Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse

viernes, 11 de octubre de 2019

ITE MISSA EST

En llegado este momento
dejo el diario contar,
que no por ello han de echar
a faltar a este jumento.

Faltando a mi juramento
hoy, por fin, vuelvo a escribir
que nadie pueda decir:
¡coño! ¿de verdad no ha muerto?.

https://youtu.be/KVVtpjNhKvk


Y si suena, sueña