Si buscas novia en Teruel búscatela forastera, mira que matan de amor las mujeres de esta tierra. (y desamor)

martes, 14 de octubre de 2014

ME SUPERA

Este domingo tuvimos marejada. Parece que desea que vengan las fiestas para armar gresca. Teníamos a la familia a comer y a la tarde explotó. Como siempre, echándome a mí la culpa de todo. La hija mayor, se atreve a contradecirla ya que ella vivió todo el follón que preparó. Me tiene hasta los mismos cojones. Siempre en una continua lamentación. Pero tiene una mente compulsiva y de ideas fijas. Ayer hubo que barrer, pasar la aspiradora, fregar, a prácticamente todo el piso y la terraza. Creía que hoy ya se habría acabado el zafarrancho pero ¡quiá!, ayer ya se dejó empezada la tarea. No se que histeria le ha entrado con la limpieza -eso es viejo- y el brillo del suelo, pero ayer solo hizo que cagarla. Hoy, son las 6,30 de la tarde y todavía sigue; ha pasado un algodón de acero o aluminio, arrodillada, por todo el pasillo y una habitación, lo ha fregado no se cuantas veces y ahora lo está haciendo con vinagre. He llamado a un abrillantador profesional, pero no está conforme: ella lo hace mejor y además pide imposibles que el trabajador no hacía pues le rebatía y enseñaba lo que se podía y debía hacer. Luego, me tocará los huevos con que todo le duele, con que todo lo tiene que hacer ella porque yo no hago nada y que de todo cuanto le ocurre el culpable soy yo. Es una histérica obsesiva con sus ideas fijas y la limpieza, incapaz de darse cuenta de si está bien o está mal lo que dice, sobre todo, y lo que hace sin fijarse en que, quien al cielo escupe a la cara le cae. Pero la culpa es mía.