Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse. EL DINERO Y LA POLICÍA, NUNCA ESTÁN CUANDO LOS NECESITAS.

martes, 10 de septiembre de 2019

VENDO LA CASA


¿Y para qué quiero la casa vendada? Ese es el comentario que en alguna ocasión he leído a un anuncio de venta de cualquier cosa (aunque es más que posible que tal cosa exista). Y la verdad es que el asunto no tiene ninguna gracia, maldita la gracia. Cuando inicias los pasos tendentes a comprarla, las dudas te abruman en todos los sentidos. Lo primero que piensas es, en si te estafarán. ¿Me darán gato por liebre? ¿Me venderán humo que encima pagaré a precio de oro y además tardaré media vida en amortizar?