miércoles, 19 de octubre de 2016

AHORA ME LO EXPLICO

Llevado de mi inconsciencia literaria, nombre rimbombante para encubrir la afición de juntaletras sin ton ni son, envié a primeros de mes un refrito de entradas enmascarando un relato. Quienes me han comentado, solo dos personas, casi valía más se hubieran abstenido. Han dejado mi ego por el suelo. Colijo, por sus comentarios, que no han captado la incultura de este blogero y con su máxima buena voluntad, desean corregir mis errores y meteduras de pata; no se dan cuenta que a estas alturas de mi particular película, me importan un bledo las reglas de la RAE, máxime cuando sus académicos andan tirándose los libros a la cabeza, Alatriste y Rico, y otro -personaje nefasto, indecente y repugnante donde los haya- Cebrián, no son los más adecuados como referentes de nada aunque sus egos sean superlativos.

 Por lo que observo, solo sirven mis escritos para que algún listo los plagie. No entienden los palabros que empleo, esos que son usuales en la vida cotidiana -vete a cascala- donde solo intercalamos alguna palabra "honesta" entre los muchos tacos i giros locales, regionales o nacionales. A mi también me desconciertan los suyos, americanos de habla hispana, pero los comprendo y asumo, a veces con esfuerzo; pero no los corrijo pues entiendo que forman parte de su cotidiano devenir y su idiosincrasia.

Comprendo que no se comprenda un escrito sino te metes en la cabeza del que lo ha pergeñado. Igual te habla del tiempo cuando realmente lo que está pensando es en tirarse por la ventana o al vecin@, sin discriminar por la gran confusión de sexos habitual en estos tiempos. O vete tú a saber, que ya lo dijo no sé quién: Arrieritos semos y en el camino nos encontraremos.



No hay comentarios: