Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse

viernes, 27 de septiembre de 2019

MALDITA NEREA

Soy consciente de que tal vez mi inconsciencia me juegue una mala pasada. El tema se las trae si no eres políticamente correcto, cosa que va en contra de mi idiosincrasia, palabra que parece sugerir que eres un idiota sin gracia. Posibilidad que goza de bastantes enteros de ser cierta.

Hoy me ronda el meollo una idea que ya me causó problemas en mi época de estudiante en Santiago de Compóntelas como puedas. Había que realizar un ejercicio de opinión o fantasía en torno a la mujer, al cual me negué con el correspondiente enfrentamiento con la fémina que lo exigía. Y ya se sabe quién era la parte más débil en este caso, por mucho que siempre se hagan las mártires.

Valga como ejemplo un macarrilla madrileño que había intervenido como extra en la película 100 Rifles, rodada en Almería. El julai, había tenido una “novia” que al final le había dado puerta. Algo así como la cabaretera que le sacaba la pasta a Pepe Rubio en “Qué hacemos con los hijos”, de Martínez Soria.

El nene era un camorrista; se lesionó la mano en una pelea de bar por la Rua del Villar santiaguesa. Pues a una profesora, más mayor, si no le hacía tilín, lo parecía por lo benevolente que se mostraba con él. Y no solamente se limitaba a eso: un día salía del baño en pelotas y con el arma en posición de presenten. No se cortó un pelo en decirme que si le hacía una mamada. Qué cabrón. No le hice caso y no tuvo mayor repercusión el asunto pues no lo tomé en serio. No era marica, yo tampoco, simplemente un fulano que a pesar de su juventud, ya se había tomado el mundo por montera. Y que si le hubiera dicho que sí, no habría puesto ningún reparo. Quizá una patada en los eggs habría resuelto el problema, pero tampoco había lugar. Y de eso hace más de cincuenta años, o sea, que es tan viejo como el mundo.

¿Y de qué quería hablar yo? Por cierto, no conozco a ninguna Nerea, así que no tengo nada contra ella.

Otro día continuaremos...

Y si suena, sueña

No hay comentarios: