Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

domingo, 31 de enero de 2010

La líder esa





Decía Tomás de Aquino que "corruptio optimi pessima". Lo cual viene a significar que ya en su tiempo había corrupción, inmoralidad y fraude o que tenía una inmensa visión de futuro para detectar con tanta anticipación y claridad lo que en estos nuestros días está ocurriendo por doquier , y sobre todo, en las filas de quienes podríamos llamar, aunque él quizá renegara de ellos, "los suyos".

Si determináramos buscar y exponer a alguien como crisol de todas las perversiones y maldades, y su falta de ética y moral, aún habiendo mucho donde escoger, sin ninguna duda la elegiría a ella, la más de las más: la líder esa. Ayer nos deleitó, una vez más, con una de sus célebres intervenciones captadas afortunadamente por los hados hercianos. Así se las gasta, aunque lleva ya muchos años de carrera su lengua viperina y bífida.

Es una desgracia que los ciudadanos tengamos que soportar y mantener a una clase política corrupta y sin moral. Quizá no podamos opinar de otras épocas en las cuales la represión y la oscuridad o la lejanía, siguen preservándolas de la crítica y el conocimiento. Pero la actual, nos sirve para comprobar que los mejores, son los peores. En todo. Si de coña se cuela alguno bueno, dura menos que una raya en una fiesta de jaisosaiti.

En el caso de esta víbora, el azar o el destino la han puesto ahí, aunque ella y otros muchos hayan ayudado lo suyo. Ello nos certifica que van de la mano y son unos hijos de puta pues no hicieron, en su momento, lo que debieron. ¿Hasta cuando deberemos seguir sufriendo a esta casta tan descastada?.

Post Nº: 450

sábado, 30 de enero de 2010

Falta inspiración

Hoy, me gustaría escribir sobre algo agradable. Algún buen recuerdo. Pero el post sobre la nochevieja en Madrid me ha dejado un regusto amargo. Y no es que mis recuerdos se hayan acabado; es que no encuentro alguno que me inspire y sea digno de contar. Y mucho más difícil de plasmar en una cuartilla.

En los periódicos, me han publicado varios comentarios. Ya empecé en Cambio16, mira que hace años de esto. Pero claro, son artículos de opinión (cosa que aquí no deseo hacer) y para mí resultan sino más fáciles de escribir, -pues el tema te lo dan hecho-, sí de rebatir o apoyar. Evidentemente, esto no me ocurre con todo lo que leo. Pero cuando lo leído me motiva, las palabras salen con fluidez, dando lugar a tener que repasar lo escrito pues a veces más que fluir salen a borbotones, y quizá no las adecuadas. Ojo, no confundir con borbones.

Tampoco los recuerdos y vivencias han de tener interés salvo para el narrador. Cual abuelo Cebolleta, uno se entusiasma contando como buscaba nidos o los destrozaba; las aventuras cinegéticas vividas en la niñez, juventud o madurez. Y menos mal que río no hay, aunque sí renacuajos en el pozo de la Cruz (Todo se andará, pues pienso pescar en el mar).

Otras historias, quizá con más morbo, y de las cuales todas las personas debemos tener alguna, caen ya en la más estricta intimidad. Excepto para esa pléyade de sin-vergüenzas que exponen de plató en plató las miserias de su miserable vida; contadas a otros o por otros tan miserables o más que ellas y alimentando las hueras mentes de quienes las contemplan y aplauden.

Leí el año pasado el libro de Gabriel García Márquez "Vivir para contarla". Aparte de que se lee solo -por algo es premio Nóbel- (aunque no todo lo que reluce es oro en los nóbel), me entusiamó leer la gran cantidad de calamidades que pasó en su juventud, casi todas ellas ganadas a pulso. Pero a pesar de ello, el insistió en el oficio de escribidor aún en contra del criterio de su "papá". Pero no todos tenemos la fuerza de voluntad o la clarividencia mental para luchar o defender lo que queremos.

La suya, nos ha dado un escritor universal en nuestra lengua. Tan defenestrada hoy por algunos.


enviado jueves, 04 de enero de 2007 18:54 por WARRIORV

viernes, 29 de enero de 2010

Día de roscones


Hoy es día de roscones. San Valero, rosconero y ventolero. Es fiesta en la capital. En mi caso, como el lugar de trabajo está en un municipio diferente y alejado de esta, no he guardado nunca fiesta y por eso, no le tengo ningún apego especial. Y como ahora, todos los días son lunes, psssss, pues tampoco.

Pero yo no cuento. Hay que respetar la tradición y comer roscón como dios manda. En casa, lo ha pagado la señora madre de mi santa. Aunque hay una tradición, manipulada como todas, según los intereses de quien lo maneja o explica. Cada roscón, lleva una sorpresa que originariamente era un premio a quien le tocaba en su trozo de torta. Ahora nadie lo quiere porque significa pagar el roscón. Cosa que nunca se cumple pues ya está pagado. Pero se simula para mantener la intriga.

Esta mañana, reparten, dan, más de 20.000 raciones de roscón y chocolate en la plaza de la Seo. En esta catedral, se guardan los restos o reliquias del santo. Desde muy temprano, hay gentes haciendo cola en espera del susodicho desayuno: un trozo de rollo y un vaso de chocolote, jeje. Pues ¡qué aproveche, paisanos!.


Post Nº:449

jueves, 28 de enero de 2010

El furgón de cola



En la historia del tren minero de Ojos Negros a Sagunto, tuvo su parte de protagonismo el furgón de cola.

http://www.todotrenes.com/Curiosidades/verFichaCuriosidad.asp?Cnf=2, http://www.afzamorana.es/menera.htm

En los comienzos del funcionamiento del tren, parece ser que una vez al día le enganchaban un furgón de viajeros para uso interno, el cual no dudo que tuvo éxito partiendo del hecho de que muchos hemos viajado en el furgón e inclusive en las garitas de los vagones, sometidos a la inclemencia del tiempo o al polvo del mineral levantado por la velocidad del tren.

Pero un hecho que estuvo a punto de costar muy caro a sus ocupantes cortó de raíz este servicio. Bajando cargado el tren hacia Sagunto, en el puente de Albentosa descarrilaron algunos vagones, entre ellos el furgón de viajeros, quedando este a punto de caer al vacío. No pasó nada excepto el susto, pero el aviso abrió los ojos a los responsables y cerró la posibilidad de viajar gratis a los operarios o sus allegados.

Varias veces usé el tren como viajero ya que como operario no tuve oprtunidad. De Almohaja hasta Santa Eulalia, cuesta abajo rápida, daban ganas de rezar las últimas oraciones y encomendarse a todos los santos. El furgón iba de lado a lado culeando dando la impresión de que de un momento a otro comenzaría a dar saltos cayendo a la barranquera. Las huellas de los descarrilamientos estaban patentes y a la vista pues a menudo sucedían estas salidas de vía de uno o varios vagones.

Este furgón era aprovechado para el intercambio de mercancias entre las gentes de la mina y los del resto del recorrido del tren entre sí. Recuerdo que mi madre tenía un "correo" con sus parientas del Puerto de Sagunto: ella les enviaba patatas, por ejemplo, y a cambio recibía naranjas. Un cesto de mimbres muy bien tapado y cosido con un saco, lo cual no era obstáculo para que, en ocasiones, algún "desalmado" lo escarzara en el trayecto. Y como no, también para servicio interno de la empresa.

Mi padre también tenía familia en el Puerto. Hubo muchas familias que emigraron al completo del pueblo hacia los altos hornos o el servicio del ferrocarril. Este último estaba dividido en dos: hasta el Puerto Escandón, servía Ojos Negros; de alli hasta Sagunto, la base estaba en este último.

Bueno pues en una ocasión un primo hermano de mi padre había subido al pueblo y volvía al Puerto (así lo llamábamos nosotros). No debía encontrarse muy bien y el hombre estaría taciturno y callado. Los otros ocupantes del furgón, no tuvieron más que la macabra ocurrencia de cantarle el entierro. Una premonición que supongo lamentarían cuando se enteraran de que a los tres días, murió.






Fotos: Arriba, entrada a Túnel Pequeño bajando, Almohaja. Puente de Albentosa, abajo a la derecha.
Post Nº:448

martes, 26 de enero de 2010

Agradable sorpresa

Cuando escribo mis posts, siempre lo hago siguiendo mis impulsos y recuerdos. En esto, hago poca literatura. Empleo, lo mejor que sé, mi vocabulario más elemental, incluyendo, si me vienen a la memoria, los términos y denominaciones que empleábamos en aquellas circunstancias y ocasiones. Ha pasado tanto tiempo, que son más bien escasas esas palabras originales de nuestro acerbo y ancestros que no han sido sustituidas por otras más políticamente correctas.

Así puede ocurrir que mientras redacto, escriba directamente el pensamiento sin buscar palabras que podrían expresar esos pensamientos sin tanta crudeza o espontaneidad. Muchas personas, en otros foros, me han expresado su agrado por mi forma espontánea y directa de relatar mis vivencias.

Huyendo de estas manifestaciones he intentado camuflar, sin esconder, todo lo que he podido este blog cambiándolo de nombre o cerrándolo a los buscadores. No es el caso en este momento, en el cual no solo se puede acceder a el sino que a través suyo tengo enlaces a toda mi historia blogera.

Por eso ha sido para mí una sorpresa hallar el comentario de un lector a raíz de mi anterior post. ¿Cómo me has hallado? No he escrito en ningún sitio la dirección del mismo y el correo que dirigí al ayuntamiento del pueblo, nada tiene que ver con esta web. En cualquier caso, ha sido una agradable sorpresa que me ha devuelto a ese pueblo, a mis recuerdos juveniles, y a hacerme comprender que, aunque escriba para mí, puedo ser leído por los demás y también que a ellos, no les agrade tanto o les recuerden buenos momentos.

Sed bienvenidos.

Post Nº:447

lunes, 25 de enero de 2010

Rubielos de la Cérida


Rubielos de la Cérida era, es, el otro pueblo al que tuve vinculaciones a raíz del casamiento de una hermana de mi padre con un mozo de ese lugar.

Es un pueblo que está ubicado en la sierra Palomera y, echándole algo de imaginación, podría ser la boca de un volcán aunque no es realmente así. Hay un circo de montañas de una altura parecida a san Ginés. O sea, que hace un frío de cojones. Recuerdo haber estado una vez para las fiestas de san Sebastián, ahora en Enero, y la nieve se veía en las montañas.

No iba de fiesta, no. Sino a ayudar al tío en las labores del campo. Alcalde a la sazón, hoy el maldito alzhaimer lo tiene perdido en el limbo de la desmemoria. Labrar, sembrar, acarrear.....era un hijo de la tierra, como ahora, y a ella me debía. Pero como no solo de pan vive el hombre, también me enamoré. Aún recuerdo la cara y el tipo de la chica. Como siempre fuí un tímido con las mujeres, es lo único que me queda de ella. Esos años adolescentes en los cuales se está en babia, afortunadamente las secuelas, aunque dan fuerte, se superan sin cicatrices excesivas.

Pasé días muy malos hasta que superé los primeros síntomas de enamoramiento. No vivía, solo pensaba en ella. Hoy, con la perspectiva que dá el tiempo y la experiencia, reconozco que me comporté como un imbécil inmaduro. Cuando ya parecía que podía esperar algo de su parte, se metió por medio la pelirroja y la olvidé. El amor necesita roce y calor, sino, muere. Un hecho, producto de la más negra de nuestras esencias, acaeció en una de mis estancias. No lo puedo olvidar ni obviar.(Verítas filia temporis).

En las tierras altas aún se conservaban las casamatas y las trincheras del frente de la guerra civil. Y mirando hacia mi pueblo, este se veía como en un pozo pues la Sierra de Albarracín está detrás. Una vez vi al tren minero a su paso por el Morrón. Lo delataba el penacho de humo de la máquina a aquella hora temprana y fría de la mañana. Tengo otros muchos recuerdos que no caben aquí. Uno especial para Argimiro y su fragua.



Post Nº: 446

domingo, 24 de enero de 2010

Viajando...en el tiempo


Esta tarde, mientras reposaba en mi sillón bol, me han venido a la memoria imágenes de Alba desde el tren. Siempre a los pies de las muralla del castillo o lo que queda de ella, con la torre palomar de vigía. Quizá algo resguardada de los vientos del norte, aunque no se nota, y aguantando en la solana el sol inmisericorde del verano sin una sombra bajo la que güarecerse.

Hubo un tiempo en que Alba estaba muy vinculada a la familia. Los tíos y las primas hacían que de vez en cuando pasáramos por allí. Los viajes a Teruel o a Santa Eulalia tenían un principio o un final, o ambas cosas en el pueblo. Era una odisea ir al apeadero del tren o volver de el. Con una vega anegada e inservible excepto para llevar a pastar a las vacas, dula, rara vez existía un camino claro y enjuto. Las más de las veces, embarrado, con lo cual los zapatos quedaban hechos unos zorros.

En los viajes a Teruel, no se podía asomar la jeta por la ventanilla debido a la carbonilla. Y los hilos del telégrafo, hacían el efecto visual de cruzarse entre ellos. Con aquellas megavelocidades del Chispa o del Automotor el trayecto era de todo menos rápido. Aunque como todos se conocían, cascando se les pasaba en un santiamén. Daban un repaso a los conocidos e incidencias del momento con pelos y señales.

Cuando el tío fue alcalde, la tía me rogó fuera a hacerles la comida que celebraban para todo el ayuntamiento en su casa. Me pilló por el pueblo y fuí. Por la mañana subimos en romería al cerro de san Cristóbal y a la noche les preparé la cena. Merluza a la vasca entre otras cosas. La tía, más hueca que una culeca.

Hoy, con el tío y la prima desaparecidos, ya no nos une más que el recuerdo. La tía y la otra prima no viven allí, excepto la tía los meses de verano, pero ya no es igual. En el paso a nivel donde estaba el ahora inexistente apeadero, a dos hermanos gemelos que iban en un tractor, se los llevó por delante un tren TER. Arrastró cien metros al vehículo con el consiguiente resultado para ellos. Fué terrible.

Como cantaba José Feliciano: "Pueblo mío que estás en la colina, tendido como un viejo que se muere........". Como tantos otros, poco a poco. Solo recuperan algo de vitalidad cuando vuelven los viejos al verano, o definitivamente. Qué contradicción.

Post Nº:445

viernes, 22 de enero de 2010

¡¡Premio!! Con retardo.......pero cojonudo


Ayer recibí una agradable sorpresa con la que no contaba por lo que fue doblemente bien recibida. Son retazos colaterales pendientes de mi pasada actividad laboral, pues aunque estoy en la reserva, aún existe el vínculo hasta mi definitiva jubilación.

La empresa tiene un sistema de cooperación de los empleados que reporta mutuos, y en ocasiones pingües, beneficios. Basado en la aportación de ideas para la mejora del método productivo o cuanto con el se relaciona. En definitiva y simplificando, toda mejora que suponga ahorro de costes.

De este modo, los obreros y operarios -que no sé cual es la diferencia entre ambos, ya que todos somos trabajadores por cuenta ajena, desde el primero al último- sobre todo en su ámbito de relación con la producción o zona en la que se desenvuelven, sugieren formas diferentes de efectuar el proceso de trabajo.

Mejoras de movimiento de materiales, de métodos de trabajo, de ahorro de materiales, de chatarra, supresión de averías, etc. etc. Estas ideas, están estandarizadas en la forma de presentarlas. Individuales o colectivas, siguen un proceso de investigación y si procede, con el tiempo, son premiadas con un tanto por ciento del ahorro generado en una año. Eso significa que, después, si te he visto no me acuerdo. No ocurre como con los listos de la exgae, que despues de muertos siguen cobrando royaltis. Si procede, se tiene la propiedad intelectual, pero interiormente, se pierde.

Yo siempre fuí un entusiasta de las sugerencias. Más que nada, porque de ideas inquietas, y dada mi posición en el departamento, mi imaginación siempre estaba maquinando alguna cosa que acababa por implantar. Si además, me reconocian un premio, miel sobre hojuelas. No faltó quienes se vanagloriaban de su desafección hacia el sistema, pero cuando alguien los incluía en la lista de promotores y había premio, jamás ví a ninguno que renunciara a el y lo legara al ideólogo real de la misma. Mucha cara y pocas ideas; si acaso, malas.

Dió para mucho esta forma de participar. Con el tiempo, seguro que iré plasmando momentos concretos y sus avatares para lograr hallar la solución ideal, su implantación y sobre todo, su reconocimiento en forma de premio en metálico.

Una muestra: nos trajeron una vez un encargado, -el cabrón del jesuita, que no era por desconocimiento sino porque era cabrón además de Goebbels desde que estaba en los guebos de su padre-, que se empeñó en que no teníamos que hacer sugerencias sino hacer el trabajo generado por ellas de motu propio, sin más. Pero el hijoputa en seguida cambió de rumbo y decía a sus amigotes la sugerencia que tenían que hacer y luego además, la premiaba. Yo no era amigo suyo. Así funciona España.



Post Nº:444

miércoles, 20 de enero de 2010

Más nieve



Esta semana pasada, hice un viaje a mi osera para controlar que todo estaba en orden y que los hielos y el airazo no habían hecho ningún estropicio. Como las noticias sobre el estado de las carreteras eran tan desalentadoras, varias veces consulté la web del ministerio correspondiente para informarme. También la de J.A. Maldonado que la tengo de página de inicio.

Salí con el culo preto, la verdad. Temía encontrarme las carreteras cerradas o con cadenas a partir de Maella hasta Gandesa. Afortunadamente no fue así. La temperatura exterior oscilaba entre un grado bajo cero a medio positivo desde que salí de casa. Había grandes ventisqueros y un buen tasco de nieve que decrecía pero la carretera, limpia. los campos de Maella se veían nevados y a partir de ahí, cada vez más nieve. Batea, cubierta por la nieve; Els Ports, lo mismo; la Horta de sant Joan, donde el incendio de este pasado verano, con una nevada memorable y aislada. En Gandesa, montones de nieve en las aceras. Pasado este pueblo, la nieve desaparecía poco a poco, pero las montañas se conservaban blancas. Hasta el Montsiá aún conservaba nieve en sus laderas.

Quienes pertenecemos al valle del Ebro sabemos del Cierzo. Amado u odiado según sople el aire, pero sin parangón con las ventoleras que se desatan en el delta del Ebro. El otro día, pinos de muchos años, grandes, fueron a tierra como consecuencia de las fuertes rachas de viento. Suerte que no alcanzaron a nadie porque uno de ellos cayó sobre la carretera.

Encerrado en casa y temiendo por mis árboles y mis naranjas, a veces pensaba que acabaríamos en Mallorca. Al enano de la chimenea, que pesa un huevo, ya lo ha tirado y roto el farol. Al limonero, no le va a dejar una hoja, como a su antecesor. Espero que no me tire la valla, pues alguna ha ido a cascala también. A un letrero anunciador de una urbanización, le ha doblado los postigos como si fueran de chocolate y el cartel, a tomar viento.

Pero la noticia grave fue que, al hijo pequeño de los vecinos, le han amputado la pierna derecha a la altura del muslo como consecuencia de un disparo fortuito recibido de la escopeta de un amigo. En casa. Lo cual demuestra una negligencia y falta de previsión tremendas. Nunca se puede ni debe llevar una escopeta cargada fuera de los sitios indicados. En cuanto se deja de cazar, arma vacía. 40 días en la UVI en Tarragona y menos mal que salvó la vida; pero vaya putada. Una criatura de ¿20? años.




Post Nº:443

lunes, 18 de enero de 2010

¡Viva Cartagena!


Esta expresión, no tiene nada que ver con aquella ocasión en que un cantante para salir de un apuro gritó ¡Viva Cartagena!. Mas bien es la entrada que me da pie para relatar el siguiente sucedido que viví en mis relaciones laborales. Poco a poco van surgiendo estos chascarrillos, sucesos graves en su momento.

Habiendo vuelto de Alemania, tuvimos la desgracia de que nos colocaran de jefe a un individuo con más ambición que conocimientos. Simplemente tornero, que no es malo ni bueno. Estábamos unas personas que la empresa había enviado en periodo de formación específica en transportadores a Rüsselsheim y Bochum. Pues en vez de elegir a una de ellas, nos endiñaron al fulano este.

Nunca he dejado de pensar que en un principio, laboralmente, tenía miedo de nosotros. Intentó manipularnos y yo claramente le dije que no estaba de acuerdo con lo que él pretendía. Así pasaron unos meses hasta que en Enero comenzó a entrar el grueso de personal del departamento. Desde un principio, se volcó en los nuevos, manera de protegerse de "los alemanes" que éramos nosotros. Así, en menos de un mes, ascendió a dos individuos, Cereal y Alcón, nuevos, marginando a quienes tuvimos que sufrir aprendizaje y desplazamiento a las fábricas alemanas.

Con el tiempo, uno se descubrió como un manipulador ambicioso, pelota y rastrero, Cereal, en tanto el otro, inútil para la labor encomendada. El primero, fiel guardián de los intereses del jefe que le tocara, poco a poco fue destilando envidias y maledicencias al oído de su amo y del resto de la tropa. El menda, vara de fresno difícil de doblegar, cada día encontraba más dificultades en mis relaciones laborales con los colegas, envenenados por sí mismos, por unos o por otros. No olvido que eran los comienzos de la fábrica, tiempos en que todo estaba por decidir en cuanto a ascensos.

Como al saber le llaman suerte, a mi me tocó ejercer de jefe de equipo (sin cobrar para más inri) en mi turno y zona de trabajo. Los hombres, en contra de la fama que a las mujeres adjudicamos, somos tan o más cotillas y además, con peor baba. Llegó un momento que la bola de nieve, a mis espaldas, se hizo tan grande que explotó. El jefe, más preocupado por sí mismo que por lo que llevaba entre manos, hizo bueno todo lo que los demás quisieron contarle llenándole las orejas de aire, sin intentar siquiera averiguar, preguntándome, la veracidad de esas informaciones sesgadas que recibía.

Así que un viernes, me encontré con que había sido depuesto de mi "cargo" sin remunerar de jefe de equipo. En atención a las insidias de Cereal, de un alemán amigote suyo que se creía dios y del resto de la tropa. (Un día, la prensa de compactar la chatarra de las estampaciones de las prensas, perdió velocidad. Como todos éramos nuevos, cada cual lo achacó a un motivo. Cereal y alemán decidieron que un cilindro estaba comunicado y así se lo comunicaron al jefe. Como no tenía ni puta idea, autorizó a cambiar el fin de semana, por horas, las empaquetaduras del cilindro.

Mi equipo y yo, comenzamos a rastrear la instalación hasta averiguar que una electroválvula estaba jodida y no habría el caudal de la bomba hidráulica al circuito. El rectificador de corriente de la válvula se había quemado. Lo cambiamos y ¡¡albricias!! ¡¡funciona!!. No nos dimos por vencidos y descubrimos su secreto. Quizá así se entienda mejor el amor que me profesaban. No me perdonaron que los dejara en evidencia).

El lunes siguiente, con Alcón de nuevo jefe de equipo, me fuí a reclamar a los jefes de mi jefe. Les conté mis amarguras y estos decidieron acudir al tajo a preguntar directamente a los operarios porqué no me amaban. Todos juntos, reunidos. El general foreman, así les llamaban entonces, hoy nivel 7 o jefe de turno, preguntó a uno que qué pasaba. No recuerdo si hubo más o menos diálogo, pero éste respondió: "es que siempre está encima". Bendito Gamarra. Allí se acabó todo. "Serafín, que todo siga igual, han quedado claros los motivos de las quejas. No es por incapacidad sino por celo(s)".

Había allí dos empleados y yo tenía que atender otras instalaciones con lo que poco a poco creyeron ser ellos los amos de aquel corral, y eso les jodía. Mi jefe, Serafín, posteriormente se lamentaba de que lo habían engañado no contándole la verdad. Pero no fue la única vez, hubo muchas más. A un cerebro reblandecido, malpensado y corto, le suele ocurrir a menudo. Pero mientras tanto, a mi me las hizo pasar muy putas EL MUY KABRÓN.

Nunca, en los 28 años de trabajo, ni estos ni ninguno me pudo joder y no fue por falta de ganas: técnicamente, siempre fuí superior a todos ellos. Incluso académicamente.

Por este motivo, y otros posteriores, siempre recordaré con cariño y simpatía a mi Jefe, don Rafael. Otro que tampoco gozó de excesivas simpatías entre sus iguales y sus subordinados.

¡¡VIVA CARTAGENA!!

En la foto, el nuevo Meriva.

Post Nº:442

domingo, 17 de enero de 2010

Días de nieve



Sopla, sopla el viento norte
esta noche va a nevar
qué hará el jilguerito
el jilguerito qué hará
se meterá en el alero
y allí, se calentará.

En los día de invierno, cuando las nevadas cubrían todo de blanco (qué chorrada, es el color de la nieve), cada cual tenía que buscarse el sustento (decir el cocido, hubiera sido impropio) según su propio saber y entender o sus posibilidades.

Así los gorriones o los nevadores, como nosotros llamábamos a los segundos pues era cuando aparecían por las afueras del pueblo, también habían de hacerlo. Y yo, para no ser menos, también aguzaba mi ingenio o empleaba mis posibilidades para cazarlos a ellos. Era algo superior a mí. No importaba ni la nieve ni el frío, yo intentaba atraparlos.

Así que cogía cepos y me salía a las afueras del pueblo a los pajuceros. Si no se veía la paja, escarbaba hasta hallarla haciendo un hoyo que, libre de nieve, permitiera colocar el cepo asesino con un grano de trigo o una miga de pan como cebo. Los pobres pájaros, acudían a buscar comida y hallaban la muerte.

Pero no era tan fácil atraparlos. Son muy pillos y enseguida se daban cuenta de la trampa. Un vez que la nevada apretaba, pude ver como en la era del tío Angelillo, junto al Arcillero, un cuervo me quitó un pájaro con cepo y todo. Remontó el vuelo hacia La Roza a pesar de mis gritos y mi desesperación.

Pero no siempre mi conducta era cruel. Por contra, una vez en el corral de casa, había sacado la corte del cochino y allí puse un cepo. No tardaron dos gurriatas en quedar atrapadas a la vez en la trampa. Estaban vivas y mi falta de pericia hizo que una se me escapara al abrir el cepo. A la otra, la solté pues no me atreví a matarla.

También en la paridera, donde teníamos ovejas y gallinas, eran huéspedes indeseados los gorriones-gorrones. Más de una vez intenté atraparlos cerrando bruscamente la puerta. En vano. Si alguno quedaba dentro, buscaban el menor resquicio de luz para largarse y dejarme con un palmo de narices. Lo cual me llenaba de santa ira contra ellos pues eran más listos que yo.

Ir de caza al monte con nieve, era una prohibición cuyo quebranto, era una satisfacción infringir. Pero hoy, no toca.

Por cierto que, aunque no cuaja, lleva toda la mañana nevando. En algun lugar no muy lejos, estará cayendo una buena nevada.



Post Nº:441

viernes, 15 de enero de 2010

CORRESPONDENCIA MATRIMONIAL

Querido esposo:

Te escribo esta carta para decirte que he decidido dejarte, por el bien de
los dos..

He sido una buena mujer para ti estos siete años, y sin embargo no puedo
decir nada bueno que me haya tocado a mi.
Estas dos últimas semanas han sido un infierno:
Hoy, tu jefe me llamó para decirme que habías renunciado al trabajo y eso
fue lo último que pude soportar.
La semana pasada, viniste a casa y no mencionaste nada acerca de mi corte
de pelo, ni del arreglo de mis uñas; cociné tu comida favorita y hasta
estrené un nuevo camisón, pero tu, llegaste a casa, comiste en dos minutos
y te fuiste directo a la cama después de ver el partido de fútbol.
Ya nunca me dices que me amas y ni tan siquiera me acaricias.
O me estás engañando con otra o ya no me quieres.
De cualquier manera, me quiero ir y te abandono.

P.D. No trates de buscarme. Tu hermano y yo nos mudamos a Baracaldo juntos.
Que te vaya bien

Tu Ex-esposa.




Querida Ex-esposa:

No sabes que alegría me ha causado recibir tu carta.
Es verdad que tú y yo hemos estado casados 7 años, aunque eso no significa que hayas sido una buena mujer. Todo lo contrario.

Verás... Yo veo tantos partidos de fútbol para tratar de ahogar el aburrimiento que me causan tus constantes quejas y malas actitudes.. Que pena que no funcionó nuestro matrimonio, porque yo te amaba. Claro que noté que te habías cortado el pelo y la primera cosa que me vino a la cabeza fue:
'¡¡¡Joder, si parece un hombre!!!'...pero mi madre me enseñó que si no puedo decir algo bueno de alguien, es mejor no decir nada.
Cuando cocinaste mi plato favorito, debes haberme confundido con mi hermano, porque yo dejé de comer cerdo hace casi 7 años.
Me fui a dormir cuando te pusiste ese camisón, porque la etiqueta con el precio todavía estaba pegada a la prenda y recé pidiendo que fuera coincidencia que mi hermano me pidiese prestados 50 euros esa misma mañana cuando la etiqueta marcaba 49,99€.
No obstante y como todavía te amaba, pensé que todavía podíamos resolver lo
nuestro así, que cuando descubrí que había sido el único acertante de la loto de diez millones, renuncié a mi trabajo para tener todo el tiempo para ti y, además compré dos boletos para Jamaica. Pero cuando llegué a casa, tú ya te habías marchado.
Todo ocurre por una buena razón, eso creo.
Espero que tengas la vida que siempre deseaste.

Mi abogado dice que gracias a la carta que me dejaste, no recibirás ni un céntimo, así que cuídate mucho.

P.D .. Ah, no se si alguna vez te comenté esto antes, pero mi hermano, Carlos, cuando nació, se llamaba Carla.

Confío en que esto no te será un problema.
Firmado,

Rico y Libre!!!

Post Nº:440

miércoles, 13 de enero de 2010

Los jueces (Magos) de familia.

ILUSTRÍSIMOS JUECES MAGOS:
Os escribo esta carta después de la agradable experiencia del año pasado en el que me trajisteis todos los regalos que os pedí, e incluso hubo alguna sorpresa inesperada de última hora. Antes de nada he de deciros que os estoy enormemente agradecida por todo ello.
Estoy segura de que os acordáis de mí, soy la madre que estaba divorciándose y os pidió unas cuantas cosas:
Me gustó mucho que me regalarais el piso conyugal, aunque hasta ahora vivía en él, a partir de ahora sólo lo disfrutaremos mis hijos y yo, por supuesto mi ex marido seguirá pagando la hipoteca, como tiene que ser ¡Faltaría más!
También estuvo muy bien la pensión de manutención y alimentos que me adjudicasteis (y no digamos la pensión “compensatoria”) con parte de ese dinero ya he hecho dos viajes ¡No podéis imaginar como me lo he pasado de bien…! ¡Cuanta razón tenía mi amiga Piluca que sabe de estas cosas, pues trabaja en la Casa de la Mujer y además ya se ha divorciado dos veces y siempre me ha dicho que para nosotras las mujeres es un buen negocio el divorciarse!
(Para los hombres un negocio ruinoso.. ¡Je, je!)
Respecto de la custodia de los hijos no sé si daros las gracias, porque como es lo más normal que se discrimine al padre por el hecho de ser hombre, sin darle ninguna opción; no sé si es mérito vuestro o de los políticos que no hacen nada para cambiar el Derecho de Familia, pero bueno... Gracias, sobre todo, por la pensión de los niños, ¡París me encantó!
La orden de alejamiento que le pusisteis a mi ex estuvo muy requetebien…. De todos modos, creo que os pasasteis un poquito en mi interrogatorio; ¡pero si sabíais que no tenía ninguna prueba, ni testigos, ni nada más que mi declaración! ya deberíais haber supuesto que se trataba de una denuncia falsa como tantas otras. Entonces ¿para qué perder tanto tiempo con tantas preguntas? ¿Acaso no ha hecho el Gobierno la Ley Integral contra la violencia de género para condenar a los hombres sin ninguna prueba? ¡Pues condenadlos y ya está! ¡Que se preocupen ellos de demostrar que son inocentes, total si cuando lo consiguen a nosotras tampoco nos pasa nada!
¡Ah!, me olvidaba! Gracias por archivar todas las denuncias que me puso el pesado de mi ex por no dejarlo ver a los niños, pero ¡¿Pero, cuando se va a enterar de que los niños son míos y cuando a mí me parezca ya se los dejaré?! y si no está de acuerdo que ponga denuncias y vosotros las archiváis, y así que pierda más tiempo y se desespere más, ¡Hombre es que ya está bien! ¿Cuándo se dará cuenta de que como yo los he parido, son “solo” míos y de nadie más?
Con el curso de manipulación que me enviasteis me fue muy bien, mis hijos ya no quieren ir con su padre, incluso he conseguido que le tengan miedo…! ¡Les he contado unas historias! Lo del Síndrome de Alienación Parental lo he aprobado con sobresaliente, están muy bien manipulados. Incluso los he llevado a una psicóloga que ha recomendado que de momento los niños no tengan contacto con el padre. La verdad es que la psicóloga fue muy buena conmigo, me hizo el informe sin ningún rigor, ni siguió la praxis correcta, ni el protocolo que el Código Deontológico del Colegio de Psicólogos considera obligatorio. Las mujeres debemos estar muy contentas y enormemente agradecidas de como se hacen los informes psicosociales en España. ¡No sé que haríamos sin la valiosísima ayuda de las psicólogas (bueno, y de algunos psicólogos) un besito para ellas!!!
(Bueno, sería imperdonable olvidarme de la inestimable colaboración de los fiscales de familia y algunos secretarios judiciales…)
Mi madre, o sea, la abuela de mis hijos no realizó el curso de manipulación pero la verdad es que los manipula y les inculca cosas maliciosamente de una manera envidiable; es toda una experta (perito lo llaman sus señorías… ¿no?) el otro día los convenció de que su papá los había abandonado y que no le daba nada de dinero a mamá, ¡que criaturas tan inocentes, son una ricura!
Lo que no me enviasteis fue el cursillo de mantenimiento de mis hijos, como antes de separarme todo lo hacía mi ex, no sé ni cuando les tocan las vacunas, pero bueno, se supone que soy una buena madre y los cuido bien, es lo normal ¿No?
Permitidme –sin intención de ser abusona- que este año os pida que me aumentéis un poquito la pensión, y así mato dos pájaros de un tiro, hundo un poco más en la miseria a mi ex y me cambio de coche, que he visto un modelo que es una monada. Si os parece, me podíais aceptar una denuncia falsa de... Ummmmm... ya está, de abuso sexual a mis hijos por ejemplo, así cuando me la aceptéis, mi ex estará más deprimido, de lo que está en estos momentos, y lo podré chantajear=coaccionar un poco más, si me da más pensión, digo que todo ha sido un malentendido y ya está, como tengo impunidad por ser mujer, pues eso, ¡que se fastidie!(Gracias ZP por haberle dado órdenes a Conde Pumpido para impedir que los fiscales persigan las denuncias falsas que las mujeres ponemos a nuestros ex maridos… ¡Gracias mil!!)
Ya puestos, os voy a pedir otra cosa: Tenéis que hacer también, que le pongan la pulsera de maltratador, que eso fastidia mucho, si hace falta me lesiono yo misma un poco, me ha dicho Piluca que con un moradito es bastante (estaos tranquilos, que tengo yo una amiga médica que me firmará un certificado en el que diga que he sido maltratada por mi ex…) Le digo que venga un día a ver a los niños y cuando venga le monto un pollo y mi madre testificará que me ha agredido y todo listo, le ponéis el brazalete y andando. Si puede ser fluorescente, mejor, para humillarle más todavía.
Bueno, ya no os pido nada más, que tampoco es cosa de pasarse de ambiciosa.
Solamente me queda deciros que no olvidéis, mis queridos e Ilustres Jueces Magos, que este año he sido muy mala, tal como os gusta a vosotros.
DATOS SOBRE VIOLENCIA Y MALTRATO EN EL PERIODO COMPRENDIDO ENTRE 2001 Y 2005, MINISTERIO INTERIOR, ANUARIO 2005
MUERTES EN EL AMBITO FAMILIAR Autores: Cónyuge, Ex cónyuge, Novio, Novia, Compañero/a sentimental, hij@s, padre/madre o pariente.


AÑO 2001:
68 mujeres...............64%
38 hombres..............36%
Total.........................106 personas.
AÑO 2002:
77 mujeres.............61%
49 hombres...........39%
Total......................126 personas.
AÑO 2003:
84 mujeres.............63%
49 hombres............37%
Total......................133 personas.
AÑO 2004:
79 mujeres.............71%
31 hombres............29%
Total.......................110 personas.
Año 2005:
71 mujeres..............51,8%
56 hombres.............48,2%
Total......................127 personas.

Ano 2009: (hasta hoy, 26 de diciembre)
54 mujeres…… 64 por ciento.
Alrededor de 30 hombres…. 36 por ciento.
Cualquiera que “sepa leer” llega de inmediato a la conclusión de que de estas cifras poco o nada se habla en los medios de comunicación… Y por supuesto, no son opiniones, son datos reales de la violencia intrafamiliar en España.
Amazonahildegart.
Aurora Rodríguez Carballeira

Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto. Georg Christoph Lichtenberg

Post Nº: 439

lunes, 11 de enero de 2010

Vivir de las rentas


















Hoy ha caído en mis manos una revista de El Pais Semanal atrasada que, entre otras cosas, habla de los 6 restaurantes con más estrellas Michelín de España. Y como es obvio, de sus propietarios cocineros.

Es una constante de este tipo de revistas el hablar o escribir de cosas ú objetos de todas clases pero solo al alcance de una. Será por aquello de que a la gente no le gusta hablar de lo que le pertenece sino de lo que adolece.

Comoquiera que la cocina formó parte de mi vida, veo con simpatía sus noticias. Pero me planteo ¿quién es mejor cocinero/a, aquél que dispone de todos los medios, incluso para "elaborar e investigar" con los alimentos ú otra/o que casi sin medios, ha de apañárselas para hacer milagros en los fogones? ¿Es Ferrán Adriá mejor cocinero, haciéndolo para potentados, que Jesús dando a la multitud hambrienta unos panes y unos peces?

¿Será que me corroe la cochina envidia?. Rotundamente no. Me causa una inmensa satisfacción ver que personas que posiblemente comenzaron de pinches puliendo la plancha -como yo cada noche- en algún restaurante o haciendo rancho en "la guerra", se hayan aupado a lo más alto en la profesión y en la sociedad. Lo que me duele es, que su cocina, sea prohibitiva para el común de los mortales y unos pocos más, y además, posiblemente crean deba ser así. Son las consecuencias del triunfo.

¡Qué gustazo saborear un perol de sopas de ajo, de hígado de cerdo que son las que me molan, un plato de patatas zafraneras o un plato de "empedrado" (judías pintas con arroz) cuando se tiene lo principal: HAMBRE o dicho más suave, ganas de comer. Aunque ello no impida acceder a otros manjares cuando se tienen satisfechas las necesidades primarias. Por un plato de lentejas, vendió Essaú los derechos de primogenitura a Jacob. (Monsieur Escoffier, aún no había nacido).

¡Cuántas vidas no habrán salvado un plato de gachas o de patatas viudas o de sopas!. Sin embargo, estos estrellados restaurantes de eso precisamente, no padrán vanagloriarse nunca. Y personalmente, me decanto por la cocina de Santi Santamaría ante la de Ferrán Adriá.

Y admiro a mi quinto Arguiñano, pues aparte de buen cocinero, es un personaje polifacético donde los haya. Y mal cantante. Su escena de la apuesta de la tortilla en Airbag, es la ostia.

Post Nº: 438

sábado, 9 de enero de 2010

MI SEÑORA MADRE POLÍTICA (O SEA, MI SUEGRA)

Eran los tiempos de la tarifa plana. Cuando nos conectábamos a Internet perdíamos la conexión teléfonica. Había ocurrido una incidencia en la comunidad (de vecinos; aquí, es un poema). Alguien se había quedado colgado en el ascensor y llamaron a casa para ver si podía hacer algo. Dos críos, haciendo el gamberro, habían sido los causantes y se quedaron colgados dentro. Los saqué. Habíamos salido al pasillo y de forma fortuita o voluntaria, la puerta de casa se cerró y no teníamos llave para entrar. No importaba, estaba dentro de casa la madre de mi santa, mi suegra.

Craso error el cometido. Cuando decidimos que ya había que volver a casa, después de un rato de poner a parir a los críos, tocamos el timbre, cosa natural. ¿Coño! esta mujer no se entera. Riinnnnnnnnnnnnnn, riinnnnnnnnnnnnnnnn, riinnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn. Ni ostias. ¡joder, pero que carjoy está haciendo!. De los timbrazos pasamos a los puñetazos (estilo Pedro Picapiedra) y las patadas a la puerta. ¡Qué si quieres arroz Catalina!. Desde casa de los vecinos intentamos tocar en la ventana con un mango de escoba. Rien de rien. Llamar por teléfono no se podía pues estaba activada la conexión a Internet.

Requerimos a unos cerrajeros de esos que te abren la puerta sin enterarte de como lo hacen. Enseguida vamos. Casi una hora esperando y aporreando la puerta.

Ya nerviosos, pensando que a la vieja le hubiera pasado algo, seguimos llamando por teléfono; hasta que ¡por fin! la conexión de internet se interrumpió al estar mucho tiempo sin uso. Después de mucho sonar, y menos mal que había un aparato donde ella estaba, lo cogió. ¿Digaaaaa?. Bueno, la que le cayó encima fue leve. Se había encerrado en la habitación-cuarto de estar con la TV a tope. ¡Había oido las patadas a la puerta! pero ni se inmutó ni sintió curiosidad. A veces las personas, sino somos lelas hacemos lo imposible por parecerlo. Arde el edificio, y ella tan feliz. ¡Hay que joderse!

A todo esto, los cerrajeros que acudíeron cuando ya la puerta estaba abierta y después de esperarles durante una hora, cayeron en medio del fragor de la batalla entre mi santa y su madre, y pretendiendo cobrar.

-¿No me va a pagar la salida?

-¡¡Ya se puede ir por donde ha venido!! ¡¡Una hora les llevamos esperando y aún pretende cobrar!! ¡¡Ni una perra!! ¡¡Eso encima!!

-Pues no me vuelva a llamar que no vendré.

-¡¡No se preocupe que no lo llamaré!!

Este episodio me volvió al recuerdo debido a que el otro día la hija de su madre bajó a la calle y sin llaves. Harta de llamar al portero automático, hubo de llamar a casa del vecino para que le abriera. Y menos mal que la de casa se la abrió. No escarmienta.

Aleluya para hoy: más vale tener un perro que tener una mujer. Cuanto más tarde vuelves a casa más contento se pone; y además, no te pide explicaciones.

enviado miércoles, 09 de enero de 2008 20:15 por WARRIORV

viernes, 8 de enero de 2010

Diferencias de opinión

Hubo alguien que inventó la fregona para, en el tiempo del machismo recalcitrante, poner a la mujer de pie en lugar de rodillas a la hora de fregar el suelo, y también existió alguien que inventó la maleta de dos ruedas que hoy usa casi todo aquel que se decide a emprender un viaje para evitar un sobreesfuerzo en su traslado. Ambos inventos vinieron precedidos de otras cuatro genialidades: algunos inventaron el palo, otros el trapo, otros la rueda y otros la maleta. La ocurrencia del de la fregona y del de la maleta de ruedas consistió en unir en un mismo artefacto el palo y el trapo por una parte, y las ruedas y la maleta por otra. Ante esto cabe preguntarse razonablemente: ¿le corresponde algún tipo de propiedad intelectual al inventor de la fregona y al inventor de la maleta de ruedas? Sus creaciones no surgieron de la nada, puesto que unieron dos cosas que ya existían y que, antes que ellos, alguien inventó. Y siguiendo el razonamiento, seguro que antes del de la rueda o del de la maleta, del trapo o del palo, ya hubo alguien que inventó algo que sirvió para que esos artilugios pudieran mezclarse.

Eso que acabo de describir y que permite discutir, cuando no negar, la propiedad intelectual, no ocurre sólo con esos inventos, sino que es la forma que tiene la humanidad de acercarse al proceso de creación. Por eso, resulta chirriante escuchar a algunos creadores musicales y cinematográficos españoles cuando hablan, hasta la náusea, de sus creaciones y de su propiedad intelectual, dañada, según ellos y la SGAE, por la piratería informática. ¿Acaso cuando alguien compone una balada, de cuya autoría reclama la propiedad intelectual, no está creando algo sobre creaciones anteriores o contemporáneas a él? ¿No hubo antes que él alguien que escribió la primera balada de la historia? Es imposible imaginar que una creación de ese tipo se sostiene sobre la nada o sobre el vacío. Cuando alguien compone una melodía del tipo que sea, ¿no está influido por todo lo que ha escuchado, leído y visto a lo largo de su vida? ¿Es que la creación cultural no es acaso la forma recurrente que tenemos de hacer las cosas? ¿Alguien puede decir que lo que ha creado no es el producto de sus influencias? Una película de cine, ¿no es la consecuencia de las miles de películas de cine que se han creado a lo largo de la historia? ¿De qué propiedad intelectual nos están hablando los que hablan de esa forma? Lo que yo estoy escribiendo en este momento, ¿no es la consecuencia de lo que hablan y razonan millones de personas? ¿Cuáles son los derechos que me corresponden como autor de un escrito que es la consecuencia de la influencia de miles de escritos y reflexiones? ¿Entrecuántos tendría que repartir mis derechos de autor?

Lo que escribo en este instante lo estoy haciendo en un banco de un parque que ha sido diseñado por un arquitecto. Quienes se dedican al ejercicio de la arquitectura también tienen reconocida la propiedad intelectual. Enfrente de donde estoy sentado, miro y observo una escultura, propiedad intelectual de un escultor que se la vendió al Ayuntamiento de la ciudad en la que vivo. Escribiendo en el parque y mirando la escultura me he acordado de las cosas que dijeron algunos creadores, hace unas semanas, a las puertas del Ministerio del Cultura del Gobierno de España y he pensado que, siguiendo sus razonamientos sobre los derechos de autor y la propiedad intelectual, alguien debería venir a cobrarme unos euros por estar disfrutando del espacio que un arquitecto creó y por mirar la escultura que un escultor ideó y modeló. No diré cuántas veces he mirado la escultura, no vaya a ser que la SGAE me denuncie por haber mirado más veces de las que podría ser entendido e interpretado como un acto de piratería visual. ¿Por qué los arquitectos y los escultores no cobran sus derechos de autor cuando usamos o miramos los espacios y las esculturas por ellos creados y sí hay que pagar por usar o mirar las canciones o las películas realizadas por otro tipo de creadores?

He dejado este escrito para mañana y me he pasado por una frutería a comprar dos kilos de naranjas; el frutero sólo me ha cobrado por lo que he pedido y no ha tenido la ocurrencia de pretender venderme dos kilos de melones, un kilo de limones y tres kilos de manzanas, aunque yo sé que el frutero tiene un huerto en el que cultiva todos esos productos. Me ha servido lo que le he pedido y he pagado religiosamente. A continuación, he pasado por una tienda de discos y he pedido que me vendieran la canción de Joaquín Sabina, Tiramisú de limón, pero, a diferencia del frutero, el dependiente ha pretendido que le comprara 13 canciones más que, por lo visto, es toda la producción del huerto musical de Sabina en la temporada del año 2009. Y no sólo lo pretendía, sino que además quería cobrarme algo más de veinte euros por un estuche de plástico con un disco dentro. Me he negado a llevarme toda la producción del maestro, porque a mí sólo me gusta Tiramisú de limón. El dependiente no entendía lo que yo le decía y yo no entendía lo que me decía él; debe de ser que yo emigré a la sociedad virtual, que no necesita formato para disfrutar de un hecho cultural, y él sigue en territorio analógico, donde la realidad es sólo física. ¡Vamos, que si le digo que le voy a enviar un correo, seguirá pensando que en una semana recibirá una carta mía envuelta en un sobre de papel, con un sello postal y un matasellos!

Si la propiedad intelectual es discutible e incluso se puede negar desde una concepción de izquierdas, no niego que, por juntar palabras que no son nuestras o por unir imágenes que tampoco lo son, se tenga derecho a recibir algún tipo de remuneración en forma de lo que se conoce como derecho de autor, y para ello mi propuesta es la siguiente: 1. Tomar como punto de referencia el importe de ingresos por compensación por copia privada que se ha recaudado con la legislación vigente en los últimos tres años. 2. Que esa cantidad, con las sucesivas actualizaciones, sea garantizada por el Estado para la industria cultural nacional. 3. Que esa cantidad sea repartida entre los creadores de forma transparente, es decir, que se haga en función de los ingresos declarados por venta de sus obras en las respectivas declaraciones de la renta. 4. Que en la declaración de la renta de todos los ciudadanos figure una casilla para destinar una parte de los impuestos a compensar la copia privada.

Los creadores de la SGAE no deben tener miedo a que en cuatro o cinco años se acabe la creación artística. Nunca ha habido una época en la historia de la humanidad donde la creación haya sido tan prolija como en la actualidad. Lo que ocurre es que, en la actualidad, la realidad es física y virtual; cuanto antes se entienda, mejor. En una sociedad en la que un chico de quince años es capaz de introducirse en los archivos del Pentágono norteamericano con su ordenador, ¿cuánto tiempo calcula la Ministra de Cultura que iban a tardar en aparecer mil páginas en Internet por cada una que cerrara una comisión ministerial o un juez?

Juan Carlos Rodríguez Ibarra es ex presidente de la Junta de Extremadura.

Ya le ha contestado Antonio Muñoz Molina, pero ese escrito no merece copiarse aquí. Además igual me denunciaba por copia ilegal, que nunca se sabe.......


Post Nº: 440

jueves, 7 de enero de 2010

Reyes



Este comentario enlaza con el de Navidad.

....Y luego, a esperar los Reyes. Que siempre traían algo aunque más de un año pasaron de largo; con la cruel desilusión consiguiente. A mí me decían en casa de la abuela Filomena que, aparte de ponerles los zapatos con cebada para los camellos en la ventana, habría de ir a esperarlos a las 12 de la noche con la camisa mojada a la "paiderilla". Una tomadura de pelo imposible de cumplir, pues mucho antes estaba muerto de sueño y que quizá sirvió de excusa a los Magos para justificar su ausencia algún año. Aún conservo el parchís que me trajeron cuando tenía 7 años. Y una cajita con el mapa de España y una bolita para meterla en el hueco de las capitales de provincia. Y también recuerdo al abuelo Marcelino y a la tía Pilar y sus juguetes y tebeos......

¡Qué cambio ha dado todo, io incluido!. Me veo en una foto de escuela con la bufanda al cuello -siempre fue mi punto débil la garganta, de ahí que me quitaran las anginas- y una serie de sentimientos encontrados fluyen en mi mente. Más bien lástima; pienso en la ignorancia y la candidez que teníamos en aquellos años...........aunque ya me hacía gayolas. Haría falta saber que hubiera pensado él de haber visto como es ahora.

Este año, me encontré en Grancasa a los reyes Magos que iban de compras. Así que para evitar olvidos y viajes inútiles, les pedí un reloj de pulsera que valía 160€ y una máquina de afeitar. Y ya volví con ellos a casa.

enviado domingo, 07 de enero de 2007 17:09 por WARRIORV

miércoles, 6 de enero de 2010

Felicitación navideña atípica.

Que la Navidad te sea leve y el 2010 propicio. Tiempo hace que no hablamos y no sé ni cómo respiras ni cuántas veces habrás vuelto sobre los temas de siempre. Antes te leía alguna que otra vez, pero ahora evito los periódicos. Leer solo uno es nocivo para el equilibrio personal, pues desorienta y confunde; y leer varios supone una pérdida de tiempo. Yo, por mi parte, estoy recuperando a marchas forzadas algunos aspectos de mi formación, que consideraba olvidados, y ciertos rasgos de mi inclinación natural, que creía dominados. Y aquí me tienes, puesto ya un pie en el estribo, tal y como Ramón Valle vio a su Marqués de Bradomín: feo, católico y sentimental. Feo, porque siempre lo fui sin remisión ni ambages; católico, por reacción a la laicidad pugnaz y revanchista que me abruma, y sentimental, como última manifestación de apego a ciertas creencias y hábitos, hoy cuestionados cuando no escarnecidos, pero no menos respetables que cualquier otros.

Tiene su aquel que un clericalismo de cerrado y sacristía haya sido sustituido por otro de partido y progresía. Puede decirse, en cierto sentido, que no se ha producido en España un auténtico cambio de mentalidad ni de actitud, sino solo una sustitución o alternancia: de un trágala por otro trágala. Pienso, por ello, que llevas razón --aunque me cueste dártela-- cuando dices que todo lo que la derecha española tiene de cerril la izquierda española lo tiene de sectaria. En suma: triste y sobado mediopelismo hispano. ¡Qué desvarío! España siempre se extravía justo cuando está a punto de encontrase a sí misma.

Pero a nada conduce dramatizar. Quizá fuese inevitable que sucediera así. A fin de cuentas, la historia española es siempre pendular, por lo que un extremismo convoca inexorable a otro extremismo de signo contrario e idéntico estrabismo. Es de esperar, no obstante, que el impulso del péndulo español se vaya aminorando con el paso del tiempo, de forma que las sucesivas reacciones sean cada vez más suaves y llevaderas. Aunque nosotros ya no lo veamos. (...) Abrazos, XXX".

JUAN-JOSÉ López Burniol

Post Nº:437

martes, 5 de enero de 2010

Carta a los Reyes Magos

Queridas Majestades:

Es una injusticia que todos los años repitáis la misma cantinela para dejarme sin juguetes. El carbón, os lo merecéis vosotros. Yo, bastante negro estoy ya.

Habéis propagado por ahí a diestro y siniestro -o sea, a derecha e izquierda para que no riñan- que los magos son los padres, y eso es una falacia. A los padres les dejáis por una noche, a cambio de cuatro chucherías, sentir ellos como magos y dejan a sus hijos cosas que ellos hubieran deseado o desean tener, para acallar sus deseos o sus conciencias.

Pero a mí no me la pegáis más. Sois vosotros, desde juguetelandia, quienes durante el resto del año hacéis y deshacéis a vuestro antojo, dando y quitando sin miramiento ninguno. Permitís que mientras en algunas manos se vayan acumulando las riquezas de la tierra -es lacerante el enriquecimiento de todos los déspotas y dictadores (y hasta algunos que no lo son) que gobiernan a sus miserables naciones- al mismo tiempo millones de personas mueren de inanición. Por si no lo sabéis, de hambre.

Permitís que invocando su libertad, unos pueblos tengan sojuzgados y subyugados a otros, hundiéndoles cada vez más en la miseria moral y económica.

Idem que, en tanto unos juegan a las guerras, despilfarrando vidas y recursos, dejáis al albur de las sociedades la generación de ayudas y solidaridad para socorrer a los que solo tienen la miseria y la enfermedad o la muerte como compañeras inseparables desde que ven la luz de este miserable mundo hasta que de el desaparecen.

Os regocijáis en dar a los afortunados para que aumenten su felicidad, al tiempo que todas las desgracias y calamidades de este mundo se ciernen sobre los más humildes o miserables.

Ofrecísteis al Niño de Belén oro, incienso y mirra. Y mirra lo que ha pasado. No es de extrañar que desde siempre, los que dicen representarlo, hayan ido locos por acumular riquezas, y darse pisto e incienso. Locos por el boato y la pasta.

¿Porqué no le regalásteis el libro de los Derechos Humanos, -ahora que tanto apelan estos modernos fariseos, y tantas veces pisoteados por ellos,- y de la Infancia, para que se los hubiera predicado y sobre todo, hacérseles cumplir?.

Ahora, podéis ponerme carbón en represalia; lo contrario, me sorprendería. Y ya puestos, estoy hasta los mismísimos de que en el póker, aunque sea virtual, siempre me estén jodiendo. Sois unos kabrones.

enviado sábado, 05 de enero de 2008 1:42 por WARRIORV

lunes, 4 de enero de 2010

La gata Curra




Al ver la vida de marquesona de alguna gatita melosa, me viene a la memoria la gata Curra que teníamos en casa. Había de buscarse la vida y recibía algún escobazo de mi madre cuando hacía lo que no debía.

Era obligatoria la convivencia con uno o varios gatos que, al estar libres, deambulaban por el vecindario e incluso, a veces, por el pueblo o fuera de el. Antaño, todas las puertas de las casas tenían gatera, para permitir la libre circulación de los mininos.

El almacenamiento en las casas del cereal u otros alimentos apetecibles para los roedores -y no digo ya donde había animales estabulados- hacía imprescindible la presencia de los gatos para mantenerlos a raya. Como tampoco se nadaba en la abundancia, estos eran sustento necesario que habían de buscar los gatos para su dieta. Así, era normal ver al gato en espera y al acecho de algún mouse atrevido y desprevenido. Ello tenía como inconveniente la necesidad de dejar a buen recaudo las viandas pues si quedaban a su alcance, tanto de ratones -es fantástica la habilidad de ratas y ratones para descolgarse por las cuerdas pendientes del techo de las habitacions sustentando algún alimento -embutidos, jamones, etc.- y comérselos o ratonarlos- como de gatos; no desaprovechaban la ocasión. (Una vez, un perro se coló en una casa y llegó a una tinaja de conserva; metió dentro la cabeza y al no poder sacarla, salió a la calle dándose tozolones de un lado a otro de la misma. Imagino la gracia que le haría a la dueña de la conserva el latrocinio).

La Curra, era mi compañera de cama. A veces venía ella. Otras, la llamaba yo. La metía dentro de la cama y me daba calor y su compañía, muy importante. Su ronroneo, era la forma de darme las gracias. Aunque a mi madre, gracia no le hacía ninguna y nos chillaba a los dos cuando nos pillaba. Hasta la noche siguiente.

Como ya apunté en un post, en el corral de libre acceso varias gatas tienen su posada. Una vez, les llevé a mis padres cagarrutas (granulado) para gatos. Y los animales, cuando mi padre hacía sonar la bolsa con las bolas, acudían raudos dando un concierto de miaus -los pequeñines en plan plañidero- como si fuera un imán. ¡¡Cómo les gustan!!. Y qué gracia me hacía verles a todos con el rabo tieso siguiéndole.

enviado domingo, 06 de enero de 2008 19:39 por WARRIORV

viernes, 1 de enero de 2010

Ja soc aquí!!














Bienvenido 2010

Post Nº:436/001