Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse

domingo, 21 de abril de 2019

ACTO DE CONTRICIÓN

Siguiendo las indicaciones de una lectora, he visitado un blog de un amigo suyo y me he quedado desfondado.
Siempre he sido consciente de mis limitaciones pero como también siempre he escribido para mi, no me ha importado. Muchas ocasiones ha habido en las cuales he sido consciente de que lo que yo reflejaba aquí, no era apto para ser expuesto; en primer lugar, por falta de calidad literaria y a continuación, por exceso de intimismo volcado en el mismo.
El artículo de este señor hablando de la caza en su blog, me ha hecho recapacitar que para dar a conocen a los demás ideas y conocimientos, son necesarios unos bagajes de los cuales carezco. Por ello, y hasta que escampe la gota fría venidera, clausuro la entrada al blog. 
Así está dicho y así se cumpla.

No hay comentarios: