Si buscas novia en Teruel búscatela forastera, mira que matan de amor las mujeres de esta tierra. (y desamor)

martes, 10 de marzo de 2015

MEMORIA DE ESENIO

El día nueve de Marzo de 1981 firmé el contrato de incorporación a GM España. Ello supuso muchas cosas. En primer lugar, pertenecer a una empresa líder a nivel mundial en el campo de la automoción y el cambio de sistema de trabajo que supuso para mí: ni mejor ni peor, diferente. Bueno mejor sin ninguna duda. Sin embargo, tuvieron que pasar muchos años para que empezara a "amar" a la empresa. No como el garito en el que me refugiaba, sino ese ente supranacional que permitió dar a mi familia un sostén y una estabilidad que siempre le reconoceré.

No obstante, tantos años en la fábrica, no consiguieron que saliera de allí con buenos recuerdos y mucho menos con amigos. Todavía hoy, me niego a recordar. Es el único medio de venganza que tengo hacia individuos que a pesar de haberlos apoyado y favorecido, nunca recibí de ellos el más mínimo aliento; solo cobardía y traiciones por doquier. Me niego a recordar siquiera sus nombres, cargos o puesto de trabajo. Solo hubo una persona, y a JR le llamaba la atención que lo mencionara, por la cual siento y sentiré simpatía: Rafael Cartagena. Estando allí aprendí dos cosas: las instalaciones son más agradecidas que las personas y que quien dá pan a perro ajeno, pierde pan y pierde perro.

Si els fills de puta volessin, no es veuria mai el sol!