Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

miércoles, 19 de junio de 2013

Donde la gallina cantó después de asada

Posiblemente, nadie ha realizado todo o parte del recorrido del Camino de Santiago con la finalidad de conseguir una indulgencia tan especial. El asunto comenzó como empiezan tantas cosas, sin pensar en las consecuencias y derivas que el tiempo y el viaje pudieran deparar. Poco a poco las barreras de la distancia se fueron aminorando hasta convertirse en cotidianas y la necesidad de derribarlas se fue haciendo más urgente. Y el aliado, cooperante necesario para ello, designado a tal fin no fue otro que el Camino de Santiago. Había un obstáculo: la dificultad para caminar, pero el coche eliminó ese impedimento aunque no fuera un medio muy ortodoxo de hacer el Camino y ganar indulgencias y favores del santo. Dicen que el miedo da alas; ignorantes, que se sabrán ellos… Así que un buen día de finales de primavera el menda cogió la maleta, el perro y el lorito y emprendió la aventura hacia Roncesvalles. Como tampoco era cuestión de subir al Pirineo para después desandar el recorrido, estaría bien buscar la primera concha indicativa de la ruta y seguir hasta Puente la Reina donde comenzó realmente el periplo. Seguro, aunque pelín arrugado para mis adentros pues siempre hay que tener en cuenta los imponderables que pudieran surgir. Los pormenores del viaje no tienen ningún interés en lo visible, a pesar de ser mucho. Las viejas iglesias, los hospitales y hospederías de peregrinos, etc., encierran en sí mismos siglos de historia y de vivencias, esperanzas y aventura que escapan al contenido de esta mini crónica personal y, habida cuenta de que se asume que no es lo mismo hacer el Camino a pie que sobre 125cv, nunca podré presumir de haber hecho el recorrido como un romero más aunque la intención fuera buena. Era mi intención parar a visitar cuanto de interés hubiera en los lugares por donde la carretera discurría aunque, a veces, la autopista lo impedía; bueno, tampoco era cuestión de llevarse en la cámara todos los monumentos, monasterios, ermitas y conchas que el itinerario albergaba. Una de las metas marcadas de antemano era visitar Berceo y san Millán de la Cogolla tras pasar por Logroño. El clima no acompañaba pues aunque llover no llovía, solo incordiaba, las crestas de las montañas y todas ellas en general, se hallaban ocultas por las nieblas y las nubes, lo cual me privó de poder dar fe de las mismas a pesar de que la sierra de la Demanda tiene buenas cumbres. Aunque no pudiera en ese instante sentir la emoción que un lingüista o un historiador sin duda recibe al hallarse ante las piedras milenarias de los monasterios de Suso y Yuso, por encontrarse en ellas las Glosas Emilianenses, que según los entendidos marcan la pauta y el inicio de lo que luego sería el castellano, sin embargo en mi fuero interno algo percibí: la historia viva de siglos y de generaciones que hemos heredado un acervo y lengua comunes. Siempre podría decir: yo he estado allí. Y como anécdota para mi particular currículo, me prendé de unas hermosísimas azucenas que en un rincón del monasterio florecían, preciosas, en aquella época.
Como soy y procedo del campo, desertor del arado al fin y al cabo,  presté atención a los cultivos que a ambos lados de la carretera se ofrecían a mi vista, que no obstante no dejaba de mantenerse fija en el asfalto. Campos de patatares en las suaves y onduladas colinas me hacían exclamar expresiones de admiración por lo insólito, para mí, del hallazgo ya que siempre los había visto en regadío. No menos sorprendido quedé al ver un emparrado de tres metros de altura, por lo menos, sobre el cual trepaban las plantas de las judías verdes con sus vainas largas colgando. El día no se había despejado pero la visibilidad era mucho mejor que al llegar por la mañana. Pero lo que más me impactó, por desconocida, fue la esbelta torre de la catedral de santo Domingo de la Calzada. Sobresale con diferencia de cualquier otra construcción, incluso moderna, de la población y en aquella llanura, es como un faro que indica hacia donde debes dirigirte. Cuando ya estás a sus pies, compruebas que está separada del templo, aunque al ladico, y que debes inclinarte hacia atrás para poder apreciar la veleta. Es majestuosa y bella. La historia de esta población y su Santo, son un hito del Camino de Santiago. Ya en el interior de la Catedral, pues esa basílica tiene esa categoría, en la cripta se halla el sepulcro del Santo, de obligada contemplación. Pero me esperaba una sorpresa, con la que no contaba, en el interior de la misma. Haciendo el recorrido por los diferentes altares, escuché el canto de un gallo. Dios mío, me ocurre como a san Pedro, ¿también negaré al Señor al tercer canto del gallo? Mas como estos continuaban, observé a otros visitantes a ver si era que echando perras a algún cepillo se reproducían los quiquiriquís del gallo. La curiosidad me llevó hasta el lugar de donde procedían tales cánticos y aun así no acertaba a dar con el disimulado pollo. Al fin, elevando la vista, resolví el misterio: un precioso y hermoso gallo blanco en compañía de una gallina no menos agraciada, moraban en un gallinero exclusivo para ellos sin prestar atención a quienes, muertos de intriga como era mi caso, teníamos la propia prendida en ellos. Me quedé sin habla; posteriormente me enteré del dicho “santo Domingo de la Calzada, donde la gallina cantó después de asada”. Mi paso por el lugar, dejó en mí una profunda huella emocional que todavía perdura y además, como era año jubilar del Santo, gané todas las indulgencias habidas y por haber al respecto. Cumplido ese deber decidí, ya que me pillaba cerca, acercarme a visitar a los cántabros.
Tras perderme en Miranda de Ebro, mis huesos fueron a dar en Las Merindades. Un pueblo de nombre árabe me acogió. En él encontré el reposo del guerrero y una canción de los hermanos  Quijano, “Poesía de amor”; todo ello de nostálgico e inolvidable recuerdo. Perdido por las verdes montañas cántabras, entrando y saliendo continuamente de Euskadi, al fin arribé a Laredo y de allí al palacio de la Magdalena en Santander. Sin palabras para describirlo; hay que vivir las sensaciones. El temible Cantábrico, tantas veces oída su fama desde otros lares, se ofrecía tranquilo a los bañistas. Como soy de secano, me abstuve y disfruté mi tiempo en pasear por la península donde se ubica el edificio. Sin despreciar, prefiero el Mediterráneo y las playas del Delta. Cumplido el periplo por la ciudad cántabra, otra vez a la Meseta por el puerto de El Escudo, tantas veces mencionado por el uso de cadenas, cuando no cerrado, durante el invierno. Camino del Camino y de Burgos. Un alto en Vivar para visitar el pueblo del Cid, en devolución a la visita que éste hizo al mío camino de Valencia. En Burgos estaba planificado el fin del recorrido por esta vez, así que busqué la Catedral para visitarla. Paseando llegué hasta ella donde hallé otra sorpresa: un peregrino en estatua de bronce formando conjunto con un banco. Es, el Monumento al Peregrino. Sentado a su lado, me hicieron una foto donde se me ve charlando amigablemente con él; una foto para el recuerdo. Yo también estuve allí. Del interior de la Catedral, me temo que lo mejor se quedó sin visitar, por desconocimiento. Como te obligan a seguir un recorrido, previo pago, del cual no puedes escaparte y tras realizarlo tu curiosidad queda muy disminuida, pues eso, creo me timaron. Tanto y como la ignorancia es tan atrevida, que me quedé sin contemplar la formidable fachada gótica que ya en mis libros escolares estaba impresa. En el interior, múltiples sepulcros de personajes históricos de la tierra. Lujosas criptas con estatuas; una exposición de cálices que haría las delicias del Eric, el belga, de turno e incluso de quienes no lo son. Lo más de lo más, en el suelo la lápida que recuerda el sepulcro de don Rodrigo Díaz de Vivar, alias el Cid Campeador y doña Jimena. Tras tantas correrías y hacer la pascua a fieles e infieles, sus huesos vinieron a dar aquí; honor que sin duda agradaría al Cid si le dieran la palabra. Esto me recuerda a un hombrecico que tenía un olivar: harto de que le robaran las olivas, cedió el terreno para camposanto. El día de la inauguración, dijoles a sus paisanos: “Todos, todos habís comido olivas de este olivar, lo que nunca imaginastis es que vendríais aquí a dejar los huesos”. Jajaja. De vuelta para casa, remoje mis nalgas en unas aguas termales que surgen a orillas del río Cidacos, en Arnedillo. No pude aguantar la temperatura en todo el cuerpo sumergiéndome en una especie de piscinas rupestres habilitadas para tal fin, el agua quemaba. Jamás olvidaré este viaje. Solo me resta volver a abrazar de nuevo al Apóstol, medio siglo después. Todo “se andará”.




Publicar un comentario