Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

martes, 17 de noviembre de 2009

Circo

Los rebaños o manadas de animales se mueven a impulsos. A oleadas. Cambian de espacio o posición, sin atender a un canon lógico que controle u ordene esos movimientos. A veces, las más, porque creen ver o intuyen un peligro que les hace huir, pero otras, ese sexto sentido no les sirve más que para caer de lleno en el. Sobre todo si la cacería está organizada.

Últimamente, esto les suele pasar a los llamados medios de comunicación. Con la salvedad de que ellos, suelen ser los predadores y mínimamete, las víctimas. Estas son, en primer lugar, los seguidores; que serán conveniente desinformados o manipulados según la orientación del medio transmisor. Hasta el punto de hacer suyas las informaciones, sesgadas o no, recibidas.

Resulta ilustrativo y conmovedor, ver como personas que no comulgarían con las ideas de la matriz emisora, hacen suyas y asimilan las ideas, demagógicas las más de las veces, vertidas por los voceros canallas desde la misma.

Hoy, me quiero referir al circo mediático montado en Huesca sobre el juicio por el asesinato del alcalde de Fago. Que tal montaje viene dado no por la importancia del muerto, sino por ser alcalde en el momento de su muerte.

Cuando comienzan a extinguirse los ecos/réditos del secuestro del atunero, bien por agotamiento, bien por silencio impuesto, -que no creo-, salta como agua de Mayo el inicio del juicio contra Santiago Mainar. Y allá van, como borregos, todos a magnificar, -a hacer su trabajo según ellos-, el espectáculo. Luego y antes, vendrán los buitres carroñeros tertulianos -nueva especie, plaga más bien-, a ilustrarnos sobre qué ocurrió, cómo, dónde, porqué, etc, etc.

No hay emisora o periódico que se precie que no tenga allí montado su chiringuito informativo. Quieren su parte de carnaza. Entretanto, el pobre presunto culpable, hasta es posible que, crecido por la importancia que se le concede, desvaríe y olvide que es flor de un día o dos, lo que dure el circo o hasta que salte otra cuestión que tenga más morbo que "lo suyo". (La mujer del patrón del anterior atunero secuestrado, por teléfono comunicaba alborozada a su marido que su hija había salido por la tele. Hay que joderse).

A ninguno de ellos, medios, mirones, escuchones y sobre todo a los responsables verdaderos del suceso, les importará un carajo saber porqué sucedió el crimen. Lo achacarán a rencillas pueblerinas pero no ahondarán en el verdadero fondo del asunto. Y es la indefensión en la que se encuentra el ciudadano frente a la administración, sea esta local o superior. En los municipios donde el alcalde es un taravilla, deshonesto, fullero o ladrón, o todo a la vez, los ciudadanos están indefensos y maniatados, sometidos al albur de las decisiones de esos barandas que hacen y deshacen a su antojo, sin rendir cuentas a nadie porque están protejidos por la omertá de los partidos en que militan o simplemente les han acogido o se han refugiado.

Si se miraran con lupa todos los ayuntamientos, la mierda que encubren dejaría pequeñas a todas las granjas porcinas y vacunas del país juntas. Alguna prueba, mínima sobre lo existente, vamos viendo todos los días. Hasta que alguna vez salta la chispa y alguien pierde el oremus y en su impotencia, da lugar a sucesos como el de Fago.

Post Nº:410