Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

jueves, 28 de diciembre de 2017

ASÍ EMPEZÓ TODO


El mendigo se protegía del frío en un destartalado establo. Cuando sobre el mismo se hizo de día a medianoche, supo que algo raro estaba sucediendo.

Aquella noche, habían convocado una reunión de la Comunidad de moradores. Presidía la vaca Mu, la más sensata. Asunto a tratar: las condiciones laborales.

El gallo Kirico y el pato Lucas, eran los más vocingleros, como siempre. Propusieron dejar de poner huevos y dar leche como medida de presión.

A media sesión, entraron al establo un hombre y una mujer; ella en avanzado estado de gestación y a punto de dar a luz.

La señora Oca, muy mari manejos, enseguida organizó todo. Los animales grandes a dar calor, las luciérnagas agrupadas para dar claridad. El resto, recoger paja limpia y callad.

Al mendigo, le rogó acondicionara un pesebre como cuna.

Y así comenzó una historia que dura ya más de 2000 años.

miércoles, 27 de diciembre de 2017

GLORIA IN EXCELSIS DEDO

La fatiga le quitaba fuelle, los años no pasan en balde. A pesar de ella y de la puñetera artrosis que lo tenía arrinconado y rodeado de algodones, este año no dejaría que nadie arruinara su Belén. Se sentó en el suelo y armado de plastilina de colores, comenzó a modelar todas y cada una de las figuras que consideró necesarias sin las cuales era imposible tomarlo por tal. Caganer, no, mejor ninguno, hay demasiados.
─Señor ¿por qué no permitís que lo hagamos nosotros?

─No, quiero que tenga vida y evitar los errores del pasado.

Cuando creyó que todos los personajes imprescindibles estaban listos, les dijo:

— Ea, ya podéis comportaros como seres vivientes, pero sin desmadraros.

Al poco aquello se convirtió en una pejiguera. Como el anterior. Como siempre. No tardaron en comenzar los conflictos por el agua, los pastos, las tierras…Todos contra todos. Parecía “una noche en el museo” cuando, tras adquirir vida, las figuras se dedicaban a intentar destruirse entre ellas.

— ¿Es que no hay forma de acertar de una puñetera vez? ¡Qué venga el informático inmediatamente! ¡Lo voy a despedir por inútil! —. A punto estaba de darle un puntapié y hacer volar todo por los aires.

— ¡Paaaara, papá! Todos los años lo mismo. Sabes que tiene un defecto de fabricación en origen. Ya habíamos acordado que los dejábamos a su aire, son incorregibles. Recuerda lo que me hicieron a mí cuando me enviaste con la intención de armonizar y depurar el programa. El algoritmo tiene un virus y es irrecuperable. Y lo sabes.

Mas como los problemas nunca vienen solos, los Magos llamaban a su puerta para quejarse amargamente de que, como venían de Oriente, los habían confundido con refugiados y no les permitían atravesar las fronteras para cumplir con su cometido.

—Es una injusticia, Señor. Y un boicot comercial encubierto a favor de Papá Noel. Como éste vive en los países nórdicos, si a nosotros nos prohíben la entrada, todo el mercado europeo para él. Y Tú sabes que en otros bazares no nos conocen ni estiman. ¿Nos imaginas cruzando el Mediterráneo en patera, cargados de juguetes? El Arca de Noé sería insuficiente.

Y por si faltaba algo, su nieto también se quejaba:

— Jo, abuelo, ya te vale, todos los años el mismo regalo ¿para cuándo una Tablet, o una PlayStation?

martes, 26 de diciembre de 2017

TRAS LA MISA DEL GALLO


Después de la Misa del Gallo, los amigos nos reunimos en el bar para pasar un rato de cháchara. Y volvíamos juntos a casa. Estuvimos hablando en mitad de la calle hasta que advertí que éramos un fácil blanco circunstancial de quienes pasaran por allí, incluso a distancia. Nos refugiamos en una zona más recogida a resguardo de miradas indiscretas. Yo llevaba una gabardina amplia cruzada, suficiente para albergar a los dos. Desabroché los botones de la prenda, con los cuales ella estaba jugando, y le ofrecí el resguardo de la misma junto a mí. En un principio, pareció luchar entre aceptar la propuesta y su pudor. Con suavidad, la fui atrayendo hacia mí amorosamente hasta estrecharla contra mi pecho y abrigarla con la prenda. Así, al calor de nuestra proximidad, le hablé del inmenso amor que sentía por ella, que era para mí la Estrella Polar que, cual náufrago, añoraba. Me expresó su temor alegando si buscaba reírme de ella. ¿Cómo voy a hacerte daño, cariño mío, si te quiero más que a mi vida? La acaricié y besé su cabello, sintiendo su respiración agitada. La misma que yo le transmitía. Creí que había vencido sus reparos.
De pronto, un chupón de hielo junto con un alud de nieve, me golpeó la cabeza y me devolvió a la realidad. Aquel golpe, debió afectar a mi cerebelo que aún no se ha recuperado y sigue soñando.

lunes, 25 de diciembre de 2017

ASUNTOS INTERNOS

Como este blog y los anteriores de Terra o La Comunidad de El País, nacieron con la vocación de contar los hechos consuetudinarios, o no, que por mi magín circularan; ocurre que hay temporadas en las cuales los impulsos de darle a la tecla sin ton ni son, surgen como irrefrenables acuíferos en tanto otras, la más absoluta sequía y falta de ideas me invaden (lo cual es una contradicción).

domingo, 24 de diciembre de 2017

LA CUQUERA


Mi padre era fogonero en las máquinas de vapor que acarreaban el mineral de hierro desde las minas de Ojos Negros a la siderúrgica de Sagunto, en Valencia. El día 23 de diciembre de 1952, salió de la estación de la mina, cargados los vagones de mineral, hacia el Puerto Escandón. El tren, denominado el 30, salió de agujas a las tres de la tarde. Una fuerte nevada retrasó su salida por la dificultad de obtener el mineral en las canteras de la mina; debió salir a las diez de la mañana con treinta y cuatro tolvas, pero no pudieron acarrear más de veinte. El resto del servicio, fue cancelado ese día.

sábado, 23 de diciembre de 2017

FELIZ NAVIDAD

Gentileza de Ojos Verdes Ediciones

jueves, 21 de diciembre de 2017

¡PUIGDEMONT! JUNQUERAS LOS TIENE BIEN PUESTOS, TÚ ERES UN COBARDE

PERLAS OCULTAS

Buscando algún post que "me suena" que escribí, hallo verdaderas perlas ocultas. Lo son para mí, no tienen porque serlo para los demás. Contienen el pensamiento o estado de ánimo del momento en que fueron escritas.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

HUELE A NAVIDAD

En la carpintería de Nazaret, José, el maestro carpintero, le pide al niño aprendiz que recoja las virutas del suelo. Está cepillando las cuadernas de un barco y los residuos se le introducen entre la sandalia y el pie. Pero hay un ratoncillo en un rincón que mira respetuosamente al rapaz y le dice: “Déjame algunas virutillas para poder hacer un lecho donde abrigar a mis hijos que están a punto de nacer”. Y el Niño, le convierte un puñado de virutillas en queso gruyere y requesón. “Pero no se lo digas a nadie, ¿eh?”. Huele a Navidad.  

©




NAVIDAD EN LA GRANJA

  Meses antes de la Navidad, al gallo Perico y al pavo Gluglú, comenzaron a alimentarlos a cuerpo de rey. ¡Esto es vida! pensaban. No hay duda de que nuestro comportamiento está recibiendo su recompensa.
Ajenos a lo que sobre ellos preparaban sus dueños, acumulaban grasa y músculo y engordaban a ojos vistas. Unos días antes de la Nochebuena, ambos se esfumaron misteriosamente. Al otro día, sus allegados preguntaron a toda la comunidad si los habían visto o sabían algo de ellos. Por eso, al año siguiente, cuando a Gluglú hijo comenzaron a tratarlo de forma sospechosa, andaba muy mosqueado. Lo alimentaban igual que a su padre, a cuerpo de rey. Tanta amabilidad lo tenía escamado.
  Así que cuando Gluglú vio que comenzaban a engalanar calles, árboles y portales, decidió volar de tejado en tejado hasta llegar a lo alto de la torre de la iglesia. “Gluglú, baja de ahí” le decían una y otra vez sus dueños tratando de convencerle. “Glu, glu, ni hablar, no pienso hacerlo hasta que pase la Navidad”.
  El gallo de la veleta que llevaba siglos allí, solo, señalando de donde soplaba el viento, descuidó sus labores y pasa todo el día jugando al veo-veo con el pavo Gluglú. Si les gana el aburrimiento, llaman a algunas palomas y juegan al corro la patata alrededor de la cúpula del campanario. En el gallinero, después de que Gluglú volara a la torre negándose a bajar, la concurrencia anda alborotada tras oír cantar a los dueños: “…échale guindas al pavo...que yo le echaré a la pava...” Y para proteger a los hijos pequeños que desaparecían antes de haberlos destetado, todas las noches los esconden bajo montones de heno con la advertencia muy severa de que si intentan salir y meter bulla, el hombre del saco los llevará a todos y nunca jamás volverán.
  Durante la Navidad, Gluglú seguía en lo alto del campanario visiblemente desmejorado a pesar de que las palomas lo habían alimentado. El pavo se había convertido en el símbolo de la resistencia para la granja y la atracción de todas las miradas del vecindario. Más de uno estaba al acecho por si caía, hacerlo desaparecer lo más rápido posible.  El día de Reyes, los más madrugadores dirigieron sus miradas hacia lo alto del campanario. Ya no está, se dijeron. Voy a ver si está por el suelo, pensó alguno. A pesar -o a causa- de la nevada que continuaba cayendo, nada, ni rastro. Muchas conjeturas, pero ninguna certeza.   El desconcierto fue mayúsculo cuando al observar la veleta de la torre, comprobaron admirados algo que la nieve al caer había ocultado: el gallo que señalaba de donde soplaba el aire ¡también había desaparecido!

©

NOCHEBUENA

Aquella noche, decían que era Nochebuena. El niño no entendía por qué aquella noche iba a ser diferente cuando todas las noches, y los días, eran más bien un infierno. Unido al horror de la destrucción sistemática usando la coartada de la autodefensa, se estaba produciendo el enfrentamiento de la propia gente separada en facciones irreconciliables. Con nefastas consecuencias para la población que sufría hambre y miseria.

MIERDA (CON PERDÓN)

Hace años escuché la siguiente expresión: "el día que la mierda cotice en bolsa, los pobres nacerán sin culo". Me pareció hilarante y con un fondo que expresaba la realidad actual: no somos, el común de los mortales, dueños de nada. Cuanto de valor existe, está en manos ajenas, como las vaquitas de Atahualpa Yupanqui. Y siempre son, esas manos ajenas, las de la codicia, la avaricia, el desamor hacia los demás y la querencia excesiva hacia sí mismos; todo lo quieren para ellos; al prójimo, ni agua.

Pues ahora, aunque no tenga que ver con la posesión en exclusiva de la mierda, todo se andará, leo que efectúan un trasplante de mierda; caca según el término leído. Algunas personas, "fabrican" un cultivo excesivo de unas bacterias.

La dichosa bacteria, Clostridium difficile, como un vulgar okupa, causa problemas a su casero de ahí que, con vigilancia médica, intenten inocular heces con bacterias de expansión normal y así evitar o corregir los problemas intestinales.

Lo dicho, estamos a un paso de nacer sin culo o hipotecado.

martes, 19 de diciembre de 2017

GRÁVALOS

Hoy toca hablar de Grávalos. Es un pueblo de La Rioja, donde está ubicado un balneario con su mismo nombre. Realicé una petición al IMSERSO y en principio me la denegaron; a última hora, me ofrecieron una estancia en este balneario y como las lentejas.

sábado, 16 de diciembre de 2017

EL SÍNDROME DE MÉNIÈRE

Estos días pasa2, la locutora de Tele5 Carmen Chaparro, ha escrito en su página tuitera que padece una enfermedad incurable. Y lo primero que piensas es: caramba, hasta las mujeres guapas se ponen enfermas, para a continuación sentir pena por ella.

domingo, 10 de diciembre de 2017

GABO

Estoy leyendo, por segunda vez, el libro de un maestro, un grande de la literatura: Gabriel García Marquez. Se llama «Vivir para contarla» y es de los libros que lees página a página, no cansa. Otros, he leído con anterioridad del mismo autor.

jueves, 7 de diciembre de 2017

BALNEARIO

Aunque parece la misma foto, en esta el Moncayo aparece con boina.
Estos últimos días hemos vivido una experiencia no explorada anteriormente. Una estancia en un balneario. Hemos ido "de pobres", esto es con el IMSERSO, aunque desconozco la parte que el Instituto aporta a la factura.

domingo, 3 de diciembre de 2017

GENERACIONES ⇆

He leído un artículo de Julián Marías donde rememora sobre unas fotos, las existencias que él ha conocido y los años que las separan. Ello me ha hecho recapitular sobre el mismo argumento desde mi punto de vista o existencia. Y me hace reflexionar que no es lo mismo el tiempo que yo he vivido con el que han vivido mis antepasados.

OTRO PUNTO DE VISTA

El Moncayo visto desde La Rioja