Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse

lunes, 11 de noviembre de 2019

Y LA MONTAÑA PARIÓ UN RATÓN

Dicen que "no hay ningún tonto que tire piedras a su tejado". Pero eso debió decirlo alguien que no era español. O como dijo Forges, "ninguna piedra tropieza dos veces con el mismo hombre". Y aunque Forges era español, lo dejó escrito cuando se fue para siempre.

Y yo añadiría que hay gente "que no es más tonta porque no se entrena". Buena prueba de ello es el resultado de las elecciones de ayer. Pero mientras no se les puedan exigir responsabilidades más allá de la pérdida del escaño, y asumamos los ciudadanos el coste de sus caprichos y desvaríos, todo seguirá igual.

Si antes, resultó difícil la formación de un gobierno por el capricho de Pdro Snchz y la calva que le rodea, ahora van a tener que tragar lo que les echen o irse a casa como el tontolculo de naranjito. Amén.

Y si suena, sueña

No hay comentarios: