Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

domingo, 29 de enero de 2017

GENERALES

No participar en concursos

A pesar de mi astenia ¿primaveral?, siento el impulso de escribir algo tras leer un blog de "Generales".

En un artículo publicado en el diario digital Público y que enlaza al mencionado blog, http://www.publico.es/politica/general-victimas-del-yak-42.html, un general, Pérez Alamán, lamenta los hechos ocurridos a raíz del accidente del Yak 42.


Me he dado una vuelta por este blog, y está plagado de generales de muchas estrellas todos y por supuesto dueños de las esencias más puras, rancias y espirituales del ejército español. Son una casta aparte. Viven su vida al margen de la sociedad que los mantiene; las más de las veces, en guetos a los que se niega la entrada y pertenencia a los civiles, esa chusma que solo desea hundir a la patria y a sus ejércitos.

Se cuentan sus neuras y mentiras y se las creen, como los curas. No se puede sentir el ciudadano de a pie cercano a esa gente que la desprecia. La mayoría odian a esta situación política porque no les permite manejarla. Yo también odio a estos políticos malhechores y delincuentes pero desde mi insignificancia, nada puedo hacer o decir contra ellos. Sin embargo los militares, dueños de las pistolas por delegación ¿del pueblo? (y una mierda, de las élites para conservar sus privilegios), si les dá un aire, montan un golpe de estado en el cual mueren asesinadas personas inocentes por decenas de miles.

En ese blog, como no podía ser menos, ponen a parir al ex Jemad Julio Rodriguez. También teniente general. Cómo puede ser que uno de los nuestros vaya por libre y apoye al partido de la chusma. Toda esta gente son de extrema derecha, cuando en realidad deberían ser apolíticos y eso sí, dar caña a los políticos -cualquiera de ellos- que se desvíe del bien del pueblo y la nación en lugar de aprovecharse de ellos para su particular lucro. Las guerras, ellos las ven como la posibilidad de ascender en el escalafón y obtener pingües beneficios aunque sea a costa de auparse sobre montones de cadáveres.

No, no me gusta como piensan los generales, sobre todo porque viví con uno quince meses de mi vida.

-General, el rencor es suyo, disfrútelo (si puede)

No hay comentarios: