Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse

sábado, 26 de octubre de 2019

FELLATIO INTERRUPTUS

Hemos pasado más de un año con la martingala y el tira y afloja de quienes se creyeron y lo eran, los putos amos. Este gobierno pasará a la historia por haber logrado deshacer lo que nunca debió suceder. Pero también por tener al gobernante más estúpido de cuantos he conocido en el poder. Y mira que desde la formación del espíritu nacional, pasando por el 1001, ha amanecido veces. Antes se decía mira que ha llovido, pero de eso debemos olvidarnos.

Hemos tenido en esta nación gobernantes y políticos de todas las raleas, pero incompetentes y mediocres como los actuales, TODOS, nunca se habían dado tantos. Es una hermosa tierra, la mejor del mundo, convertida en un cenagal por delincuentes y ladrones. Todo ello es consecuencia de la falta de valor de sus habitantes para defenderla de sus depredadores; lejos de eso, los jalean. Es intolerable que una banda de malhechores apandadores se apoderen de sus símbolos y los borregos, lejos de levantarles a ostias el campamento y la crisma, saludan al estilo criminal que ensombreció Europa en el siglo XX, riéndoles las gracias y siguiendo sus consignas interesadas.

No menciono nombres, porque no me da la gana hacer apología de asesinos y traidores.

Y QUEDE CLARO, NO SOY UN SUBMARINO PPRRO

Y si suena, sueña

No hay comentarios: