Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

miércoles, 28 de diciembre de 2016

COMO A UN MUÑECO DE FALLA



Como a un muñeco de falla

me quemaste, me quemaste

y al despuntar la mañana,

me dejaste, me dejaste.

Me olvidaste, me olvidaste

y aunque dije no te vayas,

me quemaste, me quemaste

como a un muñeco de falla.

martes, 20 de diciembre de 2016

FELIZ NAVIDAD

POR SI ALGUIEN TIENE LA OCURRENCIA DE VISITAR NUESTRO BLOG EN ESTOS DIAS FINALES DEL AÑO, OS DESEAMOS




QUE TENGAIS UN BUEN AÑO 2017






domingo, 18 de diciembre de 2016

PERDEDOR IMPENITENTE

PLAYA ELS TRABUCADOR

A una parte, la bahía; a la otra el mar abierto. Llegamos hasta las salinas con el coche y a partir de ahí paseamos dejando que las olas, muertas ya en la orilla, nos mojaran los pies. Prescindimos de la ropa dejando que el sol dorara nuestra epidermis.
Cuando ya la piel comenzaba a acusar los rayos solares, nos metimos al agua. ¡Qué gozada! Aquel baño resultó inolvidable porque aprendimos que el mar es un cómplice que presta su apoyo y su velo a quienes desean compartir con él momentos y sueños largamente deseados. Y que «Todo cuerpo sumergido…» flota.

BI ¿Qué?

Mi nieta ha venido muy ufana del cole. «Abuelo, hoy nos han enseñado que hay I0 tipos de personas, las que saben binario y las que no» Me he sorprendido para no defraudarla y le he preguntado «qué era eso». Me ha dado una lección sobre el tema y admirándome de cuánto sabía a mi vez le he escrito en el mismo papel: «Hija, yo creía que solo había I0 clases de personas, los ricos y los que aspiraban a serlo»



viernes, 16 de diciembre de 2016

LA ABOMINABLE E INJUSTA justicia EN ESPAÑA

No se puede pedir ecuanimidad por parte de quien desconoce el significado de esa palabra.

Es tanta la repugnancia que me produce la actitud de esos jueces del Supremo que solo emiten sentencias prevaricadoras, que me faltan palabras para explicarla sin recurrir directamente al insulto, que dicho sea de paso, pienso y emito a pesar de que no queden reflejados negro sobre blanco.

Hay una "sala" de lo penal, que no queda más que en cuarto de ratas por los personajes que la ocupan;  son sus miembros delincuentes habituales directamente y como tal deberían ser tratados. Pero claro, en el supuesto de que hubiera Justicia justa y jueces incorruptos. Ya dieron la medida de su imparci digo corrupción al echar de la "carrera judicial" al juez Garzón. Eso sí, hay que reconocerles su "valentía", se saben intocables. A uno de ellos lo acaban de colocar de fiscal del Estado, para que siga salvaguardando los derechos y garantías de los corruptos. Quedan otros tres los cuales, por mucho desodorante que se fumiguen, huelen a mierda en varios kilómetros a la redonda. Provienen de la dictadura y son, han sido y serán fascistas y franquistas.

No menos putrefactos que todos estos "demócratas" que han ido acumulando riquezas y despropósitos en esta mal llamada democracia. Desde la "ejemplar" transición donde nos la metieron cruzada, se han forrado a millones como el señor X Gal Natural González y Bigotes Charlot Ansar. Son los máximos exponentes que han permitido el saqueo del estado dejándolo esquilmado y arruinado en tanto las empresas y amigotes suyos se han forrado a base de bien.

Estos mismos delincuentes, han permitido, consentido y propagado que esas instituciones que deberían estar para proteger los derechos constitucionales de los ciudadanos, se hallen dominadas y putrefactas por los partidos políticos, los suyos principalmente. El ppsoe, la misma mierda son.

Ahora, en una pirueta con tirabuzón y doble salto mortal, ese cuarto de las ratas, acaba de liquidar el asunto del ex ministro de la Gobernación y otro fulano que los grabaron urdiendo un plan para llenar de mierda al entonces alcalde de Barcelona. No hay delito. Los titiriteros eran terroristas. Estos, del Opus y tiene ángel de la guarda.  Ponente, el magistrado Andrés Martínez Arrieta. La apoyan otros cuatro jueces del Alto Tribunal: el presidente de la Sala de lo Penal, Manuel Marchena; Miguel Colmenero; Andrés Palomo y Ana María Ferrer. Ninguno de ellos ha optado por la posibilidad de emitir un voto particular en el que mostrar su disconformidad.

No me extraña que los catalanes quieran la independencia que estoy seguro van a lograr. No tienen motivos para estar contentos, pues corrupción han tenido hasta en la sopa en su tierra. Pero con resoluciones como la comentada, los indecisos suman la nómina de los conversos a pasos agigantados. Si fuera catalán, sería independentista. Aunque solo fuera por hacerle un corte de mangas a la corte mafiosa.

Pero donde más indignidad y corrupción demuestran la fiscalía y el maldito gobierno del rajao Rajoy es prohibiendo declarar en los juzgados a las personas que han sufrido muerte y desaparición de familiares por las hordas fascistas franquistas y también a quienes sufrieron torturas y prisión en y después del franquismo. De esta indignidad tampoco se libran los gobiernos "demócratas" de los socios listos que no hicieron NADA incluso cuando gobernaron con mayoría absoluta. Claro, no podían permitir que se aclararan asuntos como el de la cal viva.

jueves, 15 de diciembre de 2016

miércoles, 7 de diciembre de 2016

ME HE QUEDADO VACÍO, SIN IDEAS

A veces, en aquel correo que teníamos olvidado, hallamos cosas. Conviene revisar el buzón de vez en cuando. (Igual los Reyes han devuelto la carta)

lunes, 5 de diciembre de 2016

viernes, 2 de diciembre de 2016

TO BE, OR NOT TO BE.


La primera tienda de campaña que compré, la instalé mientras tronaba.

Desde Alemania, donde a la sazón me encontraba por cuestiones de trabajo, planifiqué las vacaciones; tres semanas que me concedían de estancia en España —o dónde quisiera—.

«Campineros» atrasados en busca de aventura y por necesidad; nos habían prestado una tienda para alojarnos cuatro personas: dos mayores y dos niñas. Salimos de casa armados con la única referencia de un libro de campings y el deseo de ir hacia un lugar, de playa por supuesto, lo más cercano a nuestra ciudad de residencia. Elegimos el camping «La Corona», situado entre Salou y Cambrils.

A la hora de la «plantá» situé el chalet —una vieja tienda canadiense— bajo un centenario algarrobo en busca de sombra durante el día. Aquella misma noche, una tormenta nos alivió el sueño. Mi pareja temblaba como una campanilla y para alegrarnos más todavía la aventura, un rayo cayó a unos cien metros de nuestra tienda. Todos estos fuegos artificiales dieron paso a un sol espléndido al otro día. Recibimos la novedad de la estancia estupendamente, sobre todo mis hijas que enseguida hicieron amistades hasta el punto de tener que ir a recepción a llamarlas por megafonía para que acudieran a la tienda. El camping tenía una considerable extensión cubierta por todo un campamento de tiendas y caravanas llenas de excursionistas. Los recuerdos de aquélla primera aventura quedaron grabados tan positivamente en nuestras vivencias, que repetimos en varias ocasiones más la residencia en aquel establecimiento campista del campo tarraconense.

Pero claro, un habitáculo de esas características, solo valía para una necesidad puntera. Así que decidimos viajar a Andorra a comprar una tienda nueva y más amplia. ¿Qué si había aquí? Claro, pero creímos que allí ataban los perros con longaniza y los apedreaban con lomo. Lo poco que pudimos ahorrar, lo perdimos en la aduana de la Seu d`Urgell. Íbamos acompañados o acompañando a un familiar y retornábamos con dos tiendas. Como mal menor y dado que nos pararon los aduaneros, declaramos una tienda y ocultamos el resto. Luego nos partimos las «ganancias ». Poesía pura.

Como decía al comienzo, en Jaca estrenamos la flamante tienda. En tanto caía la tormenta, iba clavando por dentro los ganchos que soportaban los amarres de la lona. Dos habitaciones y una entrada que permitía aguantar los chaparrones dentro. Nunca penetró el agua al interior por la lona. Una cortina aislaba los dormitorios del resto. Muy acogedora y en la cual vivimos grandes satisfacciones.

Esta sí que permitía vivir en su interior en caso de necesidad. En Benidorm, comíamos mientras en el exterior las esclusas del cielo dejaban caer un pequeño diluvio. Quienes creyeron haber «aparcado» en óptimo lugar, acabaron con agua hasta la rodilla.

Hubo más ocasiones en las que sucedieron esas circunstancias. Hasta tener que sentarme en una silla por inundación del suelo. Pero eso sí, en lo posible siempre instalé la tienda en lugar que no remansara, circulara o recogiera el agua. Muchos vieron sus maletas navegar por libre. El agua a los campistas agrada tanto como a los borrachos.

Hasta que el cuerpo aguantó, veraneábamos en camping. Mientras mis hijas por su edad nos acompañaron, pasamos vacaciones inolvidables. Una vez crecieron, más faena. Llegó un momento en el cual hubo que partir el espacio y el tiempo. Cada uno por su lado. Daban excesivo trabajo y no colaboraban.

Peñíscola, en los últimos años, nos acogió en sus diferentes campings. Si hay un lugar del cual sigo enamorado, éste ocuparía lugar preferente. La conocí en blanco y negro y hoy ocupa hasta la marisma. El espacio vacío entre ella y Benicarló, ha desaparecido.

Habrá personas a las que hablar de camping les producirá urticaria. Nada más lejos de la realidad. Vivir al aire libre, bajo las estrellas, concede una libertad y unas sensaciones dignas de perdurar y retener. Hace salir al poeta agazapado en el interior contemplando la luna sin tapujos; incapaz de hilvanar un verso para loarla, mas con el sentimiento del recuerdo inundando todas las neuronas del cerebro.

No hace falta fabricar historias esotéricas y rebuscadas. Mirando dentro de uno mismo, existen muchas dignas de volver a revivirlas.

Y no hay que pasar la mopa.
Enviado a Literautas.
PD.- Este escrito se ha confeccionado sin usar el verbo ser en ninguna de sus conjugaciones. Si encuentras alguna ¿me lo dices?