Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse

miércoles, 18 de septiembre de 2019

LOCUACIDAD Y MEMORIA

Esta tarde, siempre que el tiempo lo permite lo hacemos, nos hemos reunido unas cuantas personas de paso temporal por el pueblo a charrar y escuchar historias del pasado. Entre ellas, una bastante más mayor que el resto pero con una locuacidad y memoria dignas de elogio, sobre todo para él. Incluso nos hemos enterado de que tenía otro nombre: Emiliano. Manda webs.