Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

sábado, 31 de marzo de 2012

AKELARRE

En el monte Nevao, comandadas por las brujas Avería y Piruja,  se habían citado las magas de la comarca para celebrar su asamblea y aprobar los nuevos estatutos. También pretendían examinar  a las aspirantes a formar parte de la hermandad. Entre los puntos a tratar había uno que estaba levantando mucha polvareda y controversia en el colectivo. Las había recalcitrantes y opuestas a cualquier novedad en tanto las que abogaban por una liberalización, esgrimían a favor de su postura precisamente eso: la excesiva polvadera levantada por las vetustas escobas, por muy ancestrales que fueran tanto sus orígenes como su uso. Para cargar de razones a las primeras, alguna de las novatas acudió montada sobre su aspiradora con propulsión a chorro, con lo que aquello tenía visos de acabar a escobazo limpio. “A que l’arreo”, (*) amenazó la más aguerrida a una de las nuevas ”pijas”. Cuando más enconadas estaban resultando la discusión y la disputa, y a resultas de la prohibición de encender fuego en el monte decretada por el gobierno autónomo, apareció un helicóptero que sobrevolando el campamento, vació sobre la fogata su carga hidráulica apagando el ardor, enfriando los ánimos y dejando a las meigas hechas una sopa y a sus escobas y aspiradoras fuera de juego; algunas, hubieron de regresar andando. (*) Origen de la palabra aquelarre.

domingo, 25 de marzo de 2012

Premio FABZ

Ayer, en un descanso de la asamblea  que celebraban los miembros de la Asociación, nos hicieron entrega de los premios que la revista La Calle de Todos había convocado. Estuvimos presentes el ganador y dos de los áccesit que vivimos en la Ciudad. Un lote de libros fue el premio que obtuve, aunque mucho más valor tiene el ser finalista entre casi 300 relatos presentados.

Como no pienso ganarme el cuscurro escribiendo, esto solo tiene valor anecdótico.

lunes, 19 de marzo de 2012

BIEEEEENNNNNNN

Me acaban de comunicar por teléfono que mi relato ATRINCHERADA (más abajo) dirigido a las FARC, digo la FABZ, ha quedado entre los cinco primeros y me lo publicarán en su revista a la vez que me entregarán un lote de libros. Biennnnn, qué contento estoy, en medio de tanto quebranto anímico/sentimental y fracaso literario, necesitaba una inyección de moral. Aunque no sea más que el equivalente a un chute de media docena de TRANXILIUM u ORPHIDAL, bienvenida sea.
I love you, Zaragoza

sábado, 17 de marzo de 2012

"Voluntarios"

Mi señora madre salió a comprar por la mañana, algo que todas las mujeres y hombres encargados de un hogar hacen casi todos los días. Solo llevaba un monedero de tela pequeño con el dinero necesario, y un poco más, para lo que pensaba comprar.
Como llevaba las llaves de casa dentro del "perrero", tras realizar la última compra sacó las llaves de casa al bolsillo del jersey para no tener que estar dejando las bolsas de la compra en el suelo en el portal del edificio. Al llegar al mismo, había un hombre aparentemente mirando los timbres de la escalera izquierda el cual la sigió al interior tras entrar ella. Tiene la puñetera costumbre de no usar el ascensor por lo que al llegar a las escaleras, otro individuo le preguntó por "alguien" que ella alegó desconocer.
"Déjeme que le ayude con las bolsas". "No, no". Total que le cogió la bolsa de la mano derecha, lado en el cual llevaba el monedero. Al pasar del rellano del principal e iniciar la subida al primero, escuchó un timbre. Como no llevaba teléfono, no se dió por aludida. En ese momento "el voluntario" le devolvió la bolsa de la compra y presumiblemente le aligeró el bolsillo, dándose la vuelta escaleras abajo seguido o siguiendo a su compinche.
Cuando llegó a casa y quiso encontrar el "perrero", percibió que este había volado. El golpe recibido, no los golpes que no la tocaron, la tuvo todo el día dándole vueltas al asunto. No le valían consideraciones de ningún tipo. "No está mal lo que le ha pasado, suba en el ascensor, que para eso está. Además, así aprenderá que las cosas también le pueden pasar a una aunque sea muy confiada o lo contrario". "Si me meto en el ascensor igual me inflan a palos". No le valen razones.
Total, unos veinti pocos euros. Menos mal que solo llevaba dinero, no documentos. Ahora será más desconfiada. No hay mal que por bien no venga.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Vivir para contarla

Aunque sea en soledad. Otro más, que será muy diferente, pero.....