Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

jueves, 4 de mayo de 2017

INTERNET

Es poca la racionalidad que me queda. Cada vez es mayor y a más velocidad la huida hacia adelante. Pero ello no es óbice ni impedimento que me haga servir de pantalla para no ver a la cruda, fantástica, feliz, amarga, voluptuosa y siempre inquietante, desasosegada, agónica y quimérica realidad virtual. En nuestro particular Dakar, deberemos evitar caer al precipicio como el eterno aspirante a todo y vencedor de nada que es Carlos Sainz. Hay que quemar etapas a toda pastilla y a ser posible, con otro ninot fallero que desee esa combustión en la pira orgiástica del fuego enredado. Chamuscados saldremos igual, pero hay que intentar al menos salvar la cola. (O sea, no acabar como el gallo de Morón).