Amigos del castillo de Peracense

https://www.facebook.com/amigosdelcastillodeperacense/

viernes, 19 de octubre de 2018

LA GOTA FRÍA

Llevan unos días informando o amenazando con o por la gota fría y la verdad es que da cierto miedo habida cuenta de los desastres que en este mes han ocurrido por inundaciones incontroladas (si estuvieran controladas, ya no serían inundaciones).

Me ha pillado en mi casa levantina y aunque quien esté libre de anegarse que tire la primera gota, aquí no existe ese riesgo salvo que el mar se desborde y solo sería posible de hundirse el suelo. Ayer miércoles, sobre las diez de la noche se oyeron unos truenos y relámpagos cuando salí a la calle a pasear a Laika. Con posterioridad, escuché la lluvia caer sobre el tragaluz de casa, verdadero testigo de este suceso.

Hoy jueves, ha amanecido despejado ma non troppo. De hecho, he estado pintando la reja del jardín sin ningún contratiempo excepto el sol y para librarme de él, he bajado el toldo. Pero ha sido a las dos cuando ha comenzado a llover de forma pausada y solo a las cinco he oído algo de fuegos de artificio. Ahora a las seis y media, sigue cayendo agua pero sin avasallar, pausadamente y de forma pacífica. Si no aprieta más, esta lluvia vendrá bien al campo que siempre está sediento.


A las seis y media, se oyen retumbar en alta mar los truenos, tal y como indica la foto. La lluvia sigue.

Ha cesado la tronada a las cuatro de la madrugada aproximadamente. Según mi pluviómetro de jardín, han caído sobre 90 litros/m2 desde las dos de ayer hasta las nueve de hoy, viennes.


Imagen de Sat24 a las 9,30 del viennes

...Y al final, vino el lobo. El jueves cumplió pero el viernes, se pasó cuarenta pueblos "por la riada". Jamás había caído tanta agua y como llovía sobre mojado, anegó bajos, arrastró coches, cortó vías de tren y carreteras.... y hasta una gotera inundó mi casa. Si no hubiera estado aquí, me habría encontrado un desastre en la próxima visita.

Más de trescientos litros por metro cuadrado en Vinaros, otros tantos en Alcanar y así en toda la costa levantina hasta Tarragona. En mi jardín, más de noventa litros el jueves y el doble el viernes. Y una cantidad de rayos y truenos jamás vista u oída. Jodió las antenas que reenvían el wifi dejándonos a oscuras, saltó el diferencial del cuadro eléctrico de casa, y ya querrían los valencianos tener una colección de fuegos de artificio tan potente y prolongada como la que disfrutamos ayer tarde gratis. Pero con una vez, vale.

No hay comentarios: