Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

jueves, 5 de marzo de 2009

Cincomarzada



Esta foto fue tomada en el año 1930. Son vecinos del barrio de San Pablo de Zaragoza celebrando en las riberas del Ebro la popular fiesta ciudadana.








Como no podía ser menos, debía ocurrir en este día. No hubiera tenido sentido celebrar la cincomarzada el 31 de Mayo.

Según cuentan las crónicas, se celebra el día en que los habitantes zaragozanos echaron de la ciudad a un general carlista que la había tomado.

La noche del 5 de marzo de 1838 las tropas de Juan Cabañero consiguieron ocupar parte de la ciudad pero ante la resistencia de sus habitantes y las noticias de que se acercaba, volviendo a sus cuarteles, la tropa isabelina, los carlistas abandonaron inmediatamente otra vez la ciudad.

Se cuenta que Cabañero, nada más ocupar la ciudad, entró en una chocolatería y pidió un tazón de chocolate bien caliente pero tuvo que huir sin haberlo probado. En 1840, unido tras el Convenio de Oñate a Espartero, entró en Zaragoza formando parte de las tropas isabelinas que habían de combatir a Cabrera. Los zaragozanos, al verlo desfilar por sus calles, le gritaban: «¡Cabañero, que se te ha enfriado el chocolate!»


La verdad es que personalmente, no creo que la efemérides merezca tanta celebración. Ocurre que hay gente que a la mínima aprovecha para el jolgorio. Hay que aclarar que, la fiesta, solo es local. Afecta solo a la ciudad de Zaragoza y los pueblos que pertenecen a su ayuntamiento.

Como nunca me ha tocado fiesta en este día, pues no le tengo especial apego. Y ahora, que todos los días para mí lo son, no habría de ser diferente. Se celebra desde que se instauró la democracia (bueno o lo que sea) y ha sufrido sus vicisitudes. Nadie la quiere al lado porque los usuarios, dejan todo hecho polvo y lleno de basura.

Hará dos o tres años, murió una señora en el parque del tío Jorge a causa de una rama que el cierzo desprendió de un árbol. Estos políticos de habas que nos toca sufrir, solo ponen remedios después de la herida. Ellos, com el ex-biministro que padecemos como alcalde, se van a vivir a lugares exclusivos y alejados de la ciudad, donde no les molestan ni las ferias, botellones, macroconciertos o bacanales de cualquier tipo.

Este año, lo celebran en el parque del agua, junto a la ex-Expo; y va camino de convertirse en una nueva polémica por el emplazamiento.