Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse

viernes, 16 de octubre de 2009

Solo sullo de cochino

El otro día preparé unos solomillos de cerdo con muchas cosas. Para ello partí de una receta vista en internet a la que le apliqué mi copyright y mis propias ideas y condimentos.

Como ya he dicho en el anterior post, quien quiera hacer un guiso basado en mis experimentos, tendrá que tener unas nociones previas de lo que lleva entre manos y las cantidades a emplear.

Yo preparé ese plato para 10 personas. Empleé:

-Tres solomillos

-Cebolla

-Tres zanahorias

-Dos manzanas reineta

-Tres naranjas pequeñas (su zumo)

-Tres dientes de ajo

-Una hoja de laurel

-Un vaso mediano de vino (de mi cubeta del trastero)

-Un pizco de canela molida

-Pimienta molida

-Sal

-Aceite virgen de oliva y una cucharadita de manteca de cerdo

-Una bolsa de ciruelas pasas


PROCESO

Una vez salados y espolvoreada pimienta (con conocimiento) sobre los solomillos, los doramos en una tortera espaciosa dándoles vueltas para que queden uniformes. Los retiramos a una fuente.

A continuación, en la misma tortera, echamos la cebolla previamente cortada a cuadritos y la zanahoria en rodajas finas, la hoja de laurel, los ajos y una ramita de tomillo. Lo rehogamos hasta que esté casi frito. Añadimos el vasito de vino,el zumo de naranja, el pellizco de canela y la manzana pelada y cortada a cuadritos. Removemos y cuando empieza a hervir, añadimos los solomillos. Cubriremos con agua si no hay suficiente caldo.

Probamos y dejamos en su punto de sal. Dejaremos hervir a fuego lento durante 30/35 minutos girando de vez en cuando la carne para su cocción uniforme.

Una vez acabado su tiempo, sacaremos la carne a una fuente apropiada que pueda meterse al horno y procederemos a pasar por el turmix la salsa y después por un colador, estilo Arguiñano, para darle mas finura. Cubrimos los solomillos con esta salsa y le añadimos las ciruelas pasas.

En mi caso, dejé reposar más de un día el invento con lo que ganó en sabor al adobarse todo junto. Para servir, antes corté a rodajas de un centímetro de grosor los solomillos y metí al horno la fuente. Sin llegar a hervir, solamente calentar el guiso. Estaba de rechupete a pesar de ser la primera vez que lo hacía. Las ciruelas. dan un sabor especial al plato.