domingo, 23 de abril de 2017

COCINA DE AUTOR.

PASTEL DE PURE DE PATATA RELLENO DE CARNE

Cuando en los albores de mi iniciación culinaria permanecí parcialmente un verano en Canet de Mar, Barcelona, a los clientes teutones les dábamos algo parecido a este plato y ellos, que remedio les quedaba, lo comían a gusto -y yo, dicho sea de paso, también-. La kartoffel les tiraba mucho.

Poco misterio tiene la receta. Puré de patata, carne picada y aliño.

Las patatas se pueden cocer enteras -yo lo he hecho así- o a trozos y luego machacarlas con un tenedor o con el pasapurés. Añadimos sal y un poco de pimienta -hay a quien no le gusta- y un chorro de leche para aligerar.

La carne picada puede ser de sobras -en mi caso de la sopa con la cual también se pueden hacer croquetas- o carne cruda picada como para hacer albóndigas.

En una sartén con aceite de oliva, ponemos a freír la cebolla picada con un diente de ajo troceado a rodajas. Cuando ya esté pochada añadiremos la carne, salpimentada -ojo la pimienta-, si está cruda; si es de sobras de caldo, echaremos antes el tomate y una vez frito añadiremos la carne con medio vaso de vino blanco o clarete. Comprobaremos como queda de sal y ya está lista la farsa.


Para cuatro personas:

Cuatro patatas medianas, cocidas en tres cuartos de hora
300 gramos de carne picada, mezcla de ternera y cerdo, o en su defecto la carne del caldo
Media cebolla
6 cucharadas de tomate triturado O frito, según disponibilidad (yo prefiero el primero)
Un diente de ajo
Medio vaso de vino blanco o de la cubeta
Sal y pimienta
Queso rallado para poner encima al gratinar y un poco de mantequilla si se dispone de ella

El fondo de la fuente que vamos a usar, no está de más untarlo con un poco de tomate o mantequilla. Este recipiente ha de tener la suficiente altura como para dar cabida al puré sin que se desborde.

Ponemos la mitad del puré en la fuente y lo extendemos dejándolo plano. A continuación hacemos lo mismo con la carne picada y por último, depositamos por encima de la carne el resto del puré. Si somos artistas, podemos decorarlo con una manga o dejarlo tal cual. Espolvoreamos de queso rallado y unos pizcos de mantequilla.

Calentamos a 200 grados el horno, solera y grill y cuando alcance la temperatura introducimos la fuente del puré hasta que comience a dorar. Apagar y a comer cuando se haya enfriado un pelín.


Le he puesto unos taquitos diminutos de jamón que tenía en la nevera. No es que le haya salido viruela o sarampión en el horno.
















No hay comentarios: