Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

sábado, 24 de septiembre de 2011

Fin de ciclo

La vida es una puta mierda. Le llamaría confusión mental y corporal al momento que estoy viviendo. He perdido los "valores" sobre los que aun renqueando se sustentaba mi existencia y no he hallado otros que los sustituyan aunque eso no signifique que los poseyera.

Sin ir más lejos, este entretenimiento que en otra época me entusiasmaba y consumía mucho de mi tiempo, ha perdido su aliciente, me encuentro huero de motivación y no hallo un tema o hilo que me permita ilusionarme y escribir. Lo que hago en este momento, me cuesta un esfuerzo, carece de interés y es más un intento de no darle vueltas a la cabeza mañana pensando en las ideas descabelladas o no que se me ocurrieron en tanto intentaba conciliar el sueño.

Las quimeras suelen ser la compañía habitual de los soñadores y los ingenuos. Nos agarramos a ellas como a un clavo ardiendo a sabiendas o ignorando que son humo tras el que se desdibuja y oculta la realidad. Si alguna de ellas nos vuelve la espalda, nos deja sin armas con las que sobrellevar ese mundo de fantasía y es esa falta la que hace que nuestro castillo de naipes se derrumbe sepultándonos.

Cuando, a lo largo de mi vida, entre lágrimas me he preguntado ¿porqué?, nunca he hallado respuesta, solo silencio amargo y oscuro. Cuando ahora me planteo los porqués de otras vicisitudes, ese mismo estruendo obtengo por respuesta. Todo esto me lleva, a esta hora intempestiva, a la conclusión de que escribir sin ton ni son puede ser una perfecta estupidez, ya que reflejar el estado de ánimo interior, quizá conduzca a dejar una huella que sea de todo menos sensata. También a no decir lo que realmente está pasando por mi azotea ya que de hacerlo, no podría superar el estadio de "borrador".

En fin, lo dicho, la vida es una grossen scheisse. Quería decirte que eres una hija de puta y me has defraudado.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Ite misa est

Es curioso como se olvidan ideas y flashback que por un instante pasan raudas dejando una estela imposible de seguir en nuestra mente. Sentado en mi sillón reclinable, a veces divago sobre multitud de cuestiones o sobre nada, las más de las ocasiones, y tropiezo ¿o será al revés? con asuntos que hasta me llegan a parecer geniales. Mentalmente escribo un post, comienzo más bien, que acaba olvidado ya que al otro día, como en el caso de los sueños, no se recuerdan y si llega algún retazo, son de lo más absurdos aunque sean agradables.

Es lo que me pasó con el post que anoche tejí y del cual solo recuerdo ese título desubicado que por más que pienso no guardaba relación alguna con el mismo. Sí tenía una intención oculta, pero no continuidad. Y mira que me pareció interesante, pero el muy ladino se ha ocultado de tal forma entre las telarañas de mi mente, que por más que me esfuerzo no consigo ni atrapar una letra que me conduzca al hilo de Ariadna de su desarrollo.

Habré de esperar por si se le ocurre volver, y si ello ocurre, venir raudo al teclado a dejar huella de ese cabo que me permita después ir atrapando la madeja.

Amén.