Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse.

domingo, 20 de octubre de 2013

AMANECER


Las nubes, sorprendidas, se ruborizaron en su sueño.

No hay comentarios: