miércoles, 2 de diciembre de 2009

Ratas de sacristía.


Llevo unos días rondándome la cabeza escribir algo sobre el tema. Mas estoy ligeramente fatigado tras el vuelco y ordenamiento de todas las fotos guardadas en el pendrive a un almacenamiento on line. La clasificación por temas y la subida del disco duro, se ha hecho farragosa y ya tengo la mente saturada. Esta es una buena medida para guardar sin ocupar espacio y disponer de ellas en cualquier momento.

Por este motivo, no se me ocurren más que insultos para calificar al talibán ese de la conferencia episcopal. Pero que cara más dura tiene el hijoputa. Y no menos que todos los perros -y perras- rabios@s que pululan por los medios de in-comunicación.

Esta rata de sacristía, no para de salir por donde lo quieran sacar excomulgando a los diputados. Y la verdad es que me importa un carajoy, pero no puedo soportar su jeta rosada y bien alimentada lanzando anatemas contra todo lo que se menea y no acata su santa voluntad. Siguen en la edad de piedra. Solo les falta salir en lo alto de la pirámide acojonando al personal. Y lo siguen haciendo, aunque han cambiado los púlpitos por los micrófonos y las cámaras de TV.

Resulta patético ver al presidente del congreso, otro meapilas, intentando quitarse la extremaunción de encima a base de recordar a los obispos que nunca negaron la comunión al asesino Pinochet. Como si eso les importara a ellos. Valientes cínicos están hechos. Pero de todo lo que está pasando, y en este caso no es retórica, la culpa la tiene el gobierno zarrapatones. La Mari Tere, ponía cara de boba cuando estaba con los cardenales. Les han dado demasiado dinero y muchas alas.

En el pueblo, para que las gallinas no se fueran del corral, a veces a poner el huevo al nidal vecino, les cortaban las plumas de las alas para que no pudieran volar. A estos, nunca les han dado un repaso en forma y una buena patada en el culo y así tienen ellos de humos y de dineros.

Menos mal que no se pueden ver con los otros talibanes, sino el mundo, sería inhabitable.

Post Nº:418

No hay comentarios: