Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse. EL DINERO Y LA POLICÍA, NUNCA ESTÁN CUANDO LOS NECESITAS.

jueves, 29 de enero de 2015

ALELUYA PARA MAÑANA

Añorar el pasado es correr tras el viento.

"Moneda conmemorativa", de Eugenio Merino

No hay comentarios: