Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

martes, 7 de junio de 2011

Tontadicas

Había pasado la vida en un sin vivir, huyendo de aquel cazador de gatillo fácil. En la orilla del río intuía el peligro que sus aguas ocultaban. Un arrebato de terror le lanzó al cauce con la vista puesta en la otra orilla. A punto de alcanzarla, sus pies tropezaron con algo que le hizo caer. Al tiempo que las fauces del cocodrilo hacían presa en su cuerpo, pudo apreciar al objeto causante de su caída; un recipiente de barro con una leyenda: “Bwana Tiro Loco”

Circulaba por la carretera y observaba a las jóvenes que sentadas en una silla se ponían en lugares próximos a la misma. Su mente, comenzó a fantasear. Más allá, un coche parado en el arcén requirió su ayuda. Suba, la llevo a la gasolinera más próxima. La esposa miraba aquella vasija en la cual “dormían” los 55 kilos de cabrón que había sido su marido. Tenía una amante, se lamentó antes de tirarlo al río.

Pedro ¿me amas? Señor, bien sabes que te amo. Pues lo mismo me ocurrió a mí. “Eres el hombre de mi vida, te quiero más que a nadie, aaaahh nunca me lo habían hecho así cabrón…….” Lo más jodido es que terminas creyéndolo y, con la distancia, acabas haciendo solitarios a mansalva. Lavando a mano. Hasta le envié un cónsul. Desde entonces, nada he vuelto a saber de ambos; será la conexión a Internet que no funciona.

Los náufragos iban por el desierto en busca de alguna caravana que los ayudara a encontrar la estela del camino. Peces voladores eran sus guías. En los puros huesos, dieron con una aldea de caníbales. Estos, aterrados, hicieron sonar de forma salvaje los tambores sembrando la alarma. Sellaron puertas y ventanas para impedir la entrada a tan poco apetecibles huéspedes. A escondidas por la noche, unos pocos fueron obligados a llevarlos a la cerca del poblado enemigo.

Últimamente se había apuntado a la Liga antialcohólica. Solo por llevar la contraria se apuntaba a todas. A su lado, nadie osaba hablar de nada. Era un reñidor nato. Cierto día en la carretera, discutiendo consigo mismo, no se percató de que delante suyo había un camión parado. Frenó, pero no pudo impedir chocar y averiar la jeta de la cuba. Vino de Cariñena para el tintorro party. Un chorro dióle de lleno en la cara. Cuando lograron sacarlo, renegaba de la Liga.

SUSPIROS POR UNA REINA. Cuando el temporal deje de batir las playas, hoy deshechas, volverá a lucir el sol y pasearemos por la arena olvidando los crudos y borrascosos días del invierno.

No recordaba como llegó allí. Se encontraba feliz en aquella piscina tan agradable y abrigada; dando patadas a diestro y siniestro. Pero llegó un día en que, sin poderlo evitar, se vio forzado a pasar por un angosto y embarazoso pasadizo. Llegado al exterior del habitáculo donde había morado, se sintió atrapado por los pies y sin contemplaciones, azotado en las nalgas. A su pesar, no le quedó otro remedio que pedir el libro de reclamaciones de forma “ostentórea”.

La ETERNIDAD, puede ser muy efímera.

Efectos colaterales de un ERE. -Emeterio, mañana por la mañana tengo clase de jogging, después de spinning y más tarde de pilates -Pe… -Recuerda quitar el polvo al mural del comedor y a la mesa, luego pasas la mopa al suelo y la aspiradora a las alfombras. -Pe…. -Y no te olvides de limpiar debajo de los sofás. Para comer hazte lo que quieras, yo me quedaré en la piscina con las amigas. Y cierra la puerta de la habitación que roncas y no me dejas dormir.

DIETA. La mujer y la manzana, por la mañana.

Siento hambre canina, irredenta y secular. Emulando a las águilas reales las parameras deseo volar o en el Delta junto a los cormoranes, presas hallar. Colibrí libando entre tus muslos, penetrando hasta el fondo de la fuente, embriagándome de vida hasta la muerte. Esta ansia de comer que me devora, es un viaje sin retorno ni demora. Hambre vieja de fiera abandonada, de hombre, de mujer, mejor que nada.

Naturaleza indómita








Volcan chileno

Fuente: elpais.com