.

Y qué decir de la justicia, con minúscula, pues no merece otra cosa. Últimamente se han conocido dos sentencias, la una firme ya, por la cual se condena a la Asociación de Internautas a pagar una multa que no busca otra cosa que la asfixia y muerte de la misma por inanición y por dar cobijo a quienes se mostraban disconformes con la extorsión que supone el canon digital.

La otra, condenan también a un medio digital por su libertad de expresar las malas artes de los políticos. Condenan a Cadenaser.com por dar la lista de los afiliados, irregularmente, al partido popular de Madrid. En este caso, la repercusión y apoyos manifestados por sus colegas, han sido diametralmente opuestas a las obtenidas por AI.

Animo a los posibles lectores de este post, a pinchar el enlace que hay abajo a la derecha y colaborar en el pago de la multa para evitar lo que tanto ansían estos modernos herodes: la desaparición de los discrepantes y la voz crítica con los pecados del poder, cercenando de raíz su voz. Al final, siempre ríe más a gusto el último.


Post Nº:434

domingo, 27 de diciembre de 2009

Pastores

















Me gustaría ser capaz de escribir algo que, lleno de fantasía, resultara interesante para la lectura, transportara al espíritu por los espacios infra y extraconscientes y dejara vagar la imaginación por etéreos y sutiles mundos libres de toda huella pecaminosa.

Me temo que soy incapaz de hacer o escribir cualquier cosa que, de lejos, se aproxime a esas premisas enumeradas. De algo con sostén físico o de experiencia vivida puedo escribir, con dificultad, dos líneas seguidas. Pero que esté libre de rondar los dominios de la sombra, eso me es casi imposible.

Ocurrió un día de invierno con una apreciable nevada. A los moradores de Ródenas, siempre les ha resultado muy accesible La Nava. Paraje perteneciente a mi pueblo y limítrofe con el suyo, hasta el punto que consideraban propio y que se resolvió tras un litigio judicial a favor del legítimo propietario. Para el ganado y para la caza, siempre lo habían considerado coto privado.

La diferencia de altura, sin ser excesiva, es determinante entre ambos términos. Según mi colega Ramón, natural de ese pueblo, los tomates no llegan a madurar. En La Desa de mi pueblo, se crían los mejores que he comido. Y se siguen criando. La caza, no conoce límites territoriales. En aquellos años, había abundancia de conejos. Aquél kabrón francés, aún no les había inoculado el virus que casi acaba con ellos. La mixomatosis.

Incluso mi señor padre, se dedicaba a cazar conejos y liebres con lazos en el Monte Picón. No cabe duda de la alegría en el puchero, y más en aquellos años de penuria, proporcionada por la entrada de varias piezas a la semana. Hasta permitía a mi madre guardar algo en conserva.

En Las Cuestas, sin epidemía, estepas y con comida en los huertos de La Desa, había legión de conejos. Muchas piedras para hacer sus caños y madrigueras y protejerse de los depredadores. Entre ellos, los cazadores. Una tarde, con una nevada guapa, el Chato Mototo, rodenero, cogió su escopeta y se fue hacia La Nava. Liebres y conejos dejan su impronta imborrable en la nieve por lo que seguirlos, es fácil y fascinante.

Llegó a Peñas Rasas, en Las Cuestas, dando vista al término de mi pueblo, este incluído. De piedra en piedra para otear y disparar, llegado el caso, con posibilidad de éxito. Pero no contaba con el hielo escondido bajo la nieve. Subido en una roca, bajó de ella rápida e involuntariamente. Y se rompió una pierna.

Se dió cuenta de que por sí mismo no saldría de allí y pudo ver con claridad su situación. En La Muela, enfrente pero a bastante distancia, había un joven pastoreando su rebaño, Pascual. El cazador, comenzó a pedir auxilio de forma desesperada. Por las características del terreno, los gritos se expandían y repetían. El pastor, escuchó esas llamadas pero no acudió. Cosa lógica dadas las distancias, la nevada y la dificultad de acceso y sobre todo, su juventud.

Pero una vez en el pueblo, advirtió que había escuchado voces de auxilio en Los Castillejos. La gente mayor, organizó una batida de apoyo y partió en busca de quien lanzaba mensajes de socorro. El desenlace, fue feliz para el accidentado. Lo hallaron y salvaron llevándolo a su pueblo. De no haber sido por el joven pastor, irremediablemente hubiera perecido congelado; aunque lo hubieran echado de menos en su casa, la salvación no hubiera llegado a tiempo.

A Pascual, lo ví este verano. Él y su mujer, Celia, cuidaban a la madre de él y al padre de ella. Ambos nonagenarios y aún chutando bien, dentro de lo que cabe. Y para no aburrirse, una nieta que justo se iba sola.


Post Nº:433

sábado, 26 de diciembre de 2009

La tía Ambrosia



Unos decían que sí y otros que no. Como la Tarara. Había quienes afirmaban, con pelos y señales, que la habían visto volar en una escoba en las noches de plenilunio. (Yo sé, de buena tinta, que fué un camisón suyo echado a volar por una ventolera, lo que le dió esa mala fama). Sea como fuere, era cierto que su aspecto no favorecía a tener una opinión benévola sobre ella. Alta, delgada, enjuta más bien, con moño y siempre vestida de negro. Como doña Rogelia.

Su casa estaba en las afueras del pueblo. Un caserón lúgubre y antiguo rodeado por un hermoso -este sí- jardín, cuidado con mimo por ella, donde no faltaban plantas exóticas recogidas por los cinco continentes a lo largo del tiempo por los moradores de la misma. Tampoco faltaba en el jardín un cobertizo que albergaba numerosas especies de pájaros. Estos, había momentos del día o de la noche, con frecuencia el amanecer, que declaraban rota la ley del silencio y atronaban con sus cánticos o graznidos todo el espacio jardinero. Los mirlos de madrugada; los canarios al amanecer; jilgueros, periquitos, cotorras y hasta un loro que hablaba francés; no faltando los asustadizos gorriones -estos por libre- que no obstante, tenían mucho miedo y poca vergüenza. Para reforzar la imagen de meiga, no faltaban una grajillas parlanchinas que siempre la acompañaban tanto en el jardín como en sus paseos por los alrededores.

No era muy sociable, aunque tampoco huraña. Intentaba congraciarse con los niños ofreciéndoles dulces y confites. Pero estos se agarraban a la falda de sus madres, presos del temor, rehusando aceptar cualquier cosa que les ofrecieran.

Y el episodio que colmó los miedos generales hacia ella -y las habladurías y maledicencias de los mayores- ocurrió un día de invierno. Como si de una orquesta se tratara, cotorras, loros, grajillas, comenzaron a chillar uniéndose a los del cochino, imitando voces humanas hasta el punto de dar la impresión de que a una persona la estaban, al menos, descuartizando. Acudieron varios vecinos y ella salió a la puerta con los brazos arremangados, las manos llenas de sangre y empuñando un gran cuchillo ensangrentado. Al verla de esta guisa, huyeron despavoridos (algunos aún siguen corriendo). ¿Qué habrán pensado estos zangolotinos cagamandurrias? se dijo. Y soltó una carcajada que aún resuena en los contornos.

¡Estaba haciendo el mondongo!





enviado martes, 09 de enero de 2007 11:10 por WARRIORV

viernes, 25 de diciembre de 2009

.......Y EN LA TIERRA PAZ A LOS HOMBRES .......



....que seguro que los hay.

A pesar de desear a los demás, (a quienes se lo merezcan, pues al enemigo ni agua), lo mejor en el presente y el futuro, no me sale participar de la general euforia que estos días generan. Admito sí, que participo con los míos en la tradición y que recuerdo aquellos días y aquellos tiempos, diferentes, que nos tocaron vivir.

Hoy, las calles están desiertas y no hay nadie que las ronde en busca de aguinaldos. Tampoco se habrá montado el belén porque falta lo principal: quienes lo hagan y visiten. Los villancicos, brillarán por su ausencia. El éxodo iniciado, hace décadas, de nuestros pueblos hacia los sitios más diversos, unido a la natural desaparición de las personas, los ha dejado vacíos y sin alma.

Pero aunque estemos en otros sitios, la vida ha seguido y debe seguir adelante y hoy somos más. Por ellos, hemos de seguir explorando y penetrando a fondo el Camino, hallado. Marcando, en lo posible, la impronta que quienes nos precedieron nos señalaron con su actitud y comportamiento y legando, dentro de nuestras posibilidades, esa herencia a los que ya tenemos aquí. Aunque no sea más que una forma de vivir y transitar la senda. ¡¡Viva mi nieta!!

Post Nº:432

jueves, 24 de diciembre de 2009

Cuento de Nochebuena

Aquella noche, decían que era Nochebuena. El niño no entendía porqué aquella noche iba a ser diferente cuando todas las noches, y los días, eran más bien un infierno. Unido al horror de la destrucción sistemática usando la coartada de la autodefensa, se estaba produciendo el enfrentamiento de la propia gente separada en facciones irreconciliables. Con nefastas consecuencias para la población que sufría hambre y miseria.

El, desconocía las formas y los medios que en otras partes del mundo la población infantil disponía para su disfrute. No sabía el significado de la palabra juguete. Para este menester utilizaba, junto con sus amigos, cascotes de metralla o munición sin explotar que de vez en cuando se cobraba su tributo en la vida de alguno de aquellos infantes inocentes y desgraciados.

Ya, en alguna ocasión, habían hecho alguna correría contra "el enemigo". En su inconsciencia, habían empleado los temibles proyectiles ya utilizados por David contra Goliath. Quizá por eso, sabedores de los devastadores efectos de esa munición, "los invasores" portadores de la ignominia, se empleaban sin piedad en la erradicación de tan peligrosos atacantes.

Le habían contado, que una estrella guiaba hasta su pueblo a unos reyes magos que buscaban a un Niño para adorarle. Esto le hacía pensar sino serían los invasores enviados del moderno Herodes, que según el relato, mandó ejecutar a todos los niños del pueblo. Dados los desproporcionados medios empleados y la falta de piedad demostrada, poco parecía haber avanzado el mundo desde entonces, pues la historia se repetía a diario por todo el mundo.

A través de la ventana sin cristales de lo que había sido su casa, pudo ver una enorme estrella que iluminaba todo el entorno. ¡¡"El cielo se hunde"!! creyó. Aunque a continuación pensó ¿"Los Reyes Magos"?. Sin pensarlo, salió corriendo por entre los escombros para apreciar mejor el acontecimiento. ¿"Dónde están los reyes"? se preguntó. Se volvió y a la luz de "la estrella" pudo ver al monstruo acorazado y agazapado que giraba hacia él. Un destello inesperado le deslumbró y aturdió. Cuando se recuperó del susto, encontró a su lado a otro niño que irradiando luz y paz le sonreia; y que dándole la bienvenida y ofreciéndole su mano, le invitaba a seguirle.

Y entonces comprendió porqué, a aquella noche, le llamaban Nochebuena.


enviado domingo, 24 de diciembre de 2006 14:47 por WARRIORV

PD.- Aún transcurridos tres años, los asesinos siguen en ello; los que deberían frenar la masacre, siguen apoyando a los asesinos y mirando a otra parte; y para no variar, en el bando de los asesinados, tampoco ha cambiado nada. ¡¡Pobre mundo!! Y eso que era la tierra elegida por Dios, que sino...... Mi recuerdo para esos niños inocentes, con la misma pena que cuando escribí este post.

martes, 22 de diciembre de 2009

LA NAVIDAD cuando aún nevaba




Puede que la nostalgia nos recuerde quienes somos y de donde venimos. Y para mi eso es bueno, siempre que no se añore en demasía el tiempo pasado, que no puede revivirse (si lo sabré yo) y puede amargarle a uno el presente. Pero si ese pasado puede proporcionarnos recordar momentos felices, hagámoslo.

La Navidad, sin duda, es uno de esos momentos. Iba unida al hecho religioso bastante más que ahora; y menos a los turrones y al "champán" -cava ahora-, más que nada porque no disponíamos de ellos en las cantidades que hubiéramos deseado. Eso no quiere decir que no comiéramos turrón de cacahuete y bebiéramos vino gasificado, las más de las veces, o sidra El Gaitero. Como es obvio, la bebida para los mayores.

La construcción del Belén en los días previos a la Nochebuena junto con las vacaciones, marcaban esos días; unido todo ello por la letanía que se escuchaba en las radios del sorteo de la lotería el día 22. Recuerdo la del tío Molinero al pasar por la calleja. Día este, que con el tiempo, se ha convertido en el de la Salud. Tampoco se me olvida que, acompañando a la tía Aurelia que fue de pastora, me caí por entre las traviesas de la cantarilla de la vía del tren en el paso de san Marcos.

Para la confección del Belén, la tropa extraíamos unas "toscas" de verdín natural en los Vallejuelos, donde la era de la tía Petra. Las llevábamos hasta la iglesia para que los contructores fueran haciendo las colinas y praderas. El estreno "oficial" era en la misa del gallo el 24 por la noche. Con la calles heladas casi siempre, los mozos iban por las casas pidiendo el aguinaldo armados de sus zambombas y panderetas, después de la cena y antes de la misa. En la casa que no obtenían aguinaldo, (no sobraba mucho en aquellos años 50), le cantaban aquello de: "Aguilandos tipidido y no mas querido dar, ojalá te se secara la correa del cular". O "Estas puertas son de hierro y los cerrojos de alambre, y los amos questan dentro sestán espanando de hambre". Entre otras.

El día de Navidad, misa grande. Al final, a adorar al Niño mientras las mozas cantaban villancicos; y sobre todo la chiquillería, a mirar arrobados el Belén. Los que habían(mos) intervenido en su confección -era grande- daban explicaciones en plan superior. Entonces, no había figura con el culo al aire, pero de las demás, de todas. Y después de la misa, con un capazo o un cesto pequeño, a recoger los aguilandos: castañas, higos, mandarinas, naranjas, guirlaches......... por las casas de los familiares y amigos. Mis recuerdos se sitúan viviendo en el frontón. Hoy, hay demasiados "figuras" con el culo al aire.

Después.......................a esperar los Reyes Magos.

PD.- Este año, los días prenavideños están resultando muy nevados -en Teruel puede que no haya caído una nevada como esta desde la guerra civil- y con unos hielos que llenan de grandes chupones las canaleras.


enviado martes, 19 de diciembre de 2006 19:45 por WARRIORV

viernes, 18 de diciembre de 2009

Tenderas


Casi todo y casi siempre compramos en supermercados o hipermercados tanto alimentación, el mayor gasto, como limpieza, etc. Las experiencias que tengo de las tiendas pequeñas, no avalan que me decante por ellas masivamente. Se critica, y con razón, por parte de los agricultores a las grandes superficies que multiplican de manera escandalosa los precios de la fruta y otros productos del campo. Estoy de acuerdo con ellos. En algunos, el género es magnífico, pero solo para ricos.

Sin embargo, encuentro una ventaja en la compra respecto de los minoristas o tiendas pequeñas: que puedes elegir el género que quieres y no te la pegan dándote gato por liebre. Este otoño, en una frutería a la que iba con frecuencia a comprar, me endiñaron dos kilos de melocotones que fueron directamente a la basura. Y por deducción, quienes compraran de los mismos que yo, sufrirían la misma estafa. Me quejé con posterioridad, cuando la fruta ya estaba desechada, pero con eso me quedé. No pidieron ni perdón, como para compensarme.

Hace años, en otra tienda del barrio, quise comprar manzanas golden para mi suegra. Por favor, de las amarillas que sino no las quiere. La zorra de la tendera, no me hizo ni puto caso. Pues para usted, no las quiero, y me largué. No había vuelto a entrar. Pero la semana pasada, me habían apetecido las peras de roma y en el super no había. Tampoco nada que me satisfaciera. Y a regañadientes conmigo mismo, y en vista de que el marido -supongo- también estaba, volví a entrar.

Nada más entrar, a la derecha, tenían una cajas de naranjas grandes 2K/2€. A mi la fruta, me entra por los ojos y como sí que habían peras de roma, me dije: no seas gilipollas y te dediques a dar vueltas por ahí. Compra. Eso hice, con tan mala suerte que me tocó otra vez la zorra de la mujer. Póngame dos kilos de esas naranjas. No salió del mostrador. De una caja que no estaba a la vista y directamente a la bolsa puso las naranjas. Luego las tapó con el resto de la compra: esquerola, tomates, peras y lechugas.

Al sacar en casa la fruta, comprobé que las naranjas que me había endiñado la muy arpía, no eran como las que ofertaban sino cagarrutas. Me cagué en sus muertos y ahora sí, no volveré a comprar en esa tienda. Nunca.

Esta mañana. Tienda de las olivas. Otra bruja. Póngame un cazo pequeño de esas olivas. El grande. Quería el pequeño. Ni caso. La madre que la parió. También le he echado la bendición. Luego está el tema precios. Casi todos los géneros están sin precios. O preguntas o te engañan. En ambos casos. Un hombre ha entrado y ha preguntado por las castañas pilongas. ¿Cuánto cuestan?. Silencio. Vuelta a preguntar. Doce euros y pico el kilo. Se ha marchado sin nada.

Es el sino de comprar esporádicamente en las tiendas pequeñas o en los puestos del mercado. Por delante te lo ponen bonito y cuando te sirven, te joden. Y más, sino eres cliente habitual. Pues que les vayan dando. Que el dinero es igual de válido. Podrá estar podrido o corrompido, pero no se nota.

Post Nº:430

jueves, 17 de diciembre de 2009

Otra pavada


Anoche vi a Blancanieves. ¿O era Caperucita?. El caso es que caí por la Cuatro y enseguida me dí cuenta de que iba la cosa pues no la había visto empezar ¿o se dice comenzar?. Ya la tenía vista, pero no encontré nada mejor en aquel momento. Y me hice algunas reflexiones.

La primera, es que el escribidor de la historia era pelín kabrón y retorcido. Porque es necesario serlo para gastarle tantas putadas seguidas a la pobre moza. (Lo mismo ocurre en los culebrones venezolanos). Aunque al final el premio bien merezca la pena, según pensaría ella, el haber vivido en un infierno permanente de desprecios, ultrajes y abusos es para darle de ostias al fulano.

Porque la zorra de la madrastra es retorcida de cojones. Se ha adueñado de la casa y la hacienda que le pertencían al padre de la chica, y de ésta, haciéndola su esclava. El par de pendones que tiene por hijas, se las trae. A pesar de que a la pequeña la redimen pues al sentirse también orillada, ayuda y tira puyas. Lo mejor de la peli, no sé si del cuento, es cuando Campanilla le pone un ojo a la funerala a la mayor porque la troupe intenta afanar el vestido y los zapatos de su madre.

La madrastra, a pesar de ser tan taimada, me cae bien. Angélica Houston da la talla perfecta para ese papel de dama altiva,intrigante y borde. Aunque a la hija mayor uno desee que le rebanen el pescuezo, como a la líder esa.

Post Nº:429

¡¡¡Nievaaaaaa!!!



Esta mañana han caído los primeros copos de nieve.

Post Nº:430

martes, 15 de diciembre de 2009

Esclavitud ¿o explotación?




Muchas veces me lo he planteado aunque nunca había hecho referencia a ello. Vemos por todas partes lucha y denuncia en contra de la explotación y trabajo de los niños. Que como en todas partes cuecen habas, habrá explotación, aborrecible y denunciable, y mera supervivencia.

De la segunda, algo sé, pues en mi niñez-adolescencia yo participé de ella o en ella. Pero no había explotación, más bien ignorancia y que había épocas en las cuales se requería la participación de todos los miembros de la familia para realizar los trabajos y tareas de temporada (que no de la casa). Hoy, ocurre lo contrario. Son los adolescentes quienes explotan a la familia. Aunque siempre habrá excepciones.

En los países del tercer mundo, y en células del primero, muchos chavales/niños se han de buscar la vida para sobrevivir. Pero la aborrecible esclavitud que supone la explotación sexual de las niñas en los países del sudeste asiático, es delincuencia. Nadar en la abundancia a costa del sufrimiento y trabajo infantil o juvenil, es crimen.

Pero lo que motiva este post es, la alegre y consentida explotación de los chavales en las canchas de tenis de todo el mundo. Así vemos a las grandes figuras, ganando millones, mientras unos niños recogepelotas están arrodillados al filo de la red, prestos a salir disparados en cuanto alguno de esos millonarios estrellan la pelota contra la misma.

Cierto que de ello no se les puede culpabilizar a estos masters del universo peloteril; son los organizadores de los torneos quienes hacen posible este escarnio. Pero como sarna a gusto no pica, si de ellos o sus padres dependiera, arremeterían contra el que ve en ello una explotación donde ellos encuentran un privilegio. Ven a Nadal o a Ballesteros y los ojos se les llenan de billetes. Angelicos....



Post Nº:428

lunes, 14 de diciembre de 2009

El lobo y los siete cabritillos



En una bonita casa del bosque vivía mamá cabra con sus siete cabritillos. Una mañana mamá cabra les dijo a sus hijos que tenía que ir a la ciudad a comprar y de forma insistente les dijo: "Queridos hijitos, ya sabéis que no tenéis que abrirle la puerta a nadie. Vosotros jugad y no le abráis a nadie". "¡Sí mamá. No le abriremos a nadie la puerta." La mamá de los cabritillos temía que el lobo la viera salir y fuera a casa a comerse a sus hijitos. Ella, preocupada, al salir por la puerta volvió a decir: "Hijitos, cerrar la puerta con llave y no le abráis la puerta a nadie, puede venir el lobo." El mayor de los cabritillos cerró la puerta con llave.

Al ratito llaman a la puerta. "¿Quién es?", dijo un cabritillo. "Soy yo, vuestra mamá", dijo el lobo, que intentaba imitar la voz de la mamá cabra. "No, no, tú no eres nuestra mamá, nuestra mamá tiene la voz fina y tú la tienes ronca." El lobo se marchó y fue en busca del huevero y le dijo: "Dame dos docenas de tus huevos para que mi voz se aclare." El lobo tras comerse los huevos tuvo una voz más clara. De nuevo llaman a la puerta de las casa de los cabritillos. "¿Quién es?". "Soy yo, vuestra mamá." "Asoma la patita por debajo de la puerta." Entonces el lobo metió su oscura y peluda pata por debajo de la puerta y los cabritillos dijeron: "¡No, no! tú no eres nuestra mamá, nuestra mamá tiene la pata blanquita." El lobo enfadado pensó: "Qué listos son estos cabritillos, pero se van a enterar, voy a ir al molino a pedirle al molinero harina para poner mi pata muy blanquita." Así lo hizo el lobo y de nuevo fue a casa de los cabritillos. "¿Quién es?", dice un cabritillo. "Soy yo, vuestra mamá." "Enseña la patita por debajo de la puerta." El lobo metió su pata, ahora blanquita, por debajo de la puerta y todos los cabritillos dijeron: "¡Sí, sí! Es nuestra mamá, abrid la puerta." Entonces el lobo entró en la casa y se comió a seis de los cabritillos, menos a uno, el más pequeño, que se había escondido en la cajita del reloj.

El lobo con una barriga muy gorda salió de la casa hacia el río, bebió agua y se quedó dormido al lado del río. Mientras tanto mamá cabra llegó a casa. Al ver la puerta abierta entró muy nerviosa gritando: "¡Hijitos, dónde estáis! ¡ Hijitos, dónde estáis!". Una voz muy lejana decía: "¡Mamá, mamá!". "¿Dónde estás, hijo mío?". "Estoy aquí, en la cajita del reloj." La mamá cabra sacó al menor de sus hijos de la cajita del reloj, y el cabritillo le contó que el lobo había venido y se había comido a sus seis hermanitos. La mamá cabra le dijo a su hijito que cogiera hilo y una aguja, y juntos salieron a buscar al lobo. Le encontraron durmiendo profundamente. La mamá cabra abrió la barriga del lobo, sacó a sus hijitos, la llenó de piedras, luego la cosió y todos se fueron contentos. Al rato el lobo se despertó: "¡Oh¡ ¡Qué sed tengo, parece como si hubiera comido piedras!". Se arrastró por la tierra para acercarse al río a beber agua, pero al intentar beber, cayó al río y se ahogó, pues no podía moverse, ya que su barriga estaba llena de muchas y pesadas piedras. Al legar a casa, la mamá regañó a los cabritillos diciéndoles que no debieron desobedecerla, pues mira lo que había pasado.

Cuentos de Perrault

Post Nº:427

domingo, 13 de diciembre de 2009

Las hogueras



Los días 13 de Diciembre y 17 de Enero, hacíamos hogueras en honor de santa Lucía y san Antón respectivamente. Mucho tiempo antes, los escolares nos afanábamos en recoger leña para conseguir que la nuestra -cada barrio tenía la suya- fuera la mayor. La más grande, la de flamas más altas, la de mayor rescaldo y la que más aguantaba sus brasas. Esto último iba en función de los troncos gordos que se le hubieran añadido. Yo vivía en el barrio bajo. Nos íbamos a la humbría del Morrón a arrancar estepas y enebros que luego arrastrábamos al "depósito". Generalmente, en nuestro caso, detrás de la casa de Armando. ¡Qué trabajos y sofocones! La fuerza que teníamos, más bien escasa. Pero era tanta la ilusión, que todo se asumía y superaba. Alguna vez, los del barrio alto, Crispin y Leonardo, nos quitaban leña de la recogida. Llegado el día, a veces había que quitar la nieve con una pala para poder preparar la hoguera.

Llevábamos la leña que habíamos arrancado el mes anterior y además, recogíamos casa por casa de todos y cada uno de los vecinos del barrio. Algún mayor, casi siempre algún molinero, era el encargado de hacer la bardera en condiciones. Una vez recogidas y ordeñadas las cabras, y con el fin de que todos los vecinos pudieran participar y calentarse, le daban fuego. Los críos, queríamos que la nuestra fuera la última en encenderse y arder. Como ya era de noche, por el resplandor se sabía cuando se estaba quemando cada cual. En mis tiempos, rivalizaban las del barrio bajo y el barrio alto. Una vez dado fuego a la pira, íbamos a ver las demás. Que siempre eran más pequeñas.

Los vecinos se solían reunir para pasar la velada y si hacía buena noche, asar patatas u otras cosas, pues la matancía ya estaba en marcha. Los críos, velando la hoguera hasta las tantas. Los menos críos, de cañera o paseando la breva.

Una noche, los mozos que iban a la escuela de adultos, con un carro que llevaron a mano, trajeron estepas a nuestra hoguera. ¡Qué regocijo!. La desgracia fué que pusieron algunas piedras en la carretera -jugando entre ellos sin pensar en más- y acertó a pasar un taxi de otro pueblo. ¡Entonces que no había un puto coche!. El tío se lo tomó como algo personal y algunos de ellos tuvieron problemas. La guardia civil en aquél tiempo era la ostia (las que repartían a la más mínima................)

Hasta hace poco, aún se mantenía la costumbre. Ahora, ya no hay viejos ni jóvenes que las mantengan.
enviado martes, 12 de diciembre de 2006 10:31 por WARRIORV

jueves, 10 de diciembre de 2009

Amnesia

La semana que viene, hará un año que quedé liberado de la maldición bíblica que sobre el hombre descargó el Creador en el Paraíso. De una de ellas, pues las otras, no hay dios que las quite ni atenúe.

Ciertamente, parece que en mí existe una especie de amnesia u olvido sobre este tema. No tengo tantos recuerdos como de mis vivencias infantiles y juveniles a pesar de ser estas más prolongadas en el tiempo y también, alguna, muy amarga. Pues si de por sí ya es una condena tener que ganarte el pan con el sudor de tu frente, a veces resulta frustrante y mentalmente castrante tener que soportar a indivíduos incapaces, ineptos, trepas y o malcarados, cuando no hideputas o kabrones sin paliativos. O cuando hay que obedecer órdenes que insultan a la inteligencia, capacidad y profesionalidad de las personas, por parte de los "jefes" de turno.

También sufrí a estos fulanos. Anécdotas, muchas. Que merezcan plasmarse aquí, creo que pocas. He ido escribiendo y describiendo en diferentes posts algunos eventos que me han ocurrido en varios curros y etapas. Algo contaré más adelante, cuando me vengan a la mente. De mi última etapa y empresa, a la que aún sigo perteneciendo, está tan fresco el recuerdo y las heridas tan en carne viva, que no es que no tenga algún recuerdo sino que me niego a traerlos a mi mente. Necesito tiempo.

Solo una reflexión: dios te libre de quien pasa de servilleta a mantel. Estos son los peores; mas rastreros y lameculos que nadie. En una empresa tuve, en un riempo, un fulano al que pudiéramos considerar como amigo. Incluso llegamos a reunirnos con las respectivas mujeres. El dueño, un chatarrero fascista y franquista venido a más, se pulió al encargado. Reunió a toda la plantilla y lo insultó y casi agredió ante la impasibilidad de todos. Y puso de encargado a este "amigo" mío. Vaya kabrón. Casi me cuesta el despido. También intentaron hacer conmigo lo mismo pero me reí en sus narices. Al volver de Alemania, me lo encontré en la nueva empresa. Vino a saludarme y por supuesto, solo le ofrecí mi desprecio. Y siempre tuve mayor categoría profesional que él. De la otra, anegas más. Ke se joda.

Post Nº:426

miércoles, 9 de diciembre de 2009

CHANTAJE EN VIGO

Patente de corso, por Arturo Pérez-Reverte

Vigo. O sea, Galicia. España. Estado moderno –dicho sea lo de Estado con las cautelas oportunas–. Democracia constitucional con supuestos derechos y libertades de cada cual. En mi casa mando yo, resumiendo. Y mi amigo Manolo, que es un ingenuo y se lo cree, necesita cubrir un puesto de auditor. Es una oferta seria y bien remunerada. Así que publica un anuncio en la prensa local: «Se necesita auditor para empresa solvente». Y empieza el circo.

La cosa se encarna en inspectora de Trabajo y Asuntos Sociales, con todas sus letras. Hola, buenas, dice la pava. ¿Cómo es que solicitan ustedes un auditor, y no un auditor o una auditora? Mi amigo, que es hombre culto, conoce las normas de la Real Academia en particular y de la lengua española en general, y no trinca de la corrección política ni de la gilipollez pública, como otros, argumenta que auditor es masculino genérico, y que su uso con carácter neutro engloba el masculino y el femenino desde Cervantes a Vargas Llosa, más o menos. No añade, porque es chico educado y tampoco quiere broncas, que no es asunto suyo, ni de su empresa, que una pandilla de feminazis oportunistas, crecidas por el silencio de los borregos, la ignorancia nacional y la complicidad de una clase política prevaricadora y analfabeta, necesite justificar su negocio de subvenciones e influencias elevando la estupidez a la categoría de norma, y violentando a su conveniencia la lógica natural de un idioma que, aparte de ellas, hablan cuatrocientos millones de personas en todo el mundo. Olvidando, de paso, que la norma no se impone por decreto, sino que son el uso y la sabiduría de la propia lengua hablada y escrita los que crean esa norma; y que las academias, diccionarios, gramáticas y ortografías se limitan a registrar el hecho lingüístico, a fijarlo y a limpiarlo para su común conocimiento y mayor eficacia. Porque no es que, como afirman algunos tontos, las academias sean lentas y vayan detrás de la lengua de la calle. Es que su misión es precisamente ésa: ir detrás, recogiendo la ropa tirada por el suelo, haciendo inventario de ésta y ordenando los armarios.

Pero volvamos a Vigo. A los pocos días de la visita de la inspectora mentada, Manolo recibe un oficio, o diligencia, donde «se requiere a la empresa la subsanación de las ofertas vigentes y la realización de las futuras o bien en términos neutros, o bien referida simultáneamente a trabajadores de ambos sexos». Dicho en corto –aparte la ausencia de coma tras futuras y la falta de concordancia de referida–: o en el futuro pide auditor o auditora, con tres palabras en vez de una, en anuncios que se cobran precisamente por palabras, o deberá atenerse a las consecuencias. Y a mi amigo, claro, se lo llevan los diablos. «O es un chantaje feminista más –se lamenta–, o mi anuncio despista de verdad, y algunas mujeres ignorantes o estúpidas creen que no pueden optar a ese puesto de trabajo. Lo que sería aún más grave. Si lo que tanta idiotez de género ha conseguido es que, al final, una mujer crea que ofrecer un trabajo de auditor es sólo para hombres y no para ella, todo esto es una puñetera mierda.» Etcétera.

El caso es que, resuelto a defender su derecho de anunciarse en correcto castellano, Manolo se pone en contacto con los servicios jurídicos del Ministerio de Igualdad, donde una abogada razonable, competente y muy amable –lo hago constar para los efectos oportunos–, le dice que, con la ley de Igualdad en la mano, la inspectora de Vigo «puede haber creído detectar» discriminación en el anuncio, y que la empresa se expone a una sanción futura si no rectifica. «¿Entonces, la legalidad o ilegalidad de mi anuncio depende de la opinión particular de cualquier funcionario que lo lea, por encima de la Real Academia Española?», pregunta Manolo. «Más o menos», responde la abogada. «¿Y qué pasaría si yo recurriese legalmente, respaldado por informes periciales de lingüistas o académicos?», insiste mi amigo. «Pasaría –es la respuesta– que tal vez ganase usted. Pero eso dependería del juez.»

Es inútil añadir que, ante la perspectiva de un procedimiento judicial de incierto resultado, que iba a costarle más que las dos palabras suplementarias del anuncio, Manolo ha cedido al chantaje, y lo de auditor a secas se lo ha comido con patatas. «Auditor, auditora y auditoro con miembros y miembras», creo que pone ahora. Con mayúsculas. Tampoco está el patio para defensas numantinas. Esto es España, líder de Europa y pasmo de Occidente: el continuo disparate donde la razón vive indefensa y cualquier imbecilidad tiene su asiento. Como dice el pobre Manolo, «lo mismo voy a juicio, colega, me toca una juez feminista y encima me jode vivo». Intento consolarlo diciéndole que peor habría sido, en vez de auditor, necesitar otra cosa. Un albañil, por ejemplo. O albañila.

XLSemanal 06.12.09

¡¡Manda cojones!!

Post Nº:425

martes, 8 de diciembre de 2009

Movida

La que hay en La Comunidad de El País es gorda. Andan, andamos, los blogeros revolucionados, exaltados, cabreados y en desbandada. En mi caso, no tanto pues hace tiempo que emigré aunque conservo el blog abierto.

Ahora se han sacado nuevas normas que la mayoría rechaza. La mayoría que yo conozco o me suena. Exigen Nombre y DNI aunque esto no es lo que enerva al respetable sino que tiene que ceder sus derechos de autor al periódico. También que, de usar algo de lo escrito por los blogeros, declinan toda responsabilidad y se la achacan o descargan al titular del blog, si alguien les reclama derechos de propiedad.

Ante tanto intríngulis y complicaciones, el menda, deja de publicar nada en esa Comunidad y más ahora que prácticamente lo que hacía era copiar artículos de periódicos digitales y pegarlos allí. No por nada, sino porque creía que tenían interés y debían ser divulgados. No sea que el día menos pensado me quieran enchironar por copión.

Así que nada, como si no me identifico, no puedo acceder, pues corramos un estupido velo y a quien dios se la dé, que san Peter se la bendiga. Volveré a leer y comentar, mas no a escribir. Por cierto que he leído un comentario en un blog que era la biografía de Juanli Cebrián (sic). En el supuesto que fuera verdadera, vaya figura. Personalmente, no me cae demasiado bien. Pienso que es uno de esos personajes que se aprovechan y no les importa demasiado el modo de conseguirlo.

Post Nº:424

sábado, 5 de diciembre de 2009

Mobbing

Llevaban muchos años de mutua compañía. El camino no había sido fácil. Duras y largas jornadas de trabajo y caminatas. Los dos compañeros habían tenido de todo. Grandes conversaciones y no menos grandes silencios. Monólogos virtuales las más de las veces. El uno, histriónico, dado a grandes aspavimentos y diatribas; el otro, fiel cumplidor de su obligación en abnegado silencio.

Cuando las cosas no salían bien, siempre pagaba las consecuencias el que más a mano se encontraba. Que casi siempre era el. Pues hasta el refrán lo reconoce: "el burro que más trabaja, el que peor albarda lleva". Aunque había sido trabajador inagotable, los años y los esfuerzos pasados, comenzaban a dejarse sentir. En ambos. Su andar y su figura, comenzaban a reflejar las secuelas del paso del tiempo. Su mirada, antaño vivaz, iba poco a poco tornándose melancólica y apagada.

Un día, a la hora acostumbrada, nadie lo fue a buscar. Qué extraño, pensó. ¿Habrá pasado algo y no me he enterado?. Durante todos estos años, al despuntar el día, siempre han venido a visitarme o a llevarme a realizar la tarea diaria. Pasaron las horas, estaba intranquilo por la incertidumbre. Sumergido en sus pensamientos, no se percató de la presencia exterior de gentes extrañas. De pronto, abrióse la puerta de la estancia y le hablaron.

Venga vamos Navarro. Vió gente forana, lo cual le inquietó aún más. Le invitaron a seguirlos. No comprendo que pasa ¿dónde me llevan?. Había más pasajeros en el vehículo al que le invitaron a subir. ¿De dónde venís?, preguntó. El más cercano le comentó que los últimos años había trabajado en un molino. Había dos más que acababan de sufrir un ERE e iban al paro. Suponían. ¿Y yo?. Mi amo no me ha dicho ni una palabra. Solo una lágrima fugaz le dió la respuesta.

Post Nº:423

viernes, 4 de diciembre de 2009

Maestro, me uno a tu dolor

"Disculpen las últimas idas y venidas sin previo aviso, pero éstos han sido para mí días muy difíciles. Ha muerto Manuela Trujillo, mi esposa y compañera, y ello ha supuesto la experiencia más dura y devastadora de mi vida. Permítanme que utilice este espacio para dar las gracias, de todo corazón, a los cientos de personas que me han hecho llegar su cariño y su apoyo. Y permítanme asimismo incidir sobre dos asuntos de interés general que han ocupado mi conciencia y mi entendimiento durante las últimas jornadas.

En primer lugar, debo romper aquí otra lanza por la sanidad pública y sus profesionales. Es imposible imaginar cómo podría sostenerse la estabilidad e integración social de Aragón y el resto de España sin el actual sistema de salud; un sistema que no sólo es universal y gratuito sino que exhibe un alto nivel técnico, científico y humano. Hemos de defenderlo con uñas y dientes, pues tiene poderosos enemigos.

En segundo lugar, he de traer a colación un tema todavía más complejo pero fundamental: el inalienable derecho a morir con dignidad; es decir, a la eutanasia. A las personas civilizadas se nos hace muy difícil digerir que cuando una enfermedad incurable ha sido diagnosticada sin margen de error, quien la sufre deba soportar aún (carente de toda esperanza) un largo calvario durante el cual los médicos no pueden ir más allá de una sedación ligera que atenúe el sufrimiento... pero sin provocar la parada cardiorrespiratoria. Es absurdo y cruel.

En España se combate poco y mal el dolor (nuestro consumo de mórficos es bajísimo) y se abordan con inauditas precauciones y protocolos los cuidados paliativos. Dicen que ello se debe a prejuicios culturales. ¿Culturales? No: religiosos e ideológicos. La Santa Madre Iglesia se recrea en la angustia de las agonías prolongadas. Sólo faltó el incidente del Hospital de Leganés (donde el aguirrismo y la extrema derecha mediática exhibieron su horrenda catadura moral) para amedrentar a los médicos más compasivos. Espero sin embargo que los seres humanos sepamos poner fin a tan inaceptable situación. Ése será desde ahora uno de mis mayores empeños. Se lo debo a ella".


04/12/2009 JOSÉ LUIS Trasobares


Maestro: Te había echado de menos ignorando el motivo de tu ausencia. Créeme si te digo que, aunque suene a palabra huera, comparto tu dolor. Este medio nos acerca tanto, que aún sin conocernos personalmente, hace que poco a poco vayamos formando una familia, que aunque virtual, comparte las alegrías y las penas de sus miembros. Un fuerte abrazo, amigo


Post Nº:422

jueves, 3 de diciembre de 2009

La propiedad ¿intelectual?

Conocí y trabajé con un joven, en aquella época lo éramos los dos, entusiasta de la música y de las letras, sobre todo. Para él, era su sueño y su dedicación. Cumplía con su trabajo como un mero modus vivendi necesario para sustentar su otra pasión y su persona.

Pero como casi todos los jóvenes idealistas, era un cándido creyente en la bondad ajena. Así, componía canciones y el muy primaveras se las enviaba a cantantes consagrados con los cuales él tenía alguna sintonía. Confiaba en que si le gustaban, se las devolvería dándole una palmadita en la espalda o yo que sé cuales serían sus esperanzas.

Y ocurrió lo previsible. Una canción le gustó al cantante de turno y la incorporó a su repertorio. Y triunfó. No puedo recordar el título que el fulano le dió. Pero era bonita y triunfó, de ello doy fe. Fué Juan Pando I, el presunto autor que se apropió de la letra de aquella canción.

J.F. Bueno Oloriz, el verdadero autor, le reclamó su caradura y la desfachatez de hacer suya esa canción. Aún sigue sentado esperando una respuesta.

Esta historia, real, me ha venido a la memoria a raíz de la que se está montando en internet con la propiedad intelectual. Porque esta es solo una muestra; a mi no me cabe ninguna duda de que han habido y habrán muchos Juanes infelices y crédulos que guiados de la misma ilusión y poesía que mi compañero de trabajo, enviarán a personas que creen honestas el fruto de sus delirios y grandezas o miserias. Si alguna triunfa, aunque sea "modificada", si te he visto, no me acuerdo.

Y diría más. Con la proliferación de bloggers de toda especie y condición, se ha abierto un campo ilimitado a muchos de esos presuntos intelectuales, cantantes o no, donde ir a recoger el fruto del pensamiento ajeno; historias, guerras o cualesquiera otros productos de un momento de calentura o fantasía, que harán suyos, y después nos exijirán el royalty o peaje, lo leamos, usemos, o no.

La XTAE, se está labrando su ruina a pulso. Zapatero, también.

Post Nº:421

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet”.

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1.-Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.



Post Nº:420

Carril bici, no gracias

Carta al director del Heraldo

Pues mire usté. Como todo debe tener su punto de equilibrio, diré que no estoy de acuerdo con este desmadre ciclista que nos invade. Y no porque cada uno no pueda tener un lugar en el cual expansionarse, sino porque no se puede acogotar a los demás por mor de una moda, pasajera o no.

Los ciclistas han tomado las calles, o mejor dicho las aceras, a su voluntad y servicio. Ya no puedes ir tranquilamente por ellas pensando que te encuentras a salvo. Y luego está el "perjuicio" que se está ocasionando a los vehículos a motor, o sea, a la gallina de los huevos de oro. Que están fritos a gastos e impuestos de toda índole por las "autoridades" pero que los someten , con el mismo ardor y empeño a todo tipo de restricciones con el fin de axfisiarlos.

¿Qué impuesto paga una bicicleta? ¿Acaso están sufragando el gasto millonario que suponen las toneladas de hormigón o asfalto, necesarias para construir los carriles bici, con esos impuestos? Queremos una industria automovilística boyante, con miles de empleos, sin despidos, y a la vez, ponen cada día más impedimentos a la circulación de estos vehículos. Es más, emplean sus impuestos, en aniquilarlos.

La iniciativa del ayuntamiento zaragozano de las bicis aparcadas en las aceras, no me juego un duro a que, como la armada del Ebro, si genera algún beneficio irá a parar a manos privadas y sino también, en tanto que el común de los ciudadanos y a la vez no usuarios y sí sufridores, no una minoria, apechugará con las más que seguras pérdidas del invento. Ya sufragamos los gastos del carril bici para empezar.

Por último, una experiencia desagradable, o más. Los ciclistas no respetan los semáforos ni las aceras. A mi mujer, la atropelló uno en un paso semafórico, en verde para ella. En el hospital Clínico, existe una calle – la de entrada a CC.EE.- que antes tenía sitio para estacionar. Pues un día me tocó ir a urgencias con mi nieta, y debí dejar a mi hija y emprender una odisea para poder aparcar. Esa calle, ahora tiene dos carriles bici por los que podría circular un trailer; pero claro, es mejor dar gusto a quienes meten bulla y no pagan impuestos, que facilitar el aparcamiento a quienes con urgencia tienen que acudir al hospital.

Y ya que viene a colación, el día que vallen el solar que hay frente a Tráfico, que los dioses nos asistan, pero eso sí, habrá un hermoso y ecológico espacio muerto de risa en tanto a alguno nos dará un soponcio por no poder dejar el coche en parte alguna. Y si alguien, harto, lo deja en el carril bici, se encontrará que la grúa se lo ha llevado y que sale en los papeles por haber cometido la osadía de dejarlo allí.

PD.- Envío este escrito tras comprobar que no ha sido publicado en la noticia sobre el carril bici de su periódico. Lo cual significa que es posible que tenga algo de razón.



El kabrón dice que es algo estrecho. ¡Qué rentabilidad la obtenida a ese despilfarro! Y los coches jodiéndose y chupando retenciónes.

Post Nº:419

Ratas de sacristía.


Llevo unos días rondándome la cabeza escribir algo sobre el tema. Mas estoy ligeramente fatigado tras el vuelco y ordenamiento de todas las fotos guardadas en el pendrive a un almacenamiento on line. La clasificación por temas y la subida del disco duro, se ha hecho farragosa y ya tengo la mente saturada. Esta es una buena medida para guardar sin ocupar espacio y disponer de ellas en cualquier momento.

Por este motivo, no se me ocurren más que insultos para calificar al talibán ese de la conferencia episcopal. Pero que cara más dura tiene el hijoputa. Y no menos que todos los perros -y perras- rabios@s que pululan por los medios de in-comunicación.

Esta rata de sacristía, no para de salir por donde lo quieran sacar excomulgando a los diputados. Y la verdad es que me importa un carajoy, pero no puedo soportar su jeta rosada y bien alimentada lanzando anatemas contra todo lo que se menea y no acata su santa voluntad. Siguen en la edad de piedra. Solo les falta salir en lo alto de la pirámide acojonando al personal. Y lo siguen haciendo, aunque han cambiado los púlpitos por los micrófonos y las cámaras de TV.

Resulta patético ver al presidente del congreso, otro meapilas, intentando quitarse la extremaunción de encima a base de recordar a los obispos que nunca negaron la comunión al asesino Pinochet. Como si eso les importara a ellos. Valientes cínicos están hechos. Pero de todo lo que está pasando, y en este caso no es retórica, la culpa la tiene el gobierno zarrapatones. La Mari Tere, ponía cara de boba cuando estaba con los cardenales. Les han dado demasiado dinero y muchas alas.

En el pueblo, para que las gallinas no se fueran del corral, a veces a poner el huevo al nidal vecino, les cortaban las plumas de las alas para que no pudieran volar. A estos, nunca les han dado un repaso en forma y una buena patada en el culo y así tienen ellos de humos y de dineros.

Menos mal que no se pueden ver con los otros talibanes, sino el mundo, sería inhabitable.

Post Nº:418