Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse

martes, 23 de abril de 2019

SIN REMEDIO

Hoy han salido los relatos vencedores del concurso del Heraldo y no puedo decir si son buenos o malos. Quienes los han premiado, dicen, cuentan y no acaban del contenido de los mismos. Yo me quedo in albis. Habré de reconocer que, no solo carezco de aptitudes para escribir, la lectura no es lo mío. Ahora me explico que no comprenda lo que leo. No solo hay que saber leer sino adivinar lo que otra persona ha querido decir.


Como diría doña Rogelia: ¿MANDE?