Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

domingo, 29 de enero de 2017

GENERALES

No participar en concursos

A pesar de mi astenia ¿primaveral?, siento el impulso de escribir algo tras leer un blog de "Generales".

En un artículo publicado en el diario digital Público y que enlaza al mencionado blog, http://www.publico.es/politica/general-victimas-del-yak-42.html, un general, Pérez Alamán, lamenta los hechos ocurridos a raíz del accidente del Yak 42.

sábado, 28 de enero de 2017

LO NIEGO TODO

En aquel momento, parecía una buena idea

viernes, 27 de enero de 2017

LUIS ZUECO, PLAGIADOR Y CARADURA.

J. Antonio García y Celedonio Adell, se apoyaron en el plagio de Zueco para fusilar también el relato


No participar en concursos

martes, 24 de enero de 2017

AU REVOIRE

No participar en concursos. En aquel momento, parecía una buena idea. 
 
En los últimos post, he estado utilizando viejos escritos utilizados para participar en algunos torneos literarios. Esto se traduce en que a pesar de ir incluyendo cada día una entrada, no era original, recién parida. La fatiga mental y la falta de ideas, han obrado el milagro. Me tomo un receso.
 
A cambio os dejo estas magníficas fotos del castillo de mi pueblo, la entrada y el entorno al que llamamos Los Casares
 
La imagen puede contener: montaña, exterior y naturaleza
 
La imagen puede contener: exterior y naturaleza

sábado, 21 de enero de 2017

COLGAO

No participar en concursos

Cuentan de un tipo que un día
tan ido y colgao estaba
que las hierbas que cogía
con éxtasis se fumaba.

viernes, 20 de enero de 2017

BESANDO EL SUELO

No participar en concursos


Le falló el pie y cayó cuan largo era; con las manos en alto y sus dos metros y pico besando el suelo. De inmediato, los servicios de seguridad abrieron una investigación para averiguar si la TIA estaba involucrada. El maldito escalón, fue ejecutado de inmediato. Alguien del público, que no supo reprimir una sonrisa, lo acompañó.

jueves, 19 de enero de 2017

TBOs

En aquel momento, parecía una buena idea

             "Mi calle tiene un oscuro bar de húmedas paredes......" Lone  Star


            En mi calle, unos números más adelante del portal donde viven mis padres, había una librería muy antigua, fundada en 1785. En ella, los chicos del barrio durante generaciones hemos leído y cambiado tebeos y libros. El Capitán Trueno, el Jabato, Pulgarcito, Hazañas Bélicas, Roberto Alcázar y Pedrín, Els Barrufets… y como no, el imperecedero TBO. Historias inolvidables las que vivíamos junto a nuestros héroes o pasmándonos ante los desastres de Mortadelo y Filemón, Pepe Gotera y Otilio o el hambre irredenta del pobre Carpanta; sin olvidar a Zipi y Zape y el señor Pantuflo.

miércoles, 18 de enero de 2017

AGAPITO, UN MOUSE MUY PITO

No participar en concursos


Desde que mi ratón vio en el ordenata la peli Ratatouille, me temo que pirata, anda empeñado en emular las andanzas del protagonista sin darse cuenta de las dificultades inherentes a participar en actividades plagadas de humanos dispuestos a hacerse con un premio y por supuesto, inteligentes y sobradamente preparados.

martes, 17 de enero de 2017

LA CIUDAD Y LOS PERROS  

En aquél momento, parecía una buena idea. Escobar.



SAN ANTÓN                           

Cuando hace muchos años cayó en mis manos un libro del escritor Mario Vargas Llosa, La Ciudad y los perros, creo me ocurrió lo mismo que si lo leyera hoy, no me enteré de la misa la mitad. Solo recuerdo a uno de los protagonistas: al poeta Vallano. Habrá mucha gente que lo haya leído, y comprendido, y mucha más a la que este título le sonará a charanga malsonante.

lunes, 16 de enero de 2017

DESECHO DE TIENTA

No participar en concursos

Acabo de vindre del metje y me ha cateado en todas las asignaturas. Pasado mañana debo volver a los wampiros. Hemos comenzado el año de culo y cuesta abajo.

domingo, 15 de enero de 2017

LA MUERTE EMPIEZA EN (EL) COLON                

No participar en concursos

Era la primera ocasión que visitaba Barcelona. En la anterior no salió de la estación del ferrocarril, camino de un pueblo de la Costa Brava. Lo hacía como se hacen la mayoría de las cosas, siguiendo el instinto. Para él, aquello podía resultar una odisea sin resultados preestablecidos. Sabía por qué se encontraba allí y que debía hallar un modus vivendi pues no olvidaba que Barçelona es bona, si la bolsa sona. Debía buscar una pensión asequible a sus fondos para tener un lugar donde pasar la noche, más adelante se centraría en algo más concreto. En los aledaños de la estación de Francia las había sin grandes pretensiones pues eran eso, de paso. Incluso con aglomeración de camas tipo cuartel, que los hosteleros aprovechaban en demasía el espacio; y los clientes, pues también eran eso, de paso y sin pretensiones.

sábado, 14 de enero de 2017

PULGA

En aquel momento, parecía una buena idea.

Érase una vez un remolcador al que todos llamaban la Pulga debido a su tamaño canijo en comparación con los grandes barcos a los que debía ayudar a atracar y salir de puerto. Enormes trasatlánticos o cruceros, mercantes o petroleros utilizaron sus servicios. Siempre guiado por el práctico del puerto correspondiente, llevaba a su posición a los navíos, aquellos mastodontes entre los cuales realmente parecía una pulga a la que iban a aplastar con sus enormes cascos o quillas.

viernes, 13 de enero de 2017

ME RINDO



No participar en concursos



En el día de hoy, cautivo y desarmado, he decidido no participar más en concursos literarios. Zapatero, a tus zapatos.


jueves, 12 de enero de 2017

LAS MIGAS

No participar en concursos

Si hasta con mi suegra tenemos diferencias en como hacer unas sopas de ajo, imagino que sería el cuento de nunca acabar si esta fuera una consulta popular.

Idem con las migas. Cada cual hace de su capa un sayo a la hora de preparar unas migas. Es un plato que nunca he hecho. Si lo he comido, ha sido preparado por otras personas. Incluidas las de supermercado.

Una vez trabajé en un mesón junto a la calle san Vicente de Paúl. Allí confeccionaban unas migas con longaniza y todo el proceso lo realizaban ellos. Una abuela de la casa, se pasaba el día haciendo migas, o sea, cortándolas a mano; luego las remojaban un poco con la mano para que estuvieran húmedas. La longaniza también la hacían al estilo casero, de pueblo de toda la vida.

Procedimiento: La longaniza se asaba al horno en cazuelas de barro. Con la grasa que soltaban, se freían las migas. Ajo picado en el mortero, y jamón en trocitos, tacos. Cuando el ajo comenzaba a tomar color, enseguida, se echaba el pan y luego a revolver hasta que se tostaba. Se servían en cazuela de barro con un trozo de la longaniza asada. Por supuesto, estaban de toma y come.

Me llamó mucho la atención que un día de Viernes Santo -por la calle Escuelas Pías crucé la procesión para ir a trabajar- los clientes pedían migas con longaniza. Yo me hacía cruces con la herejía de aquellas gentes ¡mira que comer longaniza en viernes santo! Pobre de mí...

Con el tiempo me enteré de una curiosa coincidencia: aquella familia era originaria de Calamocha y eran parientes de mi santa. De la época de su bisabuelo procedía la parentela y el apellido, el mismo.

Otras migas que he comido, en vivo y en directo, las confeccionadas por la Morena en el pueblo. Básicamente el mismo procedimiento pero sin longaniza y con un poco de pimentón dulce al final. Como siempre se comen a deshora en las fiestas, resultan agradables de comer y saben a poco. Y las uvas, estas negras moradas gordas que venden ahora, comidas entre cucharada y cucharada, a mí me encantan.


Foto de internet

miércoles, 11 de enero de 2017

SOPAS DE AJO

En aquel momento, parecía una buena idea



INGREDIENTES:
Un diente de ajo, pan de hogaza, unto de grasa de cerdo o aceite virgen de oliva, agua, sal
—Un diente de ajo pequeño
—Unas rebanadas de pan de hogaza, de payés o parecido
—Unto de freír tocino del cerdo o aceite virgen de oliva (media cucharada). En aquellos años, el aceite de oliva era un bien escaso y solo lo usaban para lo imprescindible. La grasa del cerdo lo suplía.  
—Agua y sal
Hay una alternativa cual es añadirle un poco de hígado de cerdo "escaldado" y majado en el mortero. La preferida por mí.
— 100 gramos de hígado de cerdo
ELABORACIÓN:
Cortamos en el perol unas rebanadas de pan de la hogaza, como medio perol. (En aquellos años, en mi pueblo usábamos el pan de pintera, masado por cada casa y cocido en el horno comunal).
El ajo, depende del gusto del consumidor. Si lo queremos comer, lo picamos con el cuchillo a cuadritos finos; si solo queremos el gusto, trozos mayores para poderlos eliminar sin masticar ni tragar. El unto o el aceite, lo echamos por encima del pan.
Ponemos el agua necesaria en un cazo, con la sal correspondiente y cuando hierve, volcamos en el perol la precisa. Dejamos reposar un poco y a soplar y comer.
Si queremos añadir hígado de cerdo, cuando hierve el agua añadimos el hígado. No más de cinco minutos hirviendo. Lo sacamos al mortero y picamos -más bien troceamos- (sin hacerlo paté). Con una cuchara lo depositamos en el perol y rellenamos con el agua hirviendo. Dejamos reposar un poco y a soplar y comer.
Y un buen trago de tintorro del porrón o la bota para refrescar la boca y el gaznate.
Las sopas de ajo —o hígado en la época de la matanza—, eran el alimento que daba calor y energía aunque esta sería más bien escasa. En todas las casas de todos los pueblos. Eran sopas humildes, sin pretensiones, pero que el estómago agradecía. Aunque en la diáspora emigré como la mayoría, cuando mi cuerpo no anda bien, me refugio en el perolico de sopas.
Cuando nació mi hija mayor, nos dio una semana horrible pues no paraba de llorar por las noches. Vino mi madre y le dio un platico de sopas, sin ajo por supuesto, y a partir de ahí, mano de santo. Tenía hambre pues la teta de su madre, no la alimentaba y las sopicas la calmaron.
Todavía tengo un tío que todas las mañanas, desde el siglo pasado, desayuna su perolico de sopas de ajo. Tal y como las describo.
 RELACIÓN CON LECTURAS:
En el «Viaje a la Alcarria», se mencionan las sopas de ajo sin más. Aparte la miel, que en mi casa también la había, poca variación gastronómica refleja el autor. Incluso en un lugar solo pueden ofrecerle un pan, así andaban de boyantes. Pero hay que matizar: en aquellos tiempos, y en estos, en los pequeños pueblos de las serranías con muchos grados bajo cero en el invierno, aunque no fue el caso de Cela que viajó en junio, las sopas de ajo eran el método más rápido para calentar el estómago y engañar al hambre. No existe comparación ni parecido entre las sofisticadas sopas de ajo que nos puedan ofrecer en un Parador y las que a diario desayunaban o cenaban los labradores pobres de nuestra tierra, y yo lo fui. Repito, en aquellos años, se comía lo que se podía y las sopas de ajo no eran una excepción sino un remedio. Posiblemente, haya tantas recetas de sopas de ajo como degustadores/preparadores de las mismas; en todo caso, solo serán variaciones de las primigenias. Una semejanza a las migas.
Como anécdota, recuerdo un año que labramos una finca que llevaba años sin cultivar. Cuando volvimos a labrarla por segunda vez pasado un tiempo, al volver la tierra salían los cardillos envueltos, blancos como hojas de endibia. Hoy hemos perdido el placer de comer muchas cosas que antes comían por necesidad pero que en el fondo eran un manjar solo para privilegiados.
No olvidar a los hidalgos que a veces salían de casa con la gola y la barba llenas de migas de pan para ocultar que no habían comido o casi. Pobrecicos.



martes, 10 de enero de 2017

Historia real de Hachiko



Yo nunca te hubiera abandonado.

lunes, 9 de enero de 2017

IT'S A SUNNY DAY

¡¡Ya era hora!! Carajo.

En aquel momento, parecía una buena idea. I'ce que

domingo, 8 de enero de 2017

ÉL, NUNCA LO HARÍA.

Me siento como un perro apaleado al que, sangrando por la nariz, con las patas arrastras y deslomado por los garrotazos atizados por su dueño en la espalda, todavía le mira con ojos incrédulos preguntándose el porqué de ese maltrato al que no cree ser merecedor. Él, que en todo momento ha estado dispuesto a dar su vida por defenderlo, está recibiendo una paliza que si bien lo está matando en cuerpo ya lo ha hecho en espíritu.

No es fácil entender qué es lo que pasa por la mente de un maltratador sádico. Nunca será atenuante el argumento de que, con anterioridad, él sufrió ese maltrato.

Miro a los bellos ojos de mi perrita y me lamento de que no pueda entenderme cuando le digo lo mucho que la amo. Pero me lo demuestra llorando si no puede acompañarme y siguiéndome a todas partes. Su silencio obligado, lo palía con sus acciones. Aunque, todo hay que decirlo, estos días de hielo mañanero le cuesta un poco más.

sábado, 7 de enero de 2017

EXAMEN DE CONCIENCIA

Quienes nos hemos criado -niñez y juventud- bajo la egida de los golpistas -militares y curas- del 39, muchos años más tarde seguíamos recibiendo las mismas consignas adoctrinadoras por parte de esos mismos estamentos.  Así, cuando por costumbre u obligación habíamos de confesarnos por Pascua Florida o porque le salía del capullo al cacique de turno -casi siempre el cura-, previamente habíamos de efectuar un examen de conciencia rebuscando en nuestras alforjas espirituales los pecados acumulados desde la anterior visita al armario de los pecados.

viernes, 6 de enero de 2017

EL MOUSE

Dedico este cuento de Navidad a Agapito, mi ratón. Protagonista imprescindible en mis aventuras para descubrir la biblioteca oculta del castillo de mi pueblo:

"En la carpintería de Nazaret, José, el maestro carpintero, le pide al niño aprendiz que recoja las virutas del suelo. Pero hay un ratoncillo en un rincón que mira respetuosamente al rapaz y le dice: «Déjame algunas virutillas para poder hacer un lecho donde abrigar a mis hijos que están a punto de nacer». Y el Niño le convierte un puñado de virutillas en queso gruyere y requesón. «Pero no se lo digas a nadie ¿eh?»."

jueves, 5 de enero de 2017

A LOS REYES MAJOS

Puede que esta misiva no llegue a vuestras manos y con mayor probabilidad, no os dejen cruzar las fronteras proviniendo de Oriente ya que os confundirán con refugiados.

No es gran cosa lo que tengo que deciros, nos conocemos de hace años y sabemos qué opinamos unos de otros. En realidad no quiero pediros nada. Como nunca, que yo sepa y mira que estoy cerca, me habéis regalado nada, tampoco tengo nada que agradeceros. Puede que sin darme cuenta me hayáis ayudado en algo pero ha debido ser tan leve el apoyo, que ni me he enterado.

Podría pediros una muñeca hinchable, pero estoy tan gafado que o se largaría con el primero que pasara o vendría ya pinchada de fábrica; bien pensado ¿para qué? Nunca he sabido conservar o ganar una novia así que ahora, cuando ya me falla todo como a las escopetas de feria, mejor dejarse de aventuras. Hasta el agua se me escapa de vez en cuando por el carter y eso si que son palabras mayores aunque a veces no se si es agua o aceite; el tubo escape, peor cada día, suena a destiempo y cuando más inoportuno es.

De trabajo ni hablamos; ya se me han ido las ganas y lo primero que hago cundo me levanto a las mañanas, es sentarme a descansar. Aunque os diré que estoy muy preocupado con los chorizos que nos gobiernan; se han pulido en cuatro años todo el dinero de la bolsa de las pensiones, más de 60.000 MM de € y para el año que viene solo nos queda para pagar la primera extra y hasta la pensión mensual peligra. ¿No podríais hacer un esfuerzo y el día 6 llevaros a toda la banda de delincuentes? Es una ignominia la gentuza esta que han arrasado la dignidad de este país. Por cierto de paso, ¿nos podíais librar también de los Mormones? Con el dinero que nos cuestan -unos y otros-  de nuestros impuestos, arreglaríamos algo el problema de la dependencia de los mayores.

Y ya de paso, llevaros a todos los corruptos, corruptores y corrompidos; que no quede ni uno. Por último, y si os queda tiempo y tenéis algo de influencia ¿podríais, aunque fuera haciendo algo de trampa, influir para que me premien algún relato de esos que tengo por ahí pidiendo amor? Ya sabéis que no es por dinero a pesar de que a nadie le amarga un dulce, sino por envanecer un poco a mi amor propio y que la gente que me rodea, aunque no me den incienso, mirra tu por donde igual (me) apreciaban  alguna cosilla de oro comprada con el premio. Aunque sea modesto, como yo, os lo tendría en cuenta.

PD._ En la galería habrá una botella de cava, turrón, polvorones y almendras garrapiñadas y como la puerta de la galería está abierta, en el botellero del comedor hay licores varios. Y si tenéis hambre, en la cocina hay un jamón, que el Camino es muy traidor y el regreso será largo.


miércoles, 4 de enero de 2017

EL GRITO


Se giró al escuchar el grito angustiado de su madre. No tuvo tiempo de oír más.

Aquella noche, decían que era Nochebuena y mañana Navidad. El niño no entendía por qué aquella noche iba a ser diferente cuando todas las noches, y los días, eran más bien un infierno. Unido al horror de la destrucción sistemática usando la coartada de la autodefensa, se estaba produciendo el enfrentamiento de la propia gente separada en facciones irreconciliables. Con nefastas consecuencias para la población que sufría hambre, persecución y miseria. Situación extrapolable a numerosas regiones mundiales, víctimas de los mismos odios y violencia.

Él, desconocía las formas y los medios que en otras partes del mundo la población infantil disponía para su disfrute. No sabía el significado de la palabra juguete. Para este menester utilizaba, junto con sus amigos, cascotes de metralla o munición sin explotar que de vez en cuando se cobraba su tributo en la vida de alguno de aquellos infantes inocentes y desgraciados.

Ya, en alguna ocasión, habían consumado alguna correría contra «el enemigo». En su inconsciencia, emplearon los temibles proyectiles ya utilizados por David contra Goliat. Quizá por eso, sabedores de los devastadores efectos de esa munición, «los invasores» portadores de la ignominia, se empleaban sin piedad en la erradicación de tan peligrosos atacantes.

Le habían contado, que una estrella guiaba hasta su pueblo a unos reyes magos los cuales buscaban a un Niño para adorarle. Esto le hacía pensar sino serían los invasores enviados del moderno Herodes que, según el relato, mandó ejecutar a todos los niños del pueblo. Dados los desproporcionados medios empleados y la falta de piedad demostrada, poco parecía haber avanzado la humanidad desde entonces, pues la historia se repetía a diario por todo el mundo.

A través de la ventana sin cristales de lo que había sido su casa, pudo ver una enorme estrella que iluminaba todo el entorno. ¡¡El cielo se hunde!! Creyó. Aunque a continuación razonó ¿Los Reyes Magos? Sin pensarlo, salió corriendo por entre los escombros para apreciar mejor el acontecimiento. ¿Dónde están los reyes? se preguntó. Se volvió y a la luz de la estrella pudo ver al monstruo acorazado y agazapado que giraba hacia él. Se volvió al escuchar el grito angustiado de su madre. Un destello inesperado lo deslumbró y aturdió; cuando se recuperó del susto, encontró a su lado a otro niño que irradiando luz y paz le sonreía; y que dándole la bienvenida y ofreciéndole su mano, le invitaba a seguirle.

Y entonces comprendió porqué, a aquella noche, la llamaban Nochebuena.

martes, 3 de enero de 2017

CENA DE NOCHEVIEJA

El día de Nochevieja nos reunimos a cenar el IMSERSO al completo: 448 años en total. Con buenos dientes y mejor gana. Unos canapés y fiambres de primero y una merluza rellena, objeto de esta entrada.

A continuación, en fotos, relato la forma en que el "chef de cuisine" perpetró el atentado contra el pescado. Estos días el pescado, y no digo ya el marisco, alcanza precios que duplican los normales; una merluza de pincho que no sobrepasa los diez euros, a más de 16. Al marisco ni me asomo. De lejos, los carabineros rondando lo 80 euros. Besugos, con los que hay, carísimos, que diría il Papa.

Compré una de volanta, casi a diez euros, de un kilo y medio más o menos. Tenía previsto hacerla a la vasca y estando en el mostrador, se me ocurrió que mejor rellena. ¿Cómo se la hago? En dos lomos. Ya hice una vez para Nochebuena, que estará por ahí, pero no la partí y a la hora de rellenar no cabe el relleno; mejor lomos separados.

Compré un sobre de panceta ibérica, 150 gramos; dos sobre unitarios de gulas, 200 gramos cada uno; y un sobre de gambas congeladas de 250 gramos. Con la cabeza -y otra que me dieron en la pescadería- preparé un fumet para hacer una bechamel ligera con la que unir el relleno y cubrir la merluza, poniendo una cama en el fondo de la fuente antes de comenzar el relleno.

Aquí tenemos los ingredientes: La cazuela con las cabezas, un poco de cebolla y media zanahoria (luego se comería Laika lo aprovechable). La merluza en la fuente de asar; la panceta de ibérico; las gulas y las gambas congeladas.



Salteando las gulas (un sobre) y la gambas. Las reservaría para hacer en la misma sartén la bechamel.


La fuente con la cama de bechamel y la mitad de la merluza con el ibérico.


Rellenando con gambas y gulas, ligadas con un poco de bechamel. 


Cubriendo con las lonchas de panceta


Bechamel por encima, con un poco de queso rallado. Lista para el horno.


Calenté el horno a 220 grados; alcanzada la temperatura, bajé a 190-200 grados y la mantuve en el horno con calor en la solera y el gratinador; apagué el gratinador a los quince minutos  y a los veinte minutos cambié el calor al gratinador apagando la solera. Cinco minutos más y listo. Tiempo total, alrededor de 25 minutos dependiendo del tamaño de la merluza.

Hice una foto tras sacarla del horno, pero no ha salido. De sabor, buenísima. Venga, atrévete con ella, es fácil y sale muy económica.



SE ARMÓ EL BELÉN


Había convocada reunión de la Comunidad. Presidía la vaca Mu, la más sensata. Asunto a tratar: las condiciones laborales. El gallo Kirico y el pato Lucas, eran los más vocingleros, como siempre. Propusieron dejar de poner huevos y dar leche como medida de presión. A media sesión, entraron al establo un hombre y una mujer, ella en estado de gestación y a punto de dar a luz. La señora Oca, muy mari manejos, enseguida organizó todo. Los animales grandes a dar calor, las luciérnagas agruparos para dar luz. El resto, recoger paja limpia y callad. Así comenzó la Navidad y una historia que dura ya más de 2000 años.

lunes, 2 de enero de 2017

EL PAVO GLU GLU


Glu glu andaba muy mosqueado últimamente. Le trataban a cuerpo de rey. Comida, la mejor y toda la que quería. Hasta vino le ponían pero claro, como no estaba acostumbrado pues la verdad, no le tiraba mucho. Aunque de vez en cuando, le obligaban a echarse un traguito a pesar de que a el no le gustaba. «Para que te haga la digestión» decían. Tanta amabilidad le tenía escamado. Preguntó a madre por su padre y esta le confesó que también le extraño mucho que el año pasado por estas fechas, le ocurriera lo mismo y un día desapareció. Así que cuando vio que comenzaban a engalanar calles, árboles y portales, decidió volar de tejado en tejado hasta llegar a lo alto de la torre. «Glu glu, baja de ahí» le decían una y otra vez. «Ni hablar, no pienso hacerlo hasta que pase la Navidad».

domingo, 1 de enero de 2017

CAPERUCITA Y EL SR. LOBO


Se aproximaba la Navidad. Caperucita preparó una cesta de confites para llevar a su abuelita. Sabía que el sr. Lobo la estaría espiando al pasar por el bosque, así que se dispuso a gastarle una broma. Una vez en el bosque, dejó la cesta al borde del camino y se escondió a la espera. Paseando, con las manos en los bolsillos y silbando una canción, apareció el sr. Lobo. Al ver la cesta exclamó: «Caramba, qué oportunidad» Sin pensarlo, engulló dos empanadillas en un santiamén. Al segundo, con la boca abierta y los ojos llorosos, emprendió la huida. «Socorroo, quiero que me cambien de cuento…».

TENIENTE GENERAL, D. JAVIER MURCIA RUBIO

Por razones que no vienen a cuento, volvió a mi recuerdo la época de la mili en Valencia. Busqué el nombre del general al cual serví durante quince meses -nunca mejor dicho- y me he enterado de casi toda su vida y milagros. Como entiendo que a un hipotético lector que por aquí pasara no le movería la curiosidad en buscar nada sobre él, voy a reflejar aquí, para mí, los hechos que considere más relevantes bajo mi punto de vista. Aunque no esté de acuerdo con su trayectoria, forma parte de mis recuerdos y vivencias.

Al comenzar el golpe de Estado del 36, ya era capitán y se rebeló contra el Gobierno legítimo de España. García Morato, que fue un figura en esto de la aviación militar, organizó unas escuadrillas de aviones de las que él formó parte. Los demás pilotos tenían menos graduación militar. De esas escuadrillas salieron los ministros del Aire de los años setenta. García Maroto se estrelló en una exhibición aérea y murió en el 39 haciendo el gilipollas en Italia. (Alguno de esos generales, el general Cuadra Medina, visitaron Valencia estando yo en la residencia). Parece ser que el capitán Murcia Rubio tenía un registro de cinco aviones derribados del "enemigo" durante la guerra civil por la zona de La Puebla de Valverde en la provincia de Teruel.

Al finalizar la guerra, todos estos ases del Aire, se alistaron en la División Azul para combatir contra los comunistas en Rusia. Algunos se quedaron allí, pero el comandante Murcia regresó. La foto que se incluye, se la hicieron en Alemania con uniforme nazi o asimilado.



No hallo más referencias suyas hasta los años posteriores a mi licenciamiento. Durante mi estancia, era General de División, Jefe del Sector Aéreo de Levante. De allí pasó a Zaragoza, ascendido a Teniente General, como Jefe de la Tercera Región Aérea. Con anterioridad estuvo al mando de la III Región Aérea, el Teniente General Carlos Rute Villanova, otro de los viejos aviadores rebelados contra la República, a la sazón destinado en el aeródromo de Tablada, Sevilla.

Durante el conflicto con la Marcha Verde marroquí, fue jefe de la Zona Aérea de Canarias y también fue miembro del Consejo de Estado. Falleció el 17 de Abril de 1992.




Sin duda fue uno de los aviadores que marcaron una etapa en la aviación militar española, aunque los hubo más señalados. Durante el régimen franquista ellos eran, los militares, los que cortaban el bacalao. Prueba de ello y su decadencia es que estando yo todavía en su casa, en Valencia, para el mes de Julio celebraban unas fiestas y ponían un pabellón en el Paseo de la Alameda a la orilla izquierda del Turia para la gente de derechas y pudientes de la capital. Pues al Capitán general ¿Milán del Bosch? y a él los sentaron en un lugar que no consideraron apropiado y se marcharon. Los "civiles" comenzaban a despertar. Tenía de ayudante a un coronel, no de carrera, ascendido por méritos de guerra se supone, ya que al general, no le correspondía un ayudante de esa graduación.

No estoy de acuerdo con el golpe de Estado y los centenares de miles de muertos que acarreó. Mucho menos con los asesinatos posteriores a la finalización de la guerra. En aquel tiempo, la inmensa mayoría de los habitantes, que no ciudadanos, estábamos anestesiados o amordazados respecto a la situación política. Mucho más quienes habíamos vivido toda nuestra existencia en pueblos alejados donde la única información que llegaba era "el parte". Mi padre estaba suscrito a un semanario llamado 7 Fechas, del movimiento naturalmente. Mis vivencias haste ese momento, carecían de inquietudes políticas. Solo cuando entré a trabajar en talleres industriales, mi culo comenzó a sentir la inquietud inherente a mi clase: era un obrero y lo he sido toda mi vida. Pacífico, pero no con tragaderas de rueda de molino.

La gente, poca ropa que diría mi añorado padre, no tenemos ni repajolera idea de la cantidad de "impedimentos" que hay para que el pueblo goce de mayores libertades. Es a todas luces imposible el mínimo cambio que impida a los detentadores de siempre de privilegios y poder absoluto ceder alguno o parte de ellos. Tienen detrás a las hordas de salvadores de la patria para impedirlo. En este año que termina hemos tenido la prueba de ello y como siempre, los traidores salen del pueblo llano. Aunque viven , TODOS, a costa nuestra, de nuestros impuestos.