Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Carril bici, no gracias

Carta al director del Heraldo

Pues mire usté. Como todo debe tener su punto de equilibrio, diré que no estoy de acuerdo con este desmadre ciclista que nos invade. Y no porque cada uno no pueda tener un lugar en el cual expansionarse, sino porque no se puede acogotar a los demás por mor de una moda, pasajera o no.

Los ciclistas han tomado las calles, o mejor dicho las aceras, a su voluntad y servicio. Ya no puedes ir tranquilamente por ellas pensando que te encuentras a salvo. Y luego está el "perjuicio" que se está ocasionando a los vehículos a motor, o sea, a la gallina de los huevos de oro. Que están fritos a gastos e impuestos de toda índole por las "autoridades" pero que los someten , con el mismo ardor y empeño a todo tipo de restricciones con el fin de axfisiarlos.

¿Qué impuesto paga una bicicleta? ¿Acaso están sufragando el gasto millonario que suponen las toneladas de hormigón o asfalto, necesarias para construir los carriles bici, con esos impuestos? Queremos una industria automovilística boyante, con miles de empleos, sin despidos, y a la vez, ponen cada día más impedimentos a la circulación de estos vehículos. Es más, emplean sus impuestos, en aniquilarlos.

La iniciativa del ayuntamiento zaragozano de las bicis aparcadas en las aceras, no me juego un duro a que, como la armada del Ebro, si genera algún beneficio irá a parar a manos privadas y sino también, en tanto que el común de los ciudadanos y a la vez no usuarios y sí sufridores, no una minoria, apechugará con las más que seguras pérdidas del invento. Ya sufragamos los gastos del carril bici para empezar.

Por último, una experiencia desagradable, o más. Los ciclistas no respetan los semáforos ni las aceras. A mi mujer, la atropelló uno en un paso semafórico, en verde para ella. En el hospital Clínico, existe una calle – la de entrada a CC.EE.- que antes tenía sitio para estacionar. Pues un día me tocó ir a urgencias con mi nieta, y debí dejar a mi hija y emprender una odisea para poder aparcar. Esa calle, ahora tiene dos carriles bici por los que podría circular un trailer; pero claro, es mejor dar gusto a quienes meten bulla y no pagan impuestos, que facilitar el aparcamiento a quienes con urgencia tienen que acudir al hospital.

Y ya que viene a colación, el día que vallen el solar que hay frente a Tráfico, que los dioses nos asistan, pero eso sí, habrá un hermoso y ecológico espacio muerto de risa en tanto a alguno nos dará un soponcio por no poder dejar el coche en parte alguna. Y si alguien, harto, lo deja en el carril bici, se encontrará que la grúa se lo ha llevado y que sale en los papeles por haber cometido la osadía de dejarlo allí.

PD.- Envío este escrito tras comprobar que no ha sido publicado en la noticia sobre el carril bici de su periódico. Lo cual significa que es posible que tenga algo de razón.



El kabrón dice que es algo estrecho. ¡Qué rentabilidad la obtenida a ese despilfarro! Y los coches jodiéndose y chupando retenciónes.

Post Nº:419

No hay comentarios: