domingo, 6 de mayo de 2012

Falta de recursos

Resulta muy difícil escribir cuando no se tienen argumentos. De mis aventis antiguas, ya he contado todo cuanto es posible o me pasa por los ovarios contar y de las nuevas, casi. Y como los relatos resultan muy largos, incluidos los cuentos y confidencias con Agapito, los escribo para pasarlos por la imprenta o enviarlos a concursos. Y pásate día que otro vendrá. El lunes nos vamos a Pamplona, a ver a los discípulos de san Escrivá. Si hace un milagro, igual voy a Torreciudad.
Publicar un comentario