Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse