Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

martes, 29 de septiembre de 2015

LA CIUDAD Y LOS PERROS

Muchas veces nos pasa desapercibido el continuo devenir de cosas que nos rodean y hasta que por circunstancias personales no entramos en ellas, no existen. Por ejemplo los perros. Siempre, en mi juventud campesina, los perros eran algo que había ahí, que vivían su vida de forma autónoma y que solo servían para tirarles una pedrada -vano intento pues no se dejaban acercar- o echarles la culpa de algo que nosotros habíamos perpetrado. Algún rastro por lo general. También los había con malas pulgas y a estos los evitábamos. Comían lo que pillaban y hacían sus necesidades, como ahora, en los lugares más inoportunos. Sobre todo mear, que te ponen las ruedas del auto hechas una porquería.
 
En la ciudad, no es necesario tener un perro en casa, mascota lo llaman ahora, para darse cuenta de las marranadas que hacen en la calle. Aceras y jardines están salpicados de flores salidas de sus traseros. E incluso esquinas y farolas, comidas por la herrumbre producida por sus orines. Y es que la gente como no puede tener hijos, se dedica a tener perros, perritos o perrazos.
 
Paseando a mi perrita Laika, -yo por mi provecta edad ya no estoy en edad de merecer-, me he dado cuenta de eso que mencionaba al principio. Hay, habemos, gente pa tó. La mayoría amable, lo cual no quita para que seamos marranos y dejemos las cacas en el lugar donde las depositan nuestros canes, y una minoría asocial, incívica y energúmena o hija de puta. Estos últimos, dejan las mierdas, enormes, de sus perros donde caen. Suelen ir parejos, los chuchos más grandes y peligrosos, con estos fulanos. También los llevan sueltos ante la seguridad de que ningún otro perro les hará daño, ni ningún agente de seguridad se meterá con él, le sacará las perras e incluso le confiscará al chucho.
 
Y nosotros, poseedores de perros pequeños, acojonados siempre por si una fiera de esas se presenta de improviso y nos desgracia al animalillo. Como a Laika cuando la atacó, con poco más de mes y medio, un rottweiler de 50 kilos. No la mató pero nos metió a ambos el miedo en el cuerpo. Y el hijo puta del dueño, amenazándome con echarme al perro y después él si quedaba algo. Avisé a la policía municipal, pero nunca está ni se la espera cuando la necesitas.
 
Al final siempre se cumple la máxima de que el matón -delincuente- se sale con la suya ante la inhibición, la mayoría de las veces cobarde, del resto de la ciudadanía.
 
 

No hay comentarios: