Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

viernes, 22 de octubre de 2010

Equipos de trabajo




O trabajo en equipo.

Leo, en el blog de JR, dos entradas relacionadas con el trabajo en equipo y ello me hace recordar viejas historias. Una vez me adjudicaron plaza en un cursillo sobre el asunto en la fábrica, al cual asistimos varias personas con el sacrosanto fin de asimilar lo que en el se detallaba. Estaba dirigido por uno de los más conspicuos representantes de lo que yo he dado en llamar en otra entrada "los que se acostaron con la virgen".

Había personas de diferentes categorías profesionales entre las cuales, la mía, era obrera. Pero no por ello, la más inferior. Allí, más o menos nos retratamos todos, o al menos obtuvimos el negativo de gentes que ordinariamente no teníamos relación entre sí. Evidentemente, no voy a personalizar a los asistentes aunque sí obtuve mi valoración de los mismos.

El "director", aparte de compartir lecho sacrílego con casi todos los cursillistas, se encuadra -porque aún sigue allí- dentro de lo que JR llama  ENFuSNEYo.  Combatía con energía digna de mejor causa cualquier contestación o sugerencia al guión que se había o le habían marcado. Hasta tal punto, que uno de sus iguales, ya cabreado, le espetó que no iba a abrir la boca más puesto que rebatía de forma furibunda sus argumentos. Más o menos "si no podemos debatir sin que nos hagas callar, no abriré más la boca".

Pude comprobar la pobreza profesional y de espíritu de varios de estos "privilegiados". Se supone que adictos al sí bwana y a la rutina, les era suficiente para sobrevivir y llevárselo crudo. Quizá en organizaciones tan grandes y jerarquizadas, sea lo imprescindible para medrar y mantenerse sin hacer sombra al jefe inmediato. Pero eso lo llevaban aprendido, no lo enseñaron.  El jefe de RR.LL. decía que estaba rodeado de inútiles y de pelotas porque así nadie le hacía sombra.

Aunque no venga a cuento, saco a colación la respuesta del jefe de producción de Balay a la pregunta que le formularon los alumnos del IES Corona de Aragón: "¿porqué las empresas no contratan a personas mayores?" " no son maleables ni tienen la ambición de los jóvenes". Joder con los "empresarios". ¿Cómo se van a poder jubilar los currelas a los 67 con esas premisas?.

Pero el ejemplo que más me impactó de aquellos días y esas personas fue el siguiente: se pidió una referencia a una persona ejemplar y el motivo que la adornaba o resaltaba. Un jefe turno y su encargado, trabajando en equipo, llegaron a la conclusión de que el merecedor a tal distinción era el futbolista del Athlético de Bilbao, Julen Guerrero, al no haber querido fichar por otro club aunque le pagaran más pasta. Pa mear y no echar gota. Claro que este figura, el jefe turno,todo lo arreglaba con un alambre.

Y conozco más ENFuSNEYo. : dios, con minúsculas. Otro de la cama redonda, al que motearon con ese apelativo que, cual axioma, no necesita explicación del porqué de tal teísmo. Y no dió para más el curso, salí seco. Quizá fue porque no me quité el impermeable.

Por cierto, todos los cursos, cursillos y asimilados, eran subvencionados, pagados, por el gobierno de Aragón o el de Bruselas a través de nuestros impuestos. Para que luego hablen los empresarios de que a los sindicatos les pagan por dar cursos. Lo cual es cierto, pero ellos, como en todo, no se quedan atrás cuando no se llevan la parte del león. ¡Hay que joderse!.