Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para callarse

jueves, 7 de noviembre de 2019

ÉXODO


 Daniel el Mochuelo, se resiste a abandonar la vida comunitaria de la pequeña villa para integrarse en el rebaño de la gran ciudad; ha vivido su niñez sin competencia hogareña ni ataduras con las labores del campo y le causa tristeza y melancolía desprenderse de todo cuanto ha disfrutado hasta entonces.