Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

sábado, 7 de agosto de 2010

Días de bandeo

Ahora, cuando tantas cosas te impulsan al descreimiento y la negación -incluso con la religión- hay que reconocer que aún contemplándola con escepticismo y distancia, antaño significaba un aglutinante en torno a la misma y sus celebraciones. Hoy, en los pueblos, se repite con la gente mayor. (Mi señora suegra, con un frío que pela y 88 años, no se pierde una misa por la mañana en el pueblo).



La libertad de elección, la actuación de la jerarquía dominante y las preguntas sin respuesta, hacen que muchos ciudadanos que en la niñez-juventud vivimos bajo la férula religiosa, seamos más bien escépticos y descreídos.

No obstante, aquellas misas cantadas en latín atronando la iglesia los días de las grandes celebraciones; la posterior procesión con las banderas desplegadas, los santos en sus peanas y el bandeo de las campanas hasta "encanarlas", sin duda han dejado huella en nuestro subconsciente. Personalmente, las banderas, cuando he tenido edad para ello siempre que he podido las he portado. Y pesan, y si hace aire, ojo con llevarlas desplegadas.

Sin embargo, no puedo aceptar la actitud de los jerarcas. Cuántas noticias nos han llegado de la actuación de los curas para con los divorciados o los que "vivían en pecado". Sin embargo, los muy ladinos, se la envainaron ante otros divorcios. Y no hablemos de las anulaciones matrimoniales tan sonadas a base de dinero.... Y qué decir de la emisora de la conferencia episcopal. Una vergüenza que clama al cielo. No me explico como ha podido dar mi tierra un congénere tan inmoral.

Y en Aragón, la inacción de la jerarquía unida a la rapiña de los bispes catalanes, empezando por el nuncio de Roma, están impidiendo que los bienes de las iglesias de la diócesis de Barbastro- Monzón regresen a sus parroquias.

Y aún tienen la caradura de emitir anuncios para que les demos más perras. Cuando estos anuncios ya los pagan con nuestros impuestos.........

enviado viernes, 21 de diciembre de 2007 11:39 por WARRIORV

Historias para no dormir(me)

Cuando me planteé escribir en un blog, de ello hace más de un año, fundamentalmente lo hice con la ilusión de plasmar vivencias del pasado. Con la intención de dejarlo grabado y poder recuperar -lo escrito- siempre que quisiera. Pero pronto me dí cuenta de que no podía contar todo, por razones obvias. Habría cosas inconfesables y otras que no convendría divulgar por sus efectos perniciosos (para mí, por supuesto). Tampoco deseaba emitir opiniones que pueden surtir el efecto boomerang. Recopilar y guardar en un disco los post, aún no he encontrado la forma de hacerlo.

Así las cosas, me surgen momentos -largos- de falta de fe en la escritura, llegando a considerar si realmente merece la pena el esfuerzo de mantener el blog actualizado.

Estas dudas van parejas al uso de Internet. Antes, cuando comencé a navegar con las tarifa plana, machacaba horas de interneteo, chateo, foros, prensa, etc. Todo esto se ha reducido o ha desaparecido. No solo es que haya perdido el interés, también ha cambiado mucho todo. Chats. Se han masificado y engolfado y ya no me interesan. Los hombres, solo buscan sexo; las mujeres, van de caza y se cansan cuando ven que no hay nada que rascar; y les putes, lo invaden todo. (Mi lema ha sido siempre: no ver, no tocar). Los foros, que contar. Parecen el pozo de los deseos irrealizables.

En fin, espero que mi astenia sea pasajera. Porque digo yo que mi vida ya la conozco y si para los demás, cosa lógica por otra parte, carece de interés, no merece la pena gastar tiempo en historias del abuelo Cebolleta; que como buen cascarrabias, no todo lo que lee le gusta pero la prudencia o la cobardía le impiden expresarlo.

enviado jueves, 20 de diciembre de 2007 18:50 por WARRIORV

Precios

Esta mañana, me he dado un garbeo por HIPERCOR y su pescadería. Al llegar, me ha extrañado ver a algunas personas escopeta en mano haciendo cola. Intrigado, me he acercado a curiosaer los precios y allí mis dudas se han disipado. Los altísimos precios de marisco y pescado, hacía que los clientes, en vez de usar caña, emplearan escopeta pues estaban inalcanzables e inaccesibles.

Por lo tanto, he decidido dejar de comprarme la caña como era mi intención y volver a sacar el permiso de armas y en su lugar, hacerme con una escopeta para cazar cigalas, gambones y besugos.

Y para cenar, una tortilla de patatas o a la francesa.

enviado martes, 18 de diciembre de 2007 17:30 por WARRIORV

Ejercicios espirituales

En los tiempos en que la iglesia y el régimen se confundían, acudieron al pueblo, procedentes de las Minas de Ojos Negros donde habían estado evangelizando a los mineros, unos frailes que se llamaban Padres Pasionistas. Para los críos en la escuela, fueron días -los precedentes- de mucha actividad preparando banderitas para recibirlos al mejor estilo de "Bienvenido Mr. Marshall". Los trajeron en una mesilla - plataforma de tracción animal que con dos ejes y cuatro ruedas se desplazaba por la vía del tren- hasta el paso de Ródenas, donde los apearon. Los escolares, agitando banderitas y todo quisque a recibirlos, como si hubiera venido el sursum corda.En aquellos años de obligada comunión con la Iglesia, había que participar y acudir porque de lo contrario apuntaban a los díscolos como no afectos al régimen. Un día, hicieron reunión en la iglesia exclusivamente para hombres y después un Via Crucis por el pueblo. Las mujeres tenían prohibido darse a ver en la calle mientras los hombres estuvieran en la procesión. Y yo con ellas, en casa del abuelo Manuel que está al lado de la iglesia; por la ventanas -las rendijas más bien- espiando. Cantaban los hombres aquello de "....Perdona a tu pueblo Señor....................."

Otro día hicieron una ceremonia de la cual solo recuerdo que yo no quería ir y aproveché para ello que mi madre no se encontraba bien, como escusa. No me valió. Vinieron a buscarme y claro, tuve que ir. A las nueve de la noche, los críos en fila con una vela............... Solo velas; entonces no había luz eléctrica en la iglesia. Qué ambiente más tétrico y lóbrego. Ya sabemos que precisamente las bazas que siempre exhibieron los curas para someter al personal eran el miedo y el terror..............Joer, ambiente de sombras chinescas, olor a cera y el fraile acojonando al personal desde el púlpito.

Se me olvidaba la visita que realizaron al castillo. Los críos, de esclavos. A mí me hicieron responsable de una soga acarriadera que pesaba más que yo. En el camino de vuelta, la soga se extravió. El pollo que me montó el maestro (supongo que el menor piropo que entonces le dedicaría sería el de Kabrón), fué de órdago. Ya me tienes a mí deshaciendo el camino a buscarla. Y menos mal que apareció sino, seguro se la hacen pagar a mis padres. No éramos irresponsbles los críos, sino los mayores además de vagos y aprovechados.

Koño, y ahora que nos habíamos librado del yugo de éstos, vienen los del turbante y quieren que volvamos a las andadas. Amos anda..........................

enviado viernes, 14 de diciembre de 2007 18:45 por WARRIORV

VÍCTIMAS y víctimas

Una tarde de lunes del pasado mes. Tertulia de políticos. Gemma Nierga entrevista en directo al conxelleiro de medio ambiente de la Xunta. Los políticos, le hacen preguntas sobre una planta de regasificación a la que se oponen todos los vecinos de los alrededores.

Esta entrevista, me trajo a la mente una tragedia que viví muy de cerca en el año ¿76?. Era el 24 de Junio, san Juan. La empresa en la que trabajaba se dedicaba a la manufactura papelera entre otras cosas. Localidad: Utebo, Zaragoza.

Justo al lado, cruzar la calle, existía una planta de gas butano con unos depósitos esféricos enormes y muchos más en tubo que de haber explotado, estas líneas jamás hubieran sido escritas.

Eran varias naves dedicadas cada una de ellas a un menester. La más cercana al gas, dándole los últimos toques para utilizarla. A las dos en punto de la tarde, parábamos a comer la gente de taller. A las 2 y 2 minutos, cuando nos estábamos lavando, se escuchó una terrible explosión. A través del techo transparente, vimos al cielo teñirse de rojo. Desconcierto. En un principio pensé en las botellas de acetileno empleadas en la nave en construcción. A los pocos segundos, otro pepinazo inmenso. ¡¡EL BUTANO!!. Echamos a correr hacia la puerta de la nave, la más lejana por más segura. Al llegar a la calle, las hierbas estaban ardiendo. Casi todos seguimos corriendo, de culo al fuego, por la carretera hacia Zaragoza. Fernando Subirón, le echó agallas y se quedó auxiliando y ayudando. Una inmensa columna de humo se elevaba hacia el cielo hasta nublar el sol.

Los bomberos, a refrigerar los depósitos para evitar una deflagración en cadena. Fué un camión cisterna de los que acudían a cargar o descargar el que explotó. Su depósito quedó como una plancha. Nuestra nave, la nueva, un boquete en la pared de 10 metros de diámetro y sin techo.

Y 11 vidas, quizá más, segadas en unos segundos. La chicas de nuestra empresa que relevaban a las 2y30, allí quedaron, en la calle, unas carbonizadas, -asadas literalmente-, y otras, aunque sobrevivieron, eran las quemaduras de tal grado, que no pudieron superarlo.

Fue terrible y espeluznante el espetáculo que dejó el maldito gas. Seis o siete compañeras muertas. El resto, de la planta del butano. La realidad es que nunca se supo las víctimas totales habidas.

Cuando tras realizar el funeral en la iglesia los féretros eran portados al cementerio, se produjeron momentos de crispación con la guardia civil, que pretendía reprimir el dolor y la emoción contenidas de la gente. Hasta que el alcalde se plantó y mandó a los civiles retirarse: "aquí mando yo, y lo menos que se merecen las víctimas y sus familias y amigos es poder expresar su dolor y su impotencia y su rabía".

Por la tarde, tras el sepelio, volví a las naves con otros compañeros. El sentimiento que me produjo ver a los guardias, metralleta en mano, impidiendo el acercamiento a cualquiera que lo deseara - con la posibilidad cierta de engrosar la lista de víctimas-, a pesar de los años pasados aún no lo he logrado digerir.

Hoy, las naves siguen cumpliendo su función. El solar donde estuvo ubicada la planta butanera, como no, lleno de adosados. Nada hay que recuerde la tragedia que allí ocurrió y que muchas personas murieron, por culpa de los que solo miran sus espurios intereses y no el bien común. Hay víctimas y víctimas.

Mi emocionado recuerdo para Mª Carmen (aún se me saltan las lágrimas recordando su pregunta: ¿qué me ha pasado?) y las otras compañeras, flores que en plena juventud, fueron segadas sin piedad del árbol de la vida. También para la que, no recordando su nombre, quedó sin vida en la mediana de la autovía. Aunque no os hagan monumentos ni recuerden vuestro aniversario, en algún lugar, siempre queda un hueco en memoria vuestra.

enviado jueves, 13 de diciembre de 2007 15:20 por WARRIORV

Diferencias y diferentes.

Tengo un colega de curro con el cual solo puedo hablar de bolsa -Telefónica- o de mujeres. (Ya sé que ahora eso no es políticamente correcto, pero nadie es perfecto). Ambos estamos agarrados de las amígdalas por las "matildes". Aunque ya estén en verde - así lo veo en ecobolsa- (oremus....), han sido muchos años en el túnel oscuro y sin escapatoria de la gran depresión. Y mutuamente nos hemos consolado en nuestras penas y hemos prometido hacer propósito de enmienda (hasta la próxima pillada). Si hubiera escrito "lamido nuestras heridas" pudiera haberse prestado a equívocos escabrosos.

De mujeres, sus batallas y conquistas solteriles, pues debió ser bastante golfo. Hasta que se casó, como todos. Actualmente, debe pasar más hambre que un caracol en un espejo, ya que cualquier plato le gusta.

Pero en lo que saltan chispas es en todo lo demás. Su concepto y visión de la sociedad difiere del mío radicalmente -o viceversa-. Para acabar antes, él sería, es, fuerza nueva o algo así, en tanto mi posición es bastante más moderada respecto a los diferentes. Y en ello cabrían todos los que a él no le simpatizan, aunque sean blancos, cristianos y españoles.

Todo esto viene a cuento de las opiniones vertidas en los foros y en los blogs. Por lo que vengo observando, hay personas que, sobre todo en los foros, se desfogan y desgañitan a insultar a cualquiera que no comulgue con sus ideas. El anonimato y su de por sí desfachatez coadyuban a ello. Es más, entran directamente a tirar contra todo lo que se menee.

En los blogs, también ocurre algo parecido, pero menos, por aquello de la identificación. Aunque se puede de forma anónima poner a parir al titular del blog.

En blogspot, de Google, cabe la posibilidad de vetar la entrada y comentarios a quien quieras, sobre todo si no está registrado.

enviado miércoles, 12 de diciembre de 2007 18:41 por WARRIORV

Confieso que soy culpable

Dada la atroz y despiadada campaña mediático-homófoba a la que se está sometiendo a los hombres, criminalizando al colectivo por los delitos cometidos por unos pocos, antes me enfurecía al ver esas críticas destructivas que aprovechaban el delito de una persona, en este caso un hombre, sobre una mujer, generalmente la suya.

Resulta dramático tener que proclamar que se está en contra de cualquier tipo de violencia, incluida la habida en las relaciones de pareja. La ley, está ahí. Quien la hace, la paga.

Del mismo modo que el género humano se ha inventado las religiones porque se niega a morir como el resto de los seres vivos, también se ha inventado el término "racional" para intentar negar que es un animal. Es, en las llamadas sociedades libres, donde estos hechos alcanzan mayor resonancia.

Pero si se tratara de poner el mismo énfasis en tratar de hallar una solución y dar ayuda en el tiempo pre-delito, quizá se conseguiría mejor resultado que tratando de criminalizar al hombre sin poner remedio al mal.

Hace poco, en mi ciudad, un hombre apuñaló a su mujer. Un vecino le preguntó en el tiempo inmediatamente posterior, que porqué lo había hecho; la respuesta fue: "porque ya estaba harto de aguantar". La mujer, estaba siendo tratada con antidepresivos y el hombre no pudo resistir la presión a que era sometido. La fuerza mediática y sus apoyos no tardaron en proclamar a los cuatro vientos la comisión de un nuevo crimen DE VIOLENCIA MACHISTA. Y pregunto: ¿qué ayuda pudo haber reclamado ese hombre para superar ese trauma y AYUDAR a su mujer?

El médico, receta antidepresivos y hasta luego. Los políticos, a remolque como siempre, sin hacer nada o intentando tapar la boca de quienes más vociferan; en tanto los sufridores- hombre o mujer- ven como gota a gota su vaso llega a rebosar, y no hallan más consuelo que al final reconocer que son culpables de lo que les pasa.

enviado jueves, 29 de noviembre de 2007 10:54 por WARRIORV

Rappelada

Anda el hombre de la barba

fumándose un puro habano

en tanto que planacebes

su jumento y rocinante

van cogidos de la mano.

¡Pardiez! exclama el quijote

achicando las pestañas

¿no es aquél el zapatitos,

rubalcaba, y el pepiño

el otro cantamañanas?

Decís bien jefe sublime

le susurra planacebes,

que en esta tierra sin par

nunca hay un dos sin tres

como bien podéis notar.

Los tres andan cabizbajos,

van camino del destierro;

por ser malos perdedores

pues quisieron ser trileros

el día de los horrores.

Y acabar así, no es raro.






enviado jueves, 15 de noviembre de 2007 22:27 por WARRIORV

NO APRENDEN

Caminaba sin rumbo ni conocimiento del tiempo y del espacio. Dando tumbos de aquí para allá. Mira que llevaba años haciendo lo mismo e intentando el propósito de enmienda. Sin convicción. Pero ni por esas. Si le hubieran puesto una venda en los ojos, el camino seguido hubiera acabado en el lugar de todos los días.
Su "hogar" estaba sobre las parrillas de ventilación de un transformador subterráneo. Eso en invierno. En verano, cualquier banco o portal servía. Por el día, a poner la mano para "droga", blanda o dura, el caso era evadirse de la realidad. Algunos días acudía a comer al comedor de la Caridad y hasta incluso llegó a dormir en la residencia de transeúntes del ayuntamiento.

De vez en cuando, un mercedes se acercaba a ver si quería algo. Siempre lo rechazó. Era de familia rica, no cabe duda. Entonces ¿qué fue lo que le empujó a vivir en la calle? ¿Qué motivos internos o externos le llevaron a esa situación? ¿Cómo su familia le permitía vivir en la indigencia?. Preguntas sin respuesta que se ha llevado consigo. Otro, seguramente como él, o no, con un coche de gran cilindrada y poco seso, haciendo carreras por el centro de la ciudad le apartó de esa perra vida.



enviado miércoles, 07 de noviembre de 2007 17:02 por WARRIORV

"LA PASTA.......O SE MUERE"

Leí, en cierta ocasión, la expresión que según Arturo Pérez Reverte utilizaban algunos atracadores en Méjico para "convencer" a sus víctimas de que les entregaran cuanto de valor llevaran encima: "...o se muere". Eso sí, dicho con mucha educación. Como si mandarle a uno al otro mundo no fuera de por sí una falta de ella a más de una gran cabronada.

Suponiendo que la víctima fuera el escritor, se me ocurre que pudieron suceder dos cosas. Una, que dadas las guerras que como reportero ha cubierto y la cantidad de momentos y situaciones difíciles y peligrosos que le ha tocado vivir, el tiñalpa acabara pidiendo perdón y saliera corriendo poniendo los pies en polvorosa.

La otra, que dados el arrojo y verborrea del escritor, acabaran los dos en alguna taberna bebiendo tequila con sal y limón, y como esta hace milagros, el reportero le sedujo para que le contara sus aventis y correrías con la promesa de hacer de él un personaje de ficción de una próxima novela que pensaba escribir. De esta forma se habría librado de un atraco y ganado un fiel y leal guardaespaldas para sus estancias en Méjico DF.

Al lector incrédulo, solo le queda averiguar cual personaje de su novela La Reina del Sur se correspondería con el forajido reconvertido. En todo ese tiempo, el Capitán Alatriste permaneció en segundo plano. Con la mano en la empuñadura de la espada presto para marcarle la señal del Zorro al manito si era necesario. Lo cual me da que pensar en si el pendenciero fue convencido por el escritor o más bien fue la cara tétrica y adusta del capitán con su enorme bigotón la que obró el milagro.






enviado martes, 06 de noviembre de 2007 18:38 por WARRIORV

Matacabra

Tal día como hoy, en el siglo pasado, era costumbre ir al cementerio a rezar un responso por los difuntos de la parroquia que allí dormian el sueño eterno. (Hoy, con la falta de curas, no será posible en todos los sitios). Amos, digo yo.

Recuerdo especialmente uno, sin poder apreciar año concreto, en que como era obligado que los niños no nos perdiéramos un ejercicio religioso por temor a las posteriores represalias, por la tarde, con el cura, fuimos al camposanto a realizar ese oficio religioso. Y hacía un frío que pelaba. Caía matacabra con una mala folla que parecía especialmente dedicada a quienes por obligación o devoción se hallaban a la intemperie. Viento fuerte y racheado y las bolas de nieve/hielo golpeando en la cara y las piernas descubiertas.

Por otra parte, y aunque no nos habían colonizado con el dichoso halloween, nosotros ya realizábamos calaveras de calabaza con una vela dentro para colocar en algún lugar y dar miedo a cualquiera que lo tuviera. Y algunos otros terrores más fuertes, pero de eso ya se encargaban los jóvenes y jóvenas mayores.

enviado jueves, 01 de noviembre de 2007 12:19 por WARRIORV

POR UN CARRASPEO...

Leo el título del artículo que un colega ha escrito en su blog. Carraspeo. Y ello me incita e invita a escribir este que ya tenía en mente el hacerlo.

En mi época escolar, hubo una temporada que nos daban leche en polvo -ya líquida por supuesto- y queso enlatado. Ambas cosas eran regalo del amigo americano. La leche, no era como la que de vez en cuando bebíamos en casa. La leche de cabra, es buenísima y en aquellos tiempos, más que natural.

Pero el queso, era fabuloso o a mi eso me pareció. Bueno, pues resulta que el maestro, a quien ya me he referido en anteriores post, por la tarde, nos iba dando a los chavales un trozo a cada uno, el cual devorábamos sobre la marcha en el pupitre (mesa, como nosotros la llamábamos).

Un día, mientras estaba repartiendo la ración de queso, a mí me entró un carraspeo. Y él, dirigiéndose a mí, me recriminó que lo hiciera pues interpretó que yo lo hacía para llamar su atención pues aún no me había tocado el turno. Lo hizo de mala manera, como solía hacer las cosas. Y en aquél momento me hizo sentir humillación y furia. Como otras veces cuando se comportaba de forma injusta. Que eran las más. Y se me quedó grabado para siempre como aquí queda reflejado. Y eso que yo era el number one, que si no......aunque no todos los árboles dan el fruto apetecido.

enviado sábado, 27 de octubre de 2007 0:27 por WARRIORV

¿Fantasma ó chorizo?

Como no podía ser menos y emulando a los miles de ciudadanos dispuestos a hacer ricos a unos pocos a nuestra costa, decidí que debía comprarme "algo" en la playa. Después de mirar en Internet o in situ varias ofertas, vi que se cumplía aquello de que "lo que quiero no me dan y lo que me dan no quiero". O sea, lo que merecía la pena por ubicación, calidad y espacio, tenía un precio inalcanzable. Como ahora; como siempre. Y lo que no, también.

Hasta que nos ofrecieron algo que, en su momento, estaba bastante bien y lo compré. Pero la felicidad nunca viene sola. Eran, son, tres unifamiliares que solo tienen en común la antena de la TV. Los vecinos del medio, ya vivían allí cuando nosotros fuimos. Días después, otras personas, compraron el que quedaba. También viven fijos allí.

Bueno, pues el galápago del medio, antes de poder, hizo virguerías (él no, no sabe) con la toma de la electricidad que casi le cuesta la licencia al instalador.

Pero de mente estrecha o ruin, el miserable (en la intimidad le llamo otra cosa), nos quitó a las otras viviendas la señal de TV, con lo cual, no la veíamos. Los otros vecinos, menos guerreros o más prudentes, se pusieron una antena nueva en su casa. Pero yo, no me conformé. Además, el armario de la antena, está en mi propiedad (y la antena, en su terrado).

Como él era el único que tenía llave del citado armario, alguien, mandado suyo, lo manipuló. Conseguí que lo abriera y en el colmo de la caradura me dijo que estaba así de obra y pretendió cobrarme por el amplificador (aduciendo que lo había puesto él). Llamé al constructor y le emplacé inmediatamente para pedirle explicaciones. Y vino y me las dió, vaya que sí.

Así, me enteré que el vehí del medio, era un sinvergüenza, y su mujer, más. Un par de gilipollas inútiles que los padres habían creado a pulso. (Contentos, supongo).

Como he dicho antes, nos había quitado las conexiones a las otras dos viviendas, quitado aparatos de la instalación y había dejado el amplificador para uso exclusivo de su casa. El constructor dejó todo otra vez recién instalado y funcionando; pues le amenacé con denunciarlos a ambos por el estado de la instalación.

La que tuvimos en la entrada de las viviendas, fue épica. El fulano negando la evidencia. Yo, acusándole y amenazando con denuncia si volvía a las andadas. Hubo hasta para los otros vecinos. Los muy inútiles, encima de jodidos no fueron capaces de enfrentarse a ellos, y mi santa, les llamó chaqueteros ya que por la mañana habían estado poniéndolos a caer de un burro las dos vecinas. La tuve que meter -a mi santa- a casa acojonado, pues se le calentó la boca y temí que le llamara algo gordo y aquello se nos fuera de las manos. El julai pretendió entrar a mi porche en plan amenaza y lo eché fuera con cajas destempladas.

Lo cojonudo es que yo, que soy un inútil, arreglé la puerta de entrada a casa con adornos de forja soldados y les gustó a los otros. Compré, soldé,invertí mi tiempo y mi dinero, máquinas y pintura. Me vino justo para que me pagaran la forja, el resto, lo puse gratis. Y después de este drama llegué a la conclusión de que:"quien da pan a perro ajeno, pierde pan y pierde perro".

¡Ah!, y no he vuelto a saludar a ninguno de ellos.

enviado viernes, 19 de octubre de 2007 18:08 por WARRIORV

LA PILARICA

Este año dicen que ha sido un desparrame de personal el habido el día 12, fiesta del Pilar. Claro, el puente favorece que la gente se desplace y para la juerga, no hace falta invitación, se agregan voluntarios.

Mi mañica y mi cuñada, -la caudilla como la llama mi yerno-, se llaman Pilar. Nos juntamos a comer un mogollón de gente en casa de mi Palomica y el Crispi. La familia, y no al completo. Aparte lo que teníamos, mi hermana trajo más aperitivos. Cañadillas, Navajas,Caracoles picantes, anchoas en salmuera, hmmmmmm, y después una paella que estaba para comérsela. ¡Y lo hicimos!. Aunque yo creía que se quedaría casi toda, no fue así. Unos triperos.

Otros años íbamos a ver a la Virgen y a la ofrenda de flores. Este año no ha podido ser ya que mi santa no se ha recuperado de la fractura de tobillo. Nos tuvimos que conformar con verlo por la tele. Otros, de los que comieron, si estuvieron en la ofrenda.

A la noche, mi hija Olga y el Ismi, se fueron a ver los Héroes a la Romareda. Y yo al volver a casa, me metí en un patatar y casi no salgo. Vi coches parados a la entrada de la autopista,que yo debía tomar, y pensé que era la cola para entrar a las atracciones en Valdespartera que llegaba allí. ¡Y lo era!. Pero mi desvío estaba libre. A lo que reaccioné, ya no hubo moviola y me metí en todo el fregado. Aguantar hasta la rotonda, y media vuelta, a la autopista y a casa. Ufff qué atasco, mon die........


enviado miércoles, 17 de octubre de 2007 20:54 por WARRIORV