Si buscas novia en Teruel búscatela forastera, mira que matan de amor las mujeres de esta tierra. (y desamor)

jueves, 7 de marzo de 2019

YO, ACUSO

¿De qué? Mañana debería hacer huelga ¿de qué? Me ratifico en lo que ya anteriormente mencioné: hay demasiada gente haciendo ruido para que no se escuche el rumor de la gente necesitada. A quienes por los más diversos motivos necesitan apoyo médico para su dolencia -real o ficticia, pues los dolores de la mente no se manifiestan del mismo modo que una dolencia física real y traumatológica, aunque sigan siendo un trauma- solo obtienen pastillas de consolación. Maldita depresión. Da igual si las toman o no, creen que debe ser quien se las ha recetado el que debe tomárselas, cuando no se lo dicen a su cara: «se las toma usté». Una vez salen de la consulta, el problema es para quienes conviven con el/la enfermo/a. ¿Y a ellos, quién les apoya? A veces ocurre lo que desgraciadamente debía con esos antecedentes: «ya no podía más». "Otro crimen machista", gritan desaforadamente esas gentes insolidarias que no movieron un dedo por impedir ese final. Es más, si esa víctima acude a pedir ayuda, la azuzarán en contra de su "maltratador". El diagnóstico será :«está loco» escuchado hasta la saciedad. Y esto no busca exonerar, en absoluto, a esos animales que ciegos, no ven más allá de sus pestañas. A esos habría que tratarlos de otra forma, pero en todo caso, con justicia. Sed lex, dura lex.

No puedo incluir aquí el motivo que me ha inducido a escribir esto que no tiene nada que ver con el maltrato, unidireccional o bidireccional.

PD.- Abundando en este tema, no conozco a nadie que haya dado muerte a su pareja. Sin embargo. he conocido a varios que se han suicidado o ahorcado, que es lo clásico en los pueblos. Solteros y casados. ¿Les ha superado su cada día? El último, quinto y amigo mío este verano pasado. Con la mujer enferma de Crohn hace años, él jubilado por lesión en la espalda. Un padre y un hijo, y más….
El sufrimiento de los hombres, y su final, es más silencioso y pasa desapercibido.