jueves, 19 de julio de 2012

Ahora sí

Llamé al cielo y no me oyó
más pues sus orejas cierra
clavo la pica en la tierra
y aquí no entra, ni dios.
Publicar un comentario