Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

jueves, 5 de julio de 2018

GRATITUD

Fragata, Almirante don Juan de Borbón. Escuela Naval de Ferrol
Foto propia

Habiendo realizado un viaje en tren desde Galicia a casa pasando por Madrid, al llegar a Chamartín, me hallaba en la disyuntiva de cómo realizar el enlace a Atocha, estación de los AVE. Un señor que me escuchaba y ante mis dudas y carencias, se ofreció a guiarnos hasta el cercanías que nos enlazaría con Atocha. No solo hizo eso: nos "arrebató" la maleta al ver nuestras dificultades, nos llevó al cercanías, en la estación de Atocha nos guio y fue a preguntar donde se cogía el AVE llevándonos hasta la puerta de embarque.... en fin, un verdadero Angel de la Guarda sin el cual no hubiera logrado llegar a tiempo amén de muchos sinsabores entre medias. No leerá estas líneas, pero mi gratitud será imperecedera.

Mención aparte, y ya puestos, merecen los gestores de estas instalaciones. Parecen diseñadas para jóvenes que se han de desplazar corriendo, sin accesos para gente con problemas de movilidad. Pero es que aparte de eso, personas que viajan por necesidad y cojones a otra parte de España y no les queda más remedio que pasar por Madrid, lo tienen crudo. Esos trasbordos, deberían estar guiados. Es imposible que un ciudadano que no esté acostumbrado, haga ese cambio sin dudas, se pierda y acabe maldiciendo a Madrid, al gobierno y a la madre que los parió a todos. Como decía mi hija cuando era pequeña y hacía un rastro: no lo haceré más. Es intolerable.

Otrosí, crítica implacable merece el estado de las vías. Una ruina. Excepto las vías del AVE, el traqueteo y los bandazos a veces de los vagones, denotan una falta de mantenimiento y renovación inexplicable con tanto despilfarro en obras faraónicas que solo han servido, es un decir, para engordar los bolsillos de constructores y políticos sin escrúpulos. Así nos va.

Desde los lejanos días de la mili, no había vuelto a montar en tren. La experiencia, me ha enseñado que ésta, puede ser la última.



Publicar un comentario