Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

viernes, 25 de octubre de 2013

EL VALLE DEL ARCO IRIS


EL VALLE DEL ARCO IRIS

Le habían contado que quien lograba llegar al nacimiento del arco iris, -¿a cuál de ellos? pensaba Juanito-, encontraría un tesoro deslumbrante y podría encaramarse a lo alto del mismo para contemplar maravillosas vistas. Todo precioso y lleno de colorines, donde los pájaros no cesaban de trinar cantos y filigranas, había millones de flores de todos los colores –en realidad el arco iris estaba formado por esos millones de flores-  y fuentes cristalinas llenas de elfos juguetones y aguas saltarinas. El zagal vivía con sus padres en el campo; en todo el valle “florecían” –en una imagen muy bucólica- pequeñas casitas dedicadas a la labranza y al cuidado de las plácidas vacas que producían una leche muy apreciada por los habitantes de los burgos de población cercanos. Los pastos, eran inmejorables, siempre frescos.

Así pues, tras largas meditaciones sobre el asunto, aquella tarde decidió que iba a emprender ese viaje fantástico. Había llovido y el día permanecía gris, nublado, pero a intervalos las nubes descorrían sus velos y dejaban pasar los rayos del sol dando oportunidad al arco iris, no muy lejano, de lucir en todo su esplendor. Del fondo de un valle próximo parecía emerger y, según a él le pareció, no distaría más de una legua. ¡Allá voy! se dijo. Llegado al lugar, pronto pudo darse cuenta de que cuanto más caminaba, -tenía la impresión de que aprovechaba su andar por los valles para alejarse sin ser visto-, más se alejaban los colorines del arco iris. Antes lo veía a los pies de una montaña, pero cuando llegó a la cima, se hallaba mucho más lejos, parecía huirle. Eso no le arredró; de forma inconsciente traspasó valles y montañas en una persecución que de antemano tenía perdida aunque él lo ignorara. La última vez que pudo verlo, la distancia era inalcanzable y, casi, casi, percibió a través de las lejanas lágrimas de una lluvia fina y terminal, una mueca, una burla hiriente dirigida a él. Cuando al atardecer las montañas y las nubes empezaron a ocultar el sol, descubrió que se hallaba acechando una quimera. El arco iris, había desaparecido definitivamente y aquello le desanimó. No lo alcanzaré nunca. Dándose la vuelta pudo estimar cuán lejos había llegado, había andado demasiado, de espaldas a su casa. Al poco, un cielo encapotado comenzó a vestirse de negras nubes que presagiaban tormenta. Comenzó a sentir miedo y frío. Con las primeras gotas, y casi a oscuras, halló una oquedad entre las rocas en la que intentó buscar refugió de la lluvia que por momentos arreciaba con furia renovada, ayudada por un fuerte vendaval. Del interior salieron unos amenazantes gruñidos que le pusieron la carne de gallina y los pelos de punta. Puestos los pies en polvorosa y empapado por el fuerte aguacero, al fin halló un roble milenario que le dio cobijo en un pequeño agujero de su ya vetusto tronco.

-¿Qué haces por aquí tú solo y a estas horas? Le preguntó el viejo roble.

Si ya estaba acobardado el zagal, aquellas palabras le sirvieron para sumirle en un estado casi cataléptico; le pinchan con una aguja y no le encuentran una gota de sangre.

-Quería encontrar el nacimiento del arco iris, pero ha huido sin poder llegar a él. Y ahora estoy perdido, hambriento y muerto de miedo y frío.

-No temas Juanito que no voy a hacerte daño. Aquí estarás protegido hasta que de nuevo salga el sol ya que los animales dañinos me temen y no osan acercarse.

Poco a poco, gracias a las palabras del roble protector, la calma volvió a su espíritu. Ya casi comenzaba a amodorrarse, a punto de caer en brazos de Morfeo, cuando a la luz de los relámpagos pudo observar una manada de lobos que sin duda presentían su presencia en el lugar. El roble, tal y como le había prometido, a impulsos del fuerte vendaval sacudía sus ramas sobre los lomos de la jauría que acobardada y dolorida abandonó el lugar con el rabo entre las piernas. Un rato después, unas figuras que danzaban bajo la lluvia ocuparon el  claro del robledal antes visitado por los lobos. Se encogió todo lo que pudo procurando pasar inadvertido. Pero no lo consiguió, la luz de los relámpagos iluminaba por completo el hueco del viejo tronco. Una de aquellos seres percibió su presencia, como si de antemano conociera su estancia en el mismo, y dirigiéndose hacia él  lo tomó de la mano. Experimentó pánico, pero éste solo fue momentáneo. Al contacto de las manos del bailarín, el miedo desapareció. Acompañando al exterior a la figura, con el resplandor de los rayos pudo darse cuenta de dos cosas: que quién le había tomado de la mano era una criatura extraña, como nunca había visto, ataviada con telas de llamativos colorines y que le transmitía confianza y la otra que, la lluvia, a él, no lo mojaba, resbalaba de su piel y de su ropa; incluso la notaba seca. Algo extraordinario, sin duda.

Siempre cogido de la mano, y dejándose guiar, acompañó en su danza a aquellos ¿duendes? y fueron remontándose en el cielo. De pronto advirtió que sus pies se posaban sobre un suelo de colorines y de que todo cuanto desde allí se divisaba era diáfano, colorido y extraordinario. Dominado por una luz radiante, sin una nube en el horizonte.

¡Es verdad! exclamó asombrado. Se volvió para dar las gracias a su escolta, pero ¡habían desaparecido! Con miedo a moverse, quedó paralizado. ¿Qué hago ahora? ¿Por qué me han abandonado? Recapacitó y ¡estoy en todo lo alto del arco iris! Es cierto cuánto me habían contado del mismo: pájaros trinando en medio de arbustos floridos, arroyos cantarines en los cuales se bañaban unos seres diminutos y muy juguetones, millones de fragantes flores multicolores, mariposas que lo saludaban al pasar….Inició el suave descenso del mismo sin saber cuál sería el final de todo aquello y al instante, notó que el suelo se hundía y caía al vacío. ¡Cotocroc!. El tozolón recibido al caer de la cama, le devolvió a la realidad. Ya lucía el sol y la lluvia había desaparecido, comprobó acercándose a la ventana. ¡Anda! pero si anoche la dejé cerrada. En el alféizar, encontró restos de musgo.....y sus zapatos estaban ¡teñidos de colorines!

-Bueno me he quedado sin tesoro, pero ha sido un sueño fantástico. Y volvió a la cama arrebujándose en las sábanas con la esperanza de reanudar su hermoso paseo.
 
Arco Iris

1 comentario:

Anónimo dijo...

El coronel no tiene quien le escriba